«El Crecimiento, no es la solución a los problemas de la humanidad, la solución es propender a la redistribución de las riquezas. El egoísmo ancestral de los poderosos, aumenta las desigualdades… el individualismo, genera mas perversidad en los individuos y atenta contra los valores y la ética.»

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

De sorpresas, traiciones y futuro.

Las elecciones del 21 de noviembre llegaron cargadas de sorpresas. En la línea gruesa, sin entrar a los detalles, lo más claro es que sus resultados configuraron una tremenda y sorprendente regresión que alteró profundamente el paisaje político.

La inadecuada lectura de lo que estaba sucediendo por parte de quienes pudieran englobarse bajo el eslogan de las “fuerzas del cambio”, llevó a consecuencias inesperadas.

En efecto, para hacer un poco de historia, la crisis social que reventó en octubre de 2019 y que se alimentó con la incompetencia de un gobierno absolutamente desorientado, mostró una ciudadanía comprometida con la realización de transformaciones sustanciales, lo que se confirmó con el resultado del plebiscito constituyente del “Apruebo / Rechazo” y que posteriormente en las elecciones de convencionales se tradujo en la categórica derrota de los sectores más conservadores de la sociedad.

Sin embargo, la soberbia obnubiló la mirada de quienes creyeron (o de forma voluntarista quisieron creer) que la ciudadanía les había entregado un cheque en blanco y que, por lo tanto, contaban con el poder suficiente como para hacer lo que se les viniese en gana. Una abigarrada Convención Constituyente desde el primer día mostró su determinación de sobrepasar los límites del mandato que se le había entregado ofreciendo a diario insólitas actitudes refundacionales y mostrando su incapacidad para abrirse a considerar posiciones alternativas que no fuesen las propias. Así, a los pocos meses de andar, su prestigio decayó sustantivamente. Algunos escándalos, la excesiva burocratización de la entidad con más de un centenar de “asesores comunicacionales”, su insistencia en involucrarse en asuntos de política contingente, la exigencia de nuevos plazos para una tarea que recién comienza, todo ello bien aprovechado por la prensa tradicional fue generando una clara actitud crítica que flotaba en el ambiente.

Las elecciones (presidencial, parlamentaria y de cores) confirmaron lo que se veía venir. Claramente hubo un cambio de tendencia y una mayoría fuerte de los votantes, que había apoyado anteriormente el “apruebo” y que había respaldado de forma abrumadora a Gobernadores Regionales de esa tendencia, ahora optó por un camino que aparentemente le garantizaba de mejor manera la posibilidad de vivir en un país sin mayores incertidumbres.

Los comicios dejaron planteado un tema preocupante y que significa un aporte tremendo al desprestigio de la actividad política: la carencia absoluta de lealtades y la inconsecuencia en las actuaciones de personas y colectivos partidarios.

En el caso del eje Partido Socialista / Partido por la Democracia, tras serles negada la posibilidad de participar en las elecciones primarias legales del Pacto Apruebo Dignidad , aceptaron participar en una primaria voluntaria en la que su candidata Paula Narváez sufrió una dura derrota a manos de la senadora Yasna Provoste. La consecuencia inmediata fue la auto – marginación absoluta de sus cuadros dirigenciales de la campaña de Provoste.

En el otro frente, la senadora UDI Ena von Baer, luego de haber tomado parte en las primarias legales de su sector, hacía abandono de la campaña de Sebastián Sichel y se sumaba al candidato José A. Kast. Su colega Jacqueline van Rysselberghe, que en agosto pasado declaraba que las ideas de Sichel la interpretaban en un 100%, a última hora lo abandonaba para sumarse también a la postulación del republicano. El juicio de la ciudadanía no deja dudas: las conductas de deslealtad y oportunismo de ambas figuras fueron castigadas con su no reelección.

Lo señalado deja en claro que la confianza en la palabra empeñada y los compromisos adquiridos, dejaron de ser un valor moral en amplios sectores de la actividad política.

Cuando faltan 21 días para el balotaje, las perspectivas no son claras. Las candidaturas de Boric y de Kast hacen malabares para mostrarse como moderadas buscando captar a un electorado de centro que les permita llegar a la mayoría absoluta.

Kast sin duda ha logrado empatizar con el miedo a la inestabilidad, el miedo a perder lo que se tiene, a la incertidumbre que atemoriza a las personas. Su discurso vehemente y ultrista ha sido guardado por ahora pero la gente difícilmente olvidará sus planteamientos extremistas simbolizados en su justificación sin vergüenza a las acciones represivas de Miguel Krashnov, reo rematado condenado a más de 800 años de cárcel por innumerables delitos de lesa humanidad.

Boric, por su lado, necesita imprescindiblemente ajustar su discurso a una realidad que lo obliga a morigerar sus pretensiones y aceptar que las reformas sustanciales que el país reclama, guste o no guste, solo podrán concretarse en la medida de lo posible, para lo cual necesita mostrar flexibilidad, capacidad de diálogo y voluntad para tomar decisiones necesarias aunque sean dolorosas.        

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

1 Comentario en De sorpresas, traiciones y futuro.

  1. Normalmente vuestra editorial es un estupendo referente para comprender la realidad polítca, disculpen hoy, creo está un poco compleja y poco clara.
    Disculpen pero espero con ansias esta columna y hoy me dejo «Pasmado» y mas confuso que antes.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl