«La ciudadanía tiene el deber y el derecho de cuidar la democracia, salir al paso de cualquier posibilidad de extremos que pongan en peligro las libertades públicas. Digamos nó a la amenaza de fascismo en Chile , votar y votar bien, es nuestra responsabilidad.«

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

TIERRA DEL FUEGO SIN SALMONES

Carlos Bonifetti Dietert

Ingeniero C. Mecánico UdeC. Ambientalista.

Estamos en presencia de cambios importantes para los mares patagónicos. La Legislatura de la Provincia de Tierra del Fuego de la República Argentina, aprobó por unanimidad, el 30 de junio de este año, una ley que prohíbe la crianza y producción de salmones en el  mar y en los lagos de la provincia. La  medida ha sido catalogada como “histórica” por sus impulsores debido a la protección que supone para el medio ambiente marítimo, según destaca el medio digital Agrofy. 

Está noticia es un hito histórico en la salmonicultura [*] mundial y está causando gran revuelo en las empresas que la practican, tanto en Chile como en otros países, y  era un anhelo de varias instituciones, agrupaciones gastronómicas y organizaciones ambientalistas, las que veían con preocupación, desde el año 2018, que había intenciones, desde el gobierno argentino, para establecer empresas salmoneras en el Canal de Beagle, como las que hay en el mar chileno austral. 

Los argumentos esgrimidos por los legisladores fueguinos se basaron en los antecedentes registrados en Chile, y divulgados en los medios, a raíz de los graves daños causados en los ecosistemas marítimos por afloramientos (“Bloom”) de micro-algas en los senos y fiordos de las regiones de Los Lagos y Aysén, desde un tiempo a esta parte. 

En los primeros meses de 2021 se produjo una catástrofe ambiental, en el fiordo Comau, que generó la muerte del orden de 6.000 toneladas de salmones por asfixia,  provocada por la contaminación del lecho marino con excretas de salmón y restos de pellets conque se alimentan los peces, lo que da origen a un fuerte crecimiento de la micro-alga Heterosigma akashiwo.

Sabemos que la salmonicultura es la segunda fuente de divisas de Chile, después de la minería del cobre. Sin embargo esta industria ha crecido de modo desmesurado gracias a la permisiva, débil y liviana regulación normativa y legislativa de la actividad. Adicionalmente, los entes fiscalizadores como SERNAPESCA, no cuentan con los medios suficientes, tanto en personal y como en naves, como  para efectuar una labor de fiscalización adecuada. 

Es así como las empresas salmoneras han actuado en una atmósfera de excesiva libertad, rayana en libertinaje, y esto redunda en un manejo desordenado y abusivo de las faenas productivas. Es así como la excesiva densidad de kilógramos de salmón por metro cúbico de agua, fomenta la aparición de enfermedades parasitarias, tanto intestinales como de las escamas, que obligan a aplicar grandes cantidades de antibióticos y fármacos para controlarlas. 

De acuerdo con el estudio *Uso de antibióticos en la salmonicultura chilena: causas, efectos y riesgos asociados* [1], “[…] la industria del salmón en Chile se ha destacado por un alto uso de antibióticos según varios indicadores. Por más de 20 años el crecimiento de la industria del salmón ha llevado aparejado un aumento en las densidades de cultivo de salmones -pese a episodios como la crisis del virus ISA que estalló en 2007- así como un consumo intensivo y extendido de antibióticos para el control de enfermedades”.

“Para hacerse una idea, en 2014 nuestro país utilizó aproximadamente 1.500 veces más fármacos que Noruega, el principal productor de salmón en el mundo, de acuerdo al último informe sobre uso de antimicrobianos por la salmonicultura en 2016, elaborado por el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca)”.

A los desastres ambientales como los descritos, cabe agregar el daño que provocan al ecosistema marino los frecuentes escapes de salmones criados en cautiverio por rotura de las balsas-jaula debida a accidentes o por acción de marejadas y temporales. 

“Entre 2010 y 2018 se produjeron 87 eventos de escapes. Los escapes se han configurado como uno de los tres principales impactos ambientales, junto con la contaminación del fondo marino, y la eutroficación del agua y las mortalidades masivas”. [2]

Es así como los voraces salmones escapados se transforman en predadores al alimentarse de peces y fauna marina autóctona. Al reproducirse en libertad pasan a ser una factor adicional a la sobre-pesca histórica para la disminución permanente de la población piscícola en los mares de Chile.  

Como hemos visto, los argentinos han investigado lo que está sucediendo en Chile y están aprovechando nuestras lamentables experiencias para legislar en pro de prevenir que en sus mares territoriales se repitan los desastres que estamos sufriendo en los nuestros.

Fuente de fotografía: https://www.diarioacuicola.cl/noticia/columna-de-opinion/2021/07/fiscalizacion-en-salmonicultura-la-necesidad-de-una-normativa-acorde-a-los-nuevos-tiempos

[*]  Nota de edición: La salmonicultura es la siembra y cosecha intensiva de salmónidos bajo condiciones controladas para fines comerciales.

Referencias: 
[1] https://chile.oceana.org/sites/default/files/salmones-actualizado-oceana_-_final.pdf[2] https://www.ciperchile.cl/2020/07/08/nuevo-escape-de-salmones-en-los-lagos-un-problema-politico/

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl