«Si la justicia existe, tiene   que ser para todos; nadie puede quedar excluido. De lo contrario, ya no sería justicia»

Paul Auster

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Un Holobionte Polifónico [*]

Ugo Bardi

Desde Florencia, Italia

Desde Florencia, Italia

La música polifónica es una encarnación perfecta del concepto de holobionte. Cada cantante canta su parte y no hay ningún director que les diga cuándo y cómo cantar. La armonía guía a todo el grupo. El secreto de los holobiontes biológicos es, efectivamente, la armonía. Cada sección del sistema trabaja por su propio bien y, al mismo tiempo, por el de todo el grupo.

Este clip proviene de Georgia. No sé si las personas que aparecen son cantantes profesionales, pero la gente que conozco de Georgia me dice que mucha gente todavía tiene este tipo de habilidad. Puede encontrar muchos clips de música polifónica georgiana en la Web.

A continuación, una publicación que escribí hace unos años sobre música polifónica en “Chimeras”  “Chimeras”  (editada).

La música polifónica y la angustia de Occidente

“Sicut Cervus” de Pierluigi da Palestrina (1604) no es sólo una hermosa armonía sino una historia sobre la gran expansión de la civilización europea.
https://www.youtube.com/watch?v=0yd5EE0hAB8  

Con el ocaso de la Edad Media, Europa estaba saliendo de un período terrible. Las cruzadas terminaron con una serie de derrotas aplastantes y el tremendo esfuerzo bélico resultó contraproducente, generando hambrunas. Luego, la peste negra mató a millones de europeos.

Sin embargo, Europa se recuperó del desastre. El colapso anterior había dejado a los recursos naturales libres para volver a crecer. Los bosques habían regresado y ahora podían talarse y convertirse en tierra cultivable para producir alimentos. En el siglo XV, la población europea volvió a crecer, más rápido que antes.

El siglo XV fue la época del Renacimiento, una época que marcó el comienzo de la increíble expansión ultramarina que llevó a Europa occidental a dominar la mayor parte del mundo. Pero la tumultuosa expansión no estuvo exenta de luchas internas: todos los estados europeos querían una porción de la recompensa de ultramar. Con el tiempo, la competencia generaría las guerras del siglo XVII, en las que los europeos se volvieron contra sí mismos en una guerra que duró 30 años. La unidad cultural europea se estaba perdiendo rápidamente y el latín dejó de ser el idioma universal que había unido a la Europa medieval.

A diferencia de los grupos polifónicos, las orquestas sinfónicas siempre tuvieron un director, alguien que dirigía a los intérpretes como si fueran soldados de un ejército. Esto reflejaba cómo estaba evolucionando la política en Europa, con Estados fuertes y jerárquicos con una única figura dominante en la cima. Más tarde, los alemanes llamarían a esta figura el “Führer” y desarrollarían el führerprinzip, la idea de que todas las organizaciones sociales deberían centrarse en torno a un líder fuerte.

Como siempre, la música reflejaba la organización de la sociedad en Europa, que estaba evolucionando hacia la creación de estados fuertes y centralizados. No en vano, en el apogeo de la era de la música sinfónica, se volvieron a cantar palabras en la Novena Sinfonía de Beethoven. Pero no en latín sino en alemán. La novena era música alemana, no música europea. La armonía universal de la música polifónica había desaparecido.

La era sinfónica duró hasta que el inglés se convirtió en el nuevo idioma universal. Con el inglés, la música podría volver a vincularse a la voz humana y a las palabras que pudieran entenderse. Un género moderno como el rap es, después de todo, un regreso al enfoque gregoriano de la música como adorno del lenguaje humano.

Hoy en día, la música polifónica sigue viva como forma religiosa de música en Europa del Este, pero es una reliquia de una época pasada en Europa Occidental y en todas las regiones que se reconocen bajo la amplia etiqueta de “Occidente”. Sin embargo, aún podemos apreciar el dominio técnico de los compositores de esa época, uno de ellos fue Pierluigi da Palestrina, quien compuso Sicut Cervus, del Salmo 45 de la Biblia.

El Sicut Cervus no es sólo una hermosa armonía, es algo más. Su tema es un ciervo sediento que busca agua. Dice: “Sicut cervus desiderat ad fontes aquarum, ita desiderat anima mea ad te Deus”. Puedes traducir esto como: “Como el ciervo anhela un manantial de agua, así mi alma te anhela, oh Dios”. Y creo que eso puede expresar el deseo ardiente de Occidente, la angustia por algo que los propios occidentales no entienden pero que han estado buscando durante siglos con un entusiasmo tan imprudente que prendieron fuego a la mitad del mundo. Y sea lo que fuere lo que buscaban, parece claro que no lo encontraron.

Hoy, la parábola de la dominación del mundo occidental parece casi concluida, aunque todavía arde con muchas guerras y exterminios. Pero nos queda algo destilado de tanto ardor: la música de una época remota, cuando nuestros antepasados ​​lograron crear algo inquietante y hermoso que aún hoy podemos admirar: la música polifónica.

La música polifónica occidental puede verse como un regalo para toda la humanidad. ¿Veremos algún día un momento en el que las culturas humanas sólo intercambien regalos y no bombas? Aún no hemos llegado a ese punto, pero ¿quién sabe?

UB

07/05/2024

Fuente: 07.05.2024, desde el substack. com de Ugo Bardi “The Proud Holobionts” (“Los Orgullosos Holobiontes”), autorizado por el autor.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl