«La violencia debe ser desterrada de la vida nacional… esto no se resuelve con respuestas técnicas, burocráticas ni policiales por sí solas, todas las expresiones de violencia que vivimos, tienen un origen político, social, cultural , sociológico y, sus respuestas pasan por propuestas que apunten a  cambios culturales, cambios conductuales y planes integrales de salud mental para la ciudadanía. Los profesionales del área, las universidades, las instituciones todas y el estado deben hacerse cargo del tema, con autocrítica y real compromiso con el tema.»

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

CONSTITUYENTES: FOCO Y CALLE

Anne Traub

Directora de Fundación Familias Power

Mientras la Constituyente está preocupada de hacer de Chile un estado plurinacional, de que no exista igualdad ante la ley y de debilitar el derecho de propiedad, existe una realidad que poco se visibiliza y de total abandono: el nivel de rezago cognitivo y social en niños y, a su vez, la falta de herramientas que tienen sus padres para propiciar su educación temprana. Es algo que jamás me había tocado vivenciar en mis más de 10 años trabajando en terreno con familias de contextos vulnerables.

Las secuelas del estallido y pandemia, tras dos años y medio de de encierro, se resumen en que, por ejemplo, los niños de 4 años no dicen más de 5 palabras, no reconocen los colores, no han tomado nunca una tijera, caminan con cierto grado de inestabilidad, varios están sobrepeso e incluso chutear una pelota no está en sus instintos. Además, son hogares en que se ve mucha pobreza, oscuridad y exceso de pantallas para “calmar” a los niños. Junto a ello, por parte de los padres hay una muy poca valoración sobre la importancia de estimular y educar a sus hijos desde temprana edad.

Diversos estudios avalan que durante los primeros cinco años de vida el cerebro humano está en su máxima capacidad de desarrollo. A su vez, está probado que los padres o cuidadores de los niños y niñas son fundamentales en esta etapa. Sin embargo, muchos niños chilenos vulnerables no están pudiendo acceder a una adecuada estimulación, exponiéndose a un rezago inmenso en sus habilidades cognitivas, sociales y emocionales.

Si queremos hacer de Chile un país menos desigual, más inclusivo y con mayores oportunidades para todos sus habitantes, claramente no estamos poniendo el foco donde corresponde: los niños y su familia. Urge un mayor involucramiento de los padres apoyado de políticas públicas.

Combatir la pobreza mediante la educación y así romper el círculo que se transmite de generación en generación sin padres comprometidos se hace muy cuesta arriba. El hogar debe ser la primera escuela siempre.

Invitamos a los Constituyentes a darse una vuelta por las comunas más vulnerables de Chile. No hay que ir muy lejos, ya en la Región Metropolitana esta realidad es evidente y para qué decir en zonas más extremas. Donde sea que vayan, bastará para dimensionar el daño y abandono nacional de quienes son y deben ser el futuro de Chile.

También, estamos a su total disposición para compartir nuestra experiencia en este aspecto, que de hecho lo hemos asumido como misión primordial incluso adoptando una nueva denominación,  Fundación Familias Power.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl