La Solidaridad no es "flor de un día", tampoco un "remedio" de pandemia... La SOLIDARIDAD verdadera nace de lo más profundo de la inteligencia y bondad humana y, es una conducta permanente.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Comprendiendo a la sexualidad (Parte IV)

Jonathan Marcial Mendoza

Licenciado en Derecho con Especialidad en Formación Docente

Para la Parte III, entendimos a la sexualidad, sociológicamente hablando, a lo visualizado por nuestros sentidos y dentro de los cuales percibimos al mundo en que estamos socializados que nos marca por una serie de conflictos de intereses. Ahora es momento de aterrizar en el terreno de lo psicológico.

En la postura psicológica resulta cargante, recordando que la psicología va “integrada por pensamientos, razonamientos, sentimientos, vivencias, recuerdos, emociones, percepciones, etc., que se van conformando de lo que aprende y aprehende la persona del medio social en el que vive y a su vez, las características que identifican y diferencian a una sociedad” (Marcela Martínez Roaro, Derechos y Delitos Sexuales y Reproductivos, 2000, página 11),  dando un resultado de la suma y convergencia de todo aquello que va en común de los individuos que lo conforman.

Trejo Lastro, en su trabajo recepcional El Trabajo Social Frente a la Sexualidad Humana, resume en que “el nivel efectivo juega un papel muy importante, convirtiéndose el ser humano en una entidad biológica y psíquica y por pertenecer a un grupo” (1986, página 6).

En el aspecto de la sexualidad, la postura de  Marcela Martínez (2000) explica que se puede presentar de diversas formas en los términos siguientes:

  1. Diferencia por asignación: es cuando al ser nacido de acuerdo a su anatomía genital conlleva a todas las implicaciones culturales desde el nombre de ese ser nacido hasta el cómo será tratado y orientado que definirán su vida.
  2. Diferencia por identidad de género: el niño o la niña empieza a tener conciencia de lo que le rodea. Hay percepción de diferencias biológicas de hombre y mujer, donde es evidente desde la forma de vestir hasta las actitudes femeninas y masculinas. Se habrá identificado como niña o niño.
  3. Diferencia por rol de género: Cuando es reconocido por el niño o niña más la cuestión social y legal en la manifestarse, expresarse y relacionarse en los términos exactos de varón y mujer. El rol que es la representación en donde tienen comportamientos diferentes  en cuestión de costumbre y cultura.

Sintetizando este orden de ideas, psicológicamente hablando, cuando se nace niño o niña (en el contexto genital), se espera que cada uno de ellos sea hombre y mujer dependiendo de las circunstancias geográficas y el papel que deben representar en cuatro resultados que son: la reproducción, el género, el erotismo y la vinculación afectiva.

En la quinta entrega hablaremos en el terreno pedagógico.

Fuente de figura: https://www.psyciencia.com/el-mito-de-psique-historia-del-simbolo-de-la-psicologia-%cf%88/

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl