“Tienen la fuerza, podrán avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales ni con el crimen ni con la fuerza. La historia es nuestra y la hacen los pueblos.” Salvador Allende, 11 de septiembre de 1973.

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

EL TECHO DE LA CASA

Miguel Ángel San Martín

Periodista. Especial para La Ventana Ciudadana, desde Madrid, España.

Periodista. Especial para La Ventana Ciudadana, desde Madrid, España.

Este fin de semana comenzamos a construir, entre todos, el techo de la Casa Común. Elegimos a quienes nos van a representar en la Convención Constitucional, cuya misión trascendental será escribir la nueva Constitución para Chile.

            Es un hecho histórico, sin lugar a dudas. Y desde todo el mundo nos miran con curiosidad y admiración. Vamos a realizar el soñado esfuerzo de elaborar una Carta Fundamental que sea el marco jurídico para que, en los próximos decenios, vivamos en una paz social coherente y necesaria para reanudar nuestra marcha hacia el progreso.

            Y nos miran, además, con curiosidad desde otras latitudes, porque por primera vez en el mundo una Constitución será definida y escrita en forma paritaria entre hombres y mujeres.

            Tremendo honor y mayor orgullo para quienes resulten elegidos. Pero, a la vez, tremendo desafío e importante tarea. Sobre todo, muy compleja, porque se trata de elaborar un documento para todos, que englobe a todos y dé cobijo a todas las corrientes del pensamiento. Por lo tanto, deben actuar con generosidad, con ecuanimidad, con sensatez, tolerancia y conocimientos. Y, a la vez, entendiendo que la transversalidad debe ser lo que impere.

            Deberán mirar hacia otras latitudes con el fin de apreciar los éxitos conseguidos por allá y los errores que otros han cometido, para no tropezar. Las cosas buenas replicarlas de acuerdo con nuestras particularidades e idiosincrasia. Se trata de elaborar una Carta Magna maciza, con una amplitud suficiente que nos permita desarrollarnos con comodidad y certezas, construyendo un futuro más equitativo, más justo…un futuro mejor.

            Esta nueva Constitución emerge de la voluntad potente y decidida del propio pueblo. Las manifestaciones masivas que se vivieron en octubre del año pasado, no han sido en vano. Fueron un clamor, un estallido de rebeldía y un grito de justicia que se escuchó por todos los confines.  Estallido que se ratificó por uno de los canales que la democracia nos concede, un plebiscito.

Sus resultados masivos e inapelables nos han puesto ahora en la noble tarea de elegir a quienes nos deben representar en la noble tarea de elaborar esa Constitución. Por lo tanto, no debemos ni podemos desaprovechar tal oportunidad y debemos llenar las urnas con votos convertidos en voluntades. Porque cada voto es una opinión individual, que es válida y que es tomada en cuenta.

Es la democracia participativa que abre los cauces a nuestros anhelos personales. Por lo tanto, debemos acudir a votar. Debemos emitir esa opinión personal que, sumada a otras, permite construir las mayorías que anhelan tiempos mejores. No debemos abstenernos porque eso deja en manos desconocidas los destinos de la Patria.

Nadie debe decidir por nosotros. Y nuestra voluntad será escuchada para elegir a los mejores constructores del techo de la hermosa casa común en que vivimos.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

1 Comentario en EL TECHO DE LA CASA

  1. Buena reflexión nos entrega Miguel Ángel San Martín. Ahora que se logró lo tan ansiado, construir por primera vez en Chile una Constitución por el variopinto pueblo y no por una élite, esperamos que tenga un buen techo para recoger y guardar para un buen uso el agua pura y cristalina de la esperanza.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl