El Conocimiento implica dolor, Este tipo de Dolor...Fortalece el Espíritu !!!
(Comente, y razone nuestros artículos con sus autores...luego, comparta-los.)
Actualmente nos leen en:
Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

De orden y consuelo

En su novela “Animal Moribundo”, Philip Roth expresa: “El cuento de hadas más encantador de la infancia es que todo sucede en orden. Tus abuelos se van mucho antes que tus padres y estos mucho antes que tú. Si tienes suerte, las cosas pueden salirte así, la gente envejeciendo y muriendo en orden, de modo que en el funeral mitigas tu dolor pensando que esa persona ha tenido una larga vida. Ese pensamiento no hace que la extinción sea menos monstruosa, pero es el truco que empleamos para conservar intacta la ilusión metronómica y tener a raya la tortura del tiempo”. ¿Pero que ocurre cuando se rompe esta trivialización del sufrimiento?, ¿cuándo nos rompen este orden que nos hemos impuesto para soportar el dolor que significa una pérdida?, ¿cuándo nos arrebatan esta posibilidad lógico temporal de consuelo? Una enfermedad o un accidente nos pueden quitar a un hijo u otro ser querido produciendo un quiebre inesperado de esta regla que nos serviría como medio para aplacar de algún modo el dolor profundo que conlleva el que se nos pueda despojar de manera sorpresiva o inesperada una existencia que nos ha servido a su vez como motivo para fundar la nuestra. La angustia y el desconsuelo podrán permanecer o reaparecer ante ciertas circunstancias, pero la explicación del fenómeno nos podría conducir, sino a descubrir la respuesta, al menos a encontrar los insumos para construir un puente que nos permita seguir viviendo con esta terrible experiencia.

Sin embargo, cuando hay “otro”, un individuo que interviene en la muerte de una persona, estos ciclos pueden tornarse excesivamente largos. Aun cuando no se rompa con este orden cronológico, que asumimos como natural, este tormento puede transformarse en un calvario ante la búsqueda de una respuesta satisfactoria por lo que resulta ser inexplicable. De identificar primeramente al autor de tal acción y luego en hacer todo lo posible para que ese sujeto, que sin motivo alguno ha quebrado con un sistema de relaciones, con una historia, con una vida que pudo haber engendrado muchas otras vidas, muchas otras consecuencias en su medio, sea castigado. Esforzarse por superar esa actitud autoflagelante por no haber hecho las cosas de otra manera, lo que hubiese cambiado el curso de los acontecimientos, cuando es imposible manejar estos rumbos imprevisibles. Luchar por ser oído ante la inercia de un contexto en el que las vidas de los seres humanos no son más que parte de una gran estadística y en el que resulta ser desesperante constatar como se desenvuelve de manera cansina y poco comprometida un sistema que ve como una rutina la muerte de un ser humano asesinado.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl