Derechos Humanos, el mas humano de los Derechos...
Actualmente nos leen en: Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

CONDUCCIÓN SEGURA

Carlos Bonifetti Dietert

Ingeniero C. Mecánico UdeC. Ambientalista.

Para una conducción segura y con mínimas posibilidades de ocurrencia de accidentes, como atropellos de peatones o animales, despistes, derrapes, choques por alcance, choques frontales, etc., se debe ser cuidadoso y actuar siempre del modo llamado “a la defensiva”.  Esta forma de conducir no es frecuente de observar en Chile, pero sí es mayoritariamente usada en varios países desarrollados, como por ejemplo, Nueva Zelanda y Australia, por nombrar los ‘más jóvenes’.

Al conducir así los viajes se hacen más placenteros, aumenta la fluidez del flujo vehicular, disminuyen las congestiones en las vías y se llega con menos cansancio al punto de destino.

Hace pocas semanas se aprobó un cambio importante en Chile: se disminuyó la velocidad máxima permitida en zonas urbanas, desde 60 [km/h] a 50 [km/h], igualando a la de la mayoría de los países. Esto traerá consecuencias positivas porque ayudará a disminuir (siempre que se respete, obviamente) el número de accidentes y las consecuencias de ellos, así como las probabilidad de muerte de quienes resulten afectados por uno. Como la energía cinética de un móvil es proporcional al cuadrado de la velocidad (v2), cambiar de 60 a 50 trae como resultado una reducción de la energía cinética en un 30,6 %.

Estudios hechos en el Reino Unido verificaron que una reducción de 10 [km/h] en la velocidad de circulación en una vía urbana genera una disminución aproximada de entre 0,6 y 1,8 accidentes por año en cada vía. Igual medida en Australia implicó una baja de entre 8 y 21% del número de accidentes con heridos o muertos y un descenso de entre 25 y 51% del número de atropellos a peatones.

Reglas del manejo a la defensiva

Las reglas principales del “manejo a la defensiva” son:

  • a) Respetar siempre los límites de velocidad indicados en la señalización;
  • b) Regular la velocidad según las condiciones atmosféricas imperantes;
  • c) Observar el entorno barriendo con la mirada a ambos lados del camino y observando los sucesos de adelante;
  • d) Regular la velocidad rebajando cambios suavemente en lugar de usar el freno;
  • e) Usar el freno lo menos posible, anticipando la disminución de velocidad según las situaciones de más adelante;
  • f) Dar siempre la pasada el vehículo que señalice pidiendo cambio de pista;
  • g) Nunca tocar bocina, salvo en casos estrictamente justificables;
  • h) No conduzca zigzagueando y cambiando de pista;
  • i) Detenerse con el semáforo en rojo;
  • j) Detenerse con el semáforo en amarillo, salvo que se esté tan cerca de la intersección que sea riesgoso hacerlo;
  • k) Los conductores y los pasajeros deben usar cinturones de seguridad o sistemas de retención para niños en todo momento, tanto en los asientos delanteros como en los traseros;
  • l) No beber cuando se conduce; conducir bajo la influencia de alcohol o drogas es un delito;
  • m) No usar el teléfono móvil mientras se conduce;
  • n) No adelantar con línea continua o en zona de curvas;
  • ñ) No estacionar sobre las veredas;
  • o) No detenerse en segunda fila con las luces intermitentes encendidas, (las que no autorizan a hacerlo, aunque Ud. crea que eso es lícito);
  • p) Revisar el vehículo regularmente para asegurar que se encuentre en óptimas condiciones mecánicas;
  • q) Adoptar una actitud amable y respetuosa hacia los otros usuarios de la vía;
  • r) Mantener una distancia apropiada con el vehículo que antecede;
  • s) No bloquear las bocacalles en los casos de tacos.

Tomemos consciencia de los riesgos que se corren al no manejar a la defensiva y desterremos las malas prácticas de conducción. No sigamos conduciendo como si la ‘velocidad máxima’ permitida fuese la ‘velocidad mínima’, como sucede en los puentes Llacolén y Juan Pablo II, con 60 [km/h] y 70 [km/h], respectivamente. Observe usted y comprobará que prácticamente no hay conductor que las respete.

Recuerde que el 90% de los accidentes viales se deben al factor humano.

Hagamos del conducir un agrado y así nos beneficiaremos todos. Además, los vehículos consumirán menos combustible, contaminarán menos y se contribuirá así a ser energéticamente más eficientes.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl