Urgente, la humanidad merece y necesita vivir mejor!
Indispensable y, tambien urgente, cambiar el modelo de desarrollo ultra capitalista por una más integralmente humano y solidario!!!
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Un árbol poco común

Gladys Semillán Villanueva

Embajadora por la Paz de las Naciones Unidas por la Letras UNILETRAS. Ave viajera de Semillas para la Juventud

Desde Castelar, Argentina

Es un día de llovizna en Argentina, miro por la ventana el jardín
está saturado de agua, no promete demasiado la jornada.
Anoche dejé preparados sobre la mesa algunos pinceles y unas hojas debo realizar la ilustración de dos portadas para libros, uno de poemas y el otro sobre aventuras de una vida.

Llevo mi café al taller pero antes de disponer lápices y comenzar a esbozar las ideas el celular me avisa que entró mensaje.
Sin prisa veo una foto de un periódico, La Voz de Galicia, vaya sorpresa si lo habré leído cada vez que me cruzo.

El titular de la nota Sr. Carlos López me asombra con su enfoque sobre la presencia de ese árbol aparentemente común.
Habla de El Árbol de los Enamorados, preciosa visión y la presencia de la figura en bronce de Ramón del Valle Inclán.

Inmediatamente olvidé el propósito de pintar y vine al archivo de mis narraciones.
Allí estaba pero bajo el nombre de El Árbol de los Misterios.
Cuantas veces me senté al pie de ese árbol corpulento, silencioso casi severo.
Con esos brazos elevados al cielo queriendo tocarlo, acariciando nubes bajas,
meneando sus hojas bajo el influjo del orballo que lo acariciaba.

No,…no era un desconocido para mi este árbol mencionado como el de
los enamorados.
Mi paseo obligado siempre fue, en cada viaje en los primeros días, la Catedral la casa de Rosalía y luego sentarme debajo de ese fragante eucalipto que me traía memoria de otros
muchos más jóvenes y amuchados de mi pampa húmeda.

Desde el año1980 en que arribé acompañada por mamá y nos quedamos disfrutando
con la vista desde ese recodo del camino la catedral y su entorno.
Y ya estaba él como un hito, señalando, custodiando a cierta distancia que todo estuviera  bien.
Un vigía silencioso que hacía detener a todos en ese lugar y deleitarse con lo que se guardaba,…el secreto de porqué allí y no en otro sitio.

En cada viaje aumentaban mis preguntas hasta que un día me propuse soñar.
Me instalé bajo su sombra y monologué.
“Siempre que vengo permaneces curioso mirándome, desde tu altura que no me asusta,
me preocuparía si no crecieras.

¿Porque acá?,…¿quién pisó esta parcela de tierra en que tu decidiste establecerte, señalando en silencio este lugar?
¿Tienes apenas no más de ciento veinte años pero que recuerda tu semilla
del pasado?
¿Acaso una carreta que se detuvo antes de arribar a una cueva con unos
restos sagrados?

¿Tú ya sabias qué te deparaba el destino?
Que todos los que pasan por Compostela vienen a ti para observar como el cielo se introduce en el santo recinto y es una inmensidad de sentimientos que juegan en el espíritu
y no dan ganas de irse y es desear ver la transformación de la horas, del tiempo en esa figura de piedra pero con corazón de santo
que dialoga permanentemente con el espacio.

Si yo he deseado trepar por tu tronco llegarme hasta lo más alto y ver desde
allá arriba lo que tú ves.
Lo que tu mirada verde abarca sin sobresalto.
La danza de sonidos que tus hojas perfumadas bailan cuando las campanas suenan,
Los pájaros vuelan, las piedras acomodan una vez más su argamasa
y te dicen…tranquilo todo está en calma.

Tus raíces anuncian el sueño de una noche más mientras tu copa se prepara
para estallar de sol al amanecer.
Es tu presencia la representación de la fuerza, el tesón, la vida que no se entrega,
el permanecer en vigilia solo hasta que Dios quiera.
Quizás representas más que parte de una arboleda
En ese “estar firme” me muestras el alma gallega.
Eres todo lo que te rodea, el sol y la luna, la sonrisa pero también la tristeza, el canto, el rezo, el amor y el miedo.
El hoy, el mañana y de tu pasado una semilla arrojada para mostrar el lugar de una sublime llegada.
Te lo he dicho eres para mí el gran misterio, todo la vegetación que te rodea
es hermosa
pero no puedo compararla.

Tal vez en mi próximo viaje me traiga escondidas unas hojas entre las blancas páginas de mis poemas y mis historias
 y pueda seguir dialogando contigo
y preguntarte una vez más…
¿qué haces justamente allí?

Gladys Semillán Villanueva
Argentina

Embajadora de Paz por Naciones Unidas de las Letras…Uniletras Colombia.
Miembro del Circle Amabassadeurs de la Paix (France-Suisse)
Embajadora Internacional de Cultura por Argentina. Ciesart-Barcelona.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl