El orgullo en exceso, como forma de vida, da paso a la arrogancia, esta es , sin lugar a dudas un elemento contaminante en las relaciones humanas y en las comunicaciones. ...pero además, ¡¡¡ contribuyen a la soledad y generan enajenación social!!!
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

El CLUB DE ROMA Y LOS LÍMITES DEL CRECIMIENTO

Carlos Bonifetti Dietert

Ingeniero C. Mecánico UdeC. Ambientalista.

El Club de Roma es una ONG que agrupa a científicos y personalidades políticas y públicas de muchos países. Fue fundado en 1968 a iniciativa de Aurelio Peccei, economista italiano, personalidad pública y hombre de negocios italiano, quien fue su primer presidente. El Club de Roma persigue el objetivo de realizar investigaciones de los problemas globales de la contemporaneidad, procurar que se comprendan las dificultades que surgen en el camino de desarrollo de la humanidad, ejercer la correspondiente influencia sobre la opinión pública. Con iniciativa se han realizado varios programas de investigación, cuyos resultados han sido publicados como informes. Entre ellos el primer estudio: Los Límites del Crecimiento, M.I.T, 1972 (original en inglés: “The Limits to Growth”),  bajo la dirección de Donella y Dennis Meadows. [1]

La actividad del Club de Roma es heterogénea; abarca una amplia gama de estudios científicos y razonamientos filosóficos sobre el sentido del hombre en el mundo, los valores humanitarios y las perspectivas de desarrollo del género humano. Los trabajos están enmarcados en el ámbito global, con el desarrollo de los primeros modelos de proyección del mundo con ayuda de computadoras, la crítica de las tendencias negativas de la civilización capitalista, la búsqueda de vías y medios de humanización del mundo y el hombre, la condena de la carrera armamentista y el llamamiento dirigido a la opinión mundial a aunar los esfuerzos para evitar las guerras, preservar el medio ambiente, elevar el bienestar de la humanidad y mejorar la “calidad de vida”.

Los problemas abordados en Los Límites del Crecimiento se relacionan con la pobreza y la abundancia, el descrédito de las instituciones y de la política, la degradación creciente del medioambiente, el crecimiento urbano descontrolado, la precariedad del empleo y las crisis monetarias y económicas. El equipo de investigadores del M.I.T. asignado para el estudio analizó cinco factores básicos que determinan y limitan el crecimiento en nuestro planeta Tierra: producción agrícola, población y su crecimiento, recursos naturales, producción industrial y contaminación. Luego de numerosas correlaciones y tendencias de las variables introducidas en el programa computacional creado para el efecto, denominado World-3, llegaron  a las siguientes conclusiones:

  1. Si las presentes tendencias de crecimiento de la población mundial, industrialización, contaminación, producción de alimentos y uso de los recursos naturales no se modifican, los límites del crecimiento del planeta se alcanzarían dentro de los próximos 100 años.
  • Es posible modificar las tendencias de crecimiento y establecer condiciones de estabilidad ecológica y económica de tal modo que se prolonguen de forma sostenible en el futuro. Podría diseñarse una situación de equilibrio global que permitiera la satisfacción de las necesidades materiales básicas de cada persona en la Tierra y todas tendrían igual oportunidad de desarrollar su potencial humano individual.

Es decir –concluían- debemos prepararnos para un periodo de transición profunda con arduo trabajo y consenso mundial desde el modelo de crecimiento tradicional al de un modelo nuevo de equilibrio global. Cabe consignar algunos datos importantes: crecimiento exponencial de la población mundial desde unos 1.000 millones en 1900 a unos 7.500 millones en la actualidad; incremento de la longevidad, lo que puede llevar a alcanzar el límite de la capacidad de alojamiento de la tierra; consumo excesivo de minerales y de agua dulce; consumo creciente de energía per cápita lo que conlleva a una acumulación excesiva de dióxido de carbono en la alta atmósfera; incremento de la productividad alimenticia y de la producción de alimentos en forma exponencial; efectos colaterales nocivos relacionados con la tecnología. Estamos perdiendo especies animales y vegetales a una velocidad abismante y los océanos están sufriendo con la sobrepesca y acidificación provocada por las altas concentraciones de CO2, los glaciares fuente de agua dulce se están reduciendo y el mar está aumentando paulatinamente su nivel.

Se debe evitar las consecuencias de traspasar los límites mediante apropiadas acciones a escala local y global. Frente al crecimiento desenfrenado es imprescindible alcanzar niveles de restricción deliberada del crecimiento de modo de estabilizar el crecimiento de la población mundial y evitar  la excesiva reducción de las reservas de recursos naturales finitos. Por otra parte, todos los seres humanos deben tener condiciones de vida digna.  Se deben eliminar los contaminantes, teniendo en cuenta las generaciones venideras y fomentar el uso de energías renovables. “La transición desde un modelo de crecimiento sin límites a equilibrio global es posible”, concluyen finalmente los autores de este informe. Se trata, dicen al final, de tener en cuenta los valores humanos esenciales y, de esta manera, decidir si tenemos que “proporcionar más alimento a los pobres o más servicios a los ricos”.

El estudio original fue actualizado por el mismo equipo del M.I.T. en 1992, 20 años después, con la publicación del nuevo informe “Más allá de lo límites”, dado que no se habían respetado las recomendaciones del primer informe de 1972 y concluyendo que el mundo se precipitaba hacia el colapso.

En 2004 se publica “Límites del crecimiento a los 30 años”, donde advierten que el peligro aumenta como asimismo la urgencia de adoptar medidas. El resumen  del tercer informe destaca  «Las señales de la situación actual son claras:

  • El nivel del mar ha crecido entre 10 y 20 centímetros desde 1900. La mayoría de los glaciares se están reduciendo y la extensión y espesor del hielo del polo norte  decrece notoriamente, especialmente en verano.
  • En 1998 más del 45% de los habitantes de la Tierra ha tenido que vivir con ingresos que se sitúan alrededor de los 2 dólares diarios mientras que la población más rica posee el 85% del PIB. La brecha entre ricos y pobres no deja de ampliarse.
  • En el año 2000, la FAO anunció que el 75% de la pesca en los océanos estaba sobrepasando los límites que podrían garantizar su conservación.
  • Lo mismo sucede con el suelo, que presenta una extraordinaria degradación de la tierra utilizada para explotación agrícola y forestal. »

Son síntomas de un mundo sobre explotado, del que se extraen recursos más rápidamente de lo que pueden restablecerse, y al que liberamos deshechos y contaminantes en mayor cantidad de la capacidad de la Tierra para absorberlos o hacerlos inocuos. Indican que, “Todo ello nos está conduciendo a un colapso medioambiental y económico, aunque existen todavía posibilidades de afrontar estos desafíos y reducir su impacto”. Conste, destacan, que ya se alertó a tiempo: hace más de 30 años que advertimos de los límites del crecimiento… y al cumplirse en 1992 los 20 años de la publicación del primer informe, de nuevo subrayamos en “Más allá de los límites”que no se estaban adoptando las medidas adecuadas y que el sistema económico desembocaría, si no se modificaba radicalmente, en gravísimas crisis (ver gráfico al pie). Es cierto que en los últimos 30 años –se reconoce en el informe de 2004 –ha habido ciertos progresos representados por nuevas instituciones, tecnologías y, sobre todo, la toma de consciencia a escala mundial sobre los problemas medioambientales… a pesar de lo cual “la visión de la situación en 2004 es más pesimista que la de hace 12 años”.  Así, por ejemplo, la distancia entre los pobres y los ricos se ha incrementado durante las décadas pasadas, en lugar de reducirse con la “globalización”, como se proclamaba. Y se destaca que, con el sistema actual, el crecimiento económico tiene lugar sobre todo, en los países que ya son ricos y, dentro de los mismos, también favorece más a los ricos que a las capas de población menos favorecidas.

Las conclusiones de los mencionados informes nos indican que los gobiernos de los países y las organizaciones internacionales no los están tomando en cuenta. La situación en Chile coincide con la tendencia mundial. Continuamos depredando nuestro mar por sobre-pesca y la nociva pesca de arrastre, contaminado los mares con la salmonicultura desenfrenada, aumentando la erosión de la tierra y los riesgos de grandes incendios forestales con los mono-cultivos forestales de pinos y eucaliptus, agotando las napas subterráneas y las fuentes de agua dulce del territorio en un afán desenfrenado y absurdo de crecimiento.

En los últimos gobiernos jamás hemos oído hablar a los candidatos a la presidencia de la República de Chile de este tema y todos, sin excepción, continúan hablando de que la única forma de progresar es “recuperando el crecimiento”, con una confusión increíble a estas alturas entre los conceptos “crecimiento” y “desarrollo”, considerándolos como sinónimos. Para desarrollarnos no es necesario crecer, como se ha concluido en “Los Límites del Crecimiento”, sino todo lo contrario, como por ejemplo, desarrollar y fomentar las economías y emprendimientos locales, pequeños y dispersos, como tan bien lo planteó E.F Schumacher en 1972, en su trascendental obra “Lo Pequeño es Hermoso” [2] (Small is Beautiful). No solamente es hermoso sino que es posible e indispensable.

La hora de enmendar rumbos y emprender la tarea encomendada –difícil y ardua-  lamentablemente ha quedado atrás.  No hemos querido comprender lo que sucederá con la Tierra en el corto plazo si continuamos con el mismo modelo económico político y haciendo más de lo mismo. Nos va quedando muy poco tiempo para abordar una adaptación de la humanidad a los acelerados cambios que nos están llevando a un colapso. Lo que está sucediendo en Chile, ante nuestras narices, no puede ser más claro. “A buen entendedor, pocas palabras.” 

[1] https://www.youtube.com/watch?v=RrDPqJpXh78

[2]https://www.academia.edu/37316798/Lo_pequeno_es_hermoso_-_Ernst_Friedrich_Schumacher

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

5 Comentarios en El CLUB DE ROMA Y LOS LÍMITES DEL CRECIMIENTO

  1. Así es Carlo. Gracias por su opinión. Debieran leer ésta y todas las demás sobre temas de medioambientales como asimismo los artículos de arquitectos y urbanistas, entre otros, que se publican en esta ‘ventana’.

  2. Esta columna debe ser enviada a nuestras autoridades económicas de nuestro país y al menos de A.Latina.
    Incuestionables argumentos…
    No se puede seguir creciendo sin límites sin afectar el Medio Ambiente y la calidad de vida.

  3. Extraordinario artículo don Carlos, demasiadas verdades, por qué nuestros economistas distraen la vista de esta realidad o están todos comprados por el Liberalismo Económico.

    • Gracias Nuria, nuestra intención en lo medioambiental, es continuar divulgando estos magníficos y serios estudios que no cesan de ser “torpedeados” por los magnates neoliberales adoradores del Dios dinero y del ‘crecimiento ad Infinitum’, entre ellos los miembros y seguidores del Heartland Institute, hábiles manipuladores de la verdad. En Chile tenemos uno, que se las da de experto en ciencias del clima. Su nombre es Douglas Pollok.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl