La política es indispensable en una democracia, siempre y cuando sea inspirada por el interés general de la nación... Los partidos también, esto, en la medida en que estén inspirador por la ética, los valores y sean realmente representativos y respetuosos de una sociedad participativa.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

De incertidumbres y hechos

Andrés Cruz Carrasco

Abogado Doctor en Derecho (Universidad de Salamanca) Magister en Filosofía moral Magister en Ciencias Políticas, Seguridad y defensa

Cuando las certezas son absolutas, mayores son las probabilidades que nos transformemos en fanáticos. La perplejidad de los hechos nos levanta el velo que nos hemos construido a partir de los prejuicios y nos hace cuestionarnos aquello respecto de lo que estábamos seguros, ya sea por convicción o por imposición, por ignorancia o al haber sido engañados. Los hechos nos hacen poner en duda que es lo que hay que combatir y que es los que debemos aceptar.

 En tiempos de convulsión, los acontecimientos se leen a partir de diversas teorías, expectativas y relatos que nos confunden, más aún cuando existe una proliferación totalmente descontrolada de noticias falsas, con absurdas conspiraciones que intentan explicar lo que ocurre a costa de la verdad, para reafirmar burdas sospechas y estereotipos.

En un entorno normal los conocimientos y la experiencia son más fiables ya que la repetición de los hechos permite una anticipación efectiva. En tiempos de constante incertidumbre más vale ser cautelosos al momento de interpretar lo que ocurre, fiándose de encuestas e índices cuyos márgenes de error deben ser ampliados conforme a una ciudadanía más voluble y mucho menos comprometida con sectores políticos tradicionales. Esto hace que nuestro espacio político pueda verse enfrentado a dos posturas radicales: el inmovilismo y un autoritarismo moralista radicalizado y rabioso.

 Una contienda entre resignados y acomodados contra improductivos e ingenuos indignados. La voluntad transformadora no puede renunciar a la crítica que tome en consideración las condiciones sobre las que se despliega toda la energía creadora, que es la realidad, contra la romántica e inútil perspectiva que postula construir paraísos que se fundan en mandar al infierno a todos quienes piensan de manera diferente. No podemos sucumbir ante las meras estadísticas, pero tampoco la pura buena voluntad puede ser confundida con una voluntad capaz de llevar a cabo los cambios que nos permitan proyectarnos en el tiempo, que nos incluya a todos sin excepción.

 Mantenerse al margen de los hechos ha traído como consecuencia una creciente polarización de la vida política, haciendo que toda premisa se construya a partir de ficciones extremistas que siempre tienen un enemigo al frente. Según Hannah Arendt, la objetividad es difícil, pero esto no es una prueba contra la supresión de las líneas de demarcación entre el hecho, la opinión y la interpretación, ni una excusa para manipular los hechos. Para pavimentar nuevos caminos resulta ser esencial la imaginación, pero sin renunciar a la evidencia que nos confieren de los hechos.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

2 Comentarios en De incertidumbres y hechos

  1. Meencanta leerla ventanita, este artículo como otros que he comentado, es pura y santa sabiduría.
    FELICITACIONES

  2. Usted amigo Andrés siempre un gran aporte al razonamiento lógico y riguroso.
    Un gran artículo el suyo señor

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl