Urgente, la humanidad merece y necesita vivir mejor!
Indispensable y, tambien urgente, cambiar el modelo de desarrollo ultra capitalista por una más integralmente humano y solidario!!!
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

El futuro de los océanos: las dos almas del Club de Roma

Ugo Bardi
De su blog “The Seneca Effect”

Desde Florencia, Italia

Me sentí muy feliz cuando finalmente logré encontrar una copia del antiguo informe al Club de Roma, «El futuro de los océanos» de Elizabeth Mann Borgese. Un libro publicado en 1986, uno de una larga serie de informes que el Club encargó a varios científicos e investigadores y el único, hasta ahora, que se ocupaba de los recursos marinos. No es tan fácil de encontrar: finalmente logré sacar una copia usada de una librería oscura en Michigan. Pero, finalmente, llegó aquí.

Por supuesto, mi interés en ese viejo libro se generó por haber escrito un informe sobre los recursos marinos yo mismo, «El mar vacío», junto con mi compañera de trabajo Ilaria Perissi (se ve con nuestro libro en la foto). Entonces, ¿cómo se comparan estos dos libros, a 35 años de distancia entre sí?

Dejando a un lado por un momento la cuestión de quién tiene razón y quién se equivoca, puede que se sorprendan tanto como yo al descubrir que el Club de Roma podría patrocinar dos libros que tomaron un enfoque tan diferente sobre el mismo tema. En realidad, sin embargo, no es tan sorprendente si saben algo sobre la historia del Club.

Los orígenes del Club de Roma son en sí mismos un tema fascinante. Hoy en día, todos asocian al Club a su informe de 1972 «Los límites del crecimiento». Un libro que no era tan pesimista como se describe a menudo, pero que seguramente no llamaría cornucopian. Fue el primer estudio de la historia que cuantificó los límites a los recursos naturales a nivel planetario. Llegó a la conclusión de que el crecimiento de la economía mundial se detendría y comenzaría a disminuir en algún momento durante las primeras décadas del siglo XXI (…¡estamos allí ahora mismo!).

Pero, ¿cómo llegó el Club a la idea de producir un informe de este tipo? La historia tiene matices y tiene que ver con la personalidad de Aurelio Peccei, el fundador del Club de Roma en 1968. Peccei era una persona que ustedes definirían como «iluminado» en el sentido de que estaba profundamente preocupado por el futuro de la humanidad. Pero en la década de 1960, no sólo no se sabía cuáles podían ser los límites de los recursos naturales; ni siquiera estaba claro que existía tal límite.

Así que, como se puede leer en los libros que escribió, Peccei estaba lejos de ser un «catastrofista», y no veía el agotamiento como un punto importante en su visión del mundo. Su principal preocupación era cómo garantizar que los recursos del mundo se distribuyeran equitativamente. El informe de 1972 fue encargado a un grupo de investigadores del MIT con el objetivo de cuantificar los recursos disponibles con el fin de planificar su explotación justa. Peccei, básicamente, quería saber cuán grande era el pastel antes de empezar a cortarle las rebanadas.

Peccei, al igual que otros miembros del Club, debieron sorprenderse por los resultados que «Los límites del crecimiento» reportaron. Sin embargo, comprendieron su importancia y los adoptaron como parte de las opiniones del Club. Pero la idea anterior, la que veía la distribución como más importante que la explotación, no desapareció y siguió siendo parte de la forma de pensar de muchos miembros del Club, incluido el propio Peccei. Y hay una lógica en eso: los recursos abundantes, incluso si existieran, serían inútiles si no se utilizaran en beneficio de todos. Y esa es una necesidad aún más apremiante si los resultados son, en cambio, escasos.

Ahora se puede entender la línea de pensamiento que llevó a Elisabeth Mann Borgese a escribir el libro «El futuro de los océanos». Fue parte de la sección más optimista de la forma de pensar del Club de Roma que nunca fue un think tank monolítico (y es bueno que no lo fuera, y que no lo es).

Entonces, ¿qué hizo a Mann Borgese tan optimista? ¿Y sus puntos de vista siguen siendo válidos hoy en día? Aquí, desafortunadamente (y tal vez inevitablemente), la mayor parte del libro no soportó la prueba del tiempo. Elisabeth Mann Borgese (1918 – 2002) es una personalidad muy interesante y polifacética: hija del novelista Thomas Mann, se dedicó a muchos campos: psicología, derecho, antropología e incluso a escribir ciencia ficción. Entre otras cosas, fue la primera mujer miembro del Club de Roma y la única durante varios años. Pero en comparación con el informe anterior «Los límites del crecimiento», tenía un enfoque muy diferente a la evaluación del potencial de los océanos en la producción de alimentos y minerales.

Por lo tanto, los dos primeros capítulos de «El futuro de los océanos» son, bueno, como un eufemismo, podría decir que están un poco anticuados. El año anterior, en 1985, Elisabeth Mann Borgese había escrito otro libro titulado «Las minas de Neptuno», dedicado a los recursos minerales del mar. Ese libro es aún más difícil de encontrar que «El futuro de los océanos», pero se resume en la sección titulada «Minería oceánica».

Aquí, Mann Borgese fue claramente influenciada por una de las olas periódicas de optimismo tecnológico que barren la memesfera sobre la posibilidad de extraer minerales del mar. Escribí sobre ese tema en un artículo que publiqué en 2010. Básicamente, es fácil ser desviado por los enormes números asociados a los recursos marinos, pero si se hace un análisis de energía, se ve que los costos de extracción están fuera del ámbito de las posibilidades prácticas. Es por eso que la gente ha estado discutiendo sobre eso durante décadas, pero, hoy en día, todavía estamos extrayendo sólo esos minerales que nuestros antepasados extrajeron hace siglos, principalmente cloruro de sodio, sal de mesa. Los minerales del mar son como minerales de la Luna o de los asteroides: una abundancia increíble que siempre permanece décadas en el futuro.

Algo similar en términos de optimismo excesivo se puede decir sobre el capítulo dedicado a la acuicultura, pero aquí Mann Borgese identificó el notable potencial de crecimiento de una tecnología que, de hecho, ha estado creciendo a una velocidad desconcertante: piense en un crecimiento del 527% de 1990 a hoy (¡¡..!!) y quedará impresionado. Mucho. Hoy en día, la acuicultura produce una cantidad de alimentos que se compara con el producido por la pesca convencional.

Entonces, Mann-Borgese tenía razón en la acuicultura, pero ¿era eso algo bueno? Lo que se perdió es que los peces cultivados se alimentan principalmente de peces salvajes, así que cuando sumas la producción de las dos industrias cuentas los mismos alimentos dos o más veces. Y el daño causado por la acuicultura al medio ambiente es gigantesco, como discutimos en detalle en nuestro libro, «El mar vacío».

Las otras dos secciones de «El futuro de los océanos» son una historia compleja que necesitaría una discusión en profundidad. No soy un experto en economía o derecho internacional, así que no intentaré hacerlo. Puedo decir que tengo la impresión de que gran parte de lo que se dijo en la década de 1980 sobre este tema era muy optimista. Con los años, el mundo de la pesca se volvió mucho más competitivo, y los diversos actores involucrados en el esfuerzo se interesaron mucho menos en compartir un resultado escaso y se dedicaron a defenderlo agresivamente, incluso por medios militares.

Esa es la historia de este libro. A pesar de que no estaba tan bien la prueba del tiempo, sigue siendo un libro notable. Parte del esfuerzo humano por vivir en armonía en un planeta cada día más pequeño y pobre. Y, después de todo, dentro de medio siglo, ¿cuántos de los libros que estamos escribiendo hoy habrán pasado la prueba del tiempo?

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl