Sólo la ciudadanía y sus representantes sociales asegurará una carta magna digna y genuinamente democrática!!!
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

El principio pro-persona en los Derechos Humanos

Jonathan Marcial Mendoza

Licenciado en Derecho con Especialidad en Formación Docente

Desde México
Especial para La Ventana Ciudadana

El artículo 1°, segundo párrafo, de la Constitución Política de México, regula lo siguiente: “Las normas relativas a los derechos humanos se interpretarán de conformidad con esta Constitución y con los tratados internacionales de la materia favoreciendo en todo tiempo para las personas la protección más amplia”. A lo resaltado en cursivas es evidente uno de los mayores principios, en materia de Derechos Humanos, que los jueces federales deben tomar en cuenta al momento de dictar sentencia: pro-persona (o pro-homine).

José Alfredo Gómez Reyes justifica el por qué el establecimiento del principio a partir de la reforma de junio de 2011: “No debemos pasar por alto…que […] los Derechos Humanos surgen ante situaciones de deplorable trato a la dignidad humana, de ahí la necesidad que su base de acción sea permeada por el principio pro-persona, el cual, sostiene que la interpretación de los Tratados Internacionales y de los Sistemas Jurídicos de los estados (sic) miembros y sus resoluciones, deben orientarse del modo más favorable para la persona” (2014, página 71).

Es decir, el principio pro-persona señala que, frente a uno o varios textos normativos concernientes o que puedan afectar derechos humanos, se debe tomar siempre una decisión a favor de la persona; se deberá recurrir a otras normas jurídicas para interpretar expansivamente el contenido y alcance de los derechos, pero nunca se podrá realizar lo mismo para ampliar las limitaciones que las normas básicas del sistema impongan al ejercicio de los derechos humanos (Ximena Medellín Urquiaga, Principio pro persona, 2013).

Al momento de interpretarse normas que reconozcan derechos humanos se ha considerado que es válido, aceptado y necesario tener presente una regla que esté orientada a privilegiar, preferir o favorecer la aplicación de una norma legal que mejor proteja los derechos del ser humano; es decir, que debe hacerse una interpretación extensiva de los alcances de los derechos humanos y restrictiva de sus limitaciones.

En tanto que, el principio pro-persona no solamente se observa como un criterio para la opción entre dos normas, sino una guía para la protección de un derecho humano en específico, la aplicación entre uno y otro criterio implica que no habrá una norma que sea, en todos los casos, la más garantizadora, sino que ello dependerá de su aplicación en cada caso particular (Gómez, 2014).

En resumen, dicho principio busca, en el constitucionalismo mexicano, por un lado, definir las bases de interpretación de los derechos humanos y, por otro, otorgar un amplísimo sentido de protección a favor de la persona, pues ante la opción de aplicación de varias posibilidades para solucionar un conflicto; lo que se traduce en tomar como sustento a la ley que contiene el derecho más extenso y, al contrario, dejar de aplicar el fundamento legal que los restrinja.

Fuente de figura:
https://perspectivasjuridicas.wordpress.com/2015/11/16/teoria-de-la-justicia-y-derechos-humanos-principio-pro-personae/

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl