«Aquellos o aquellas que creen que la política se desarrolla través del espectáculo o del escándalo o que la ven como una empresa familiar hereditaria, están traicionando a la ciudadanía que espera de sus líderes capacidad y generosidad para dar solución efectiva sus problemas.»

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Estamos perdiendo el planeta. Y nadie quiere admitir eso [*]

Ugo Bardi

Desde Florencia, Italia
La portada de un sitio de noticias italiano . Dice: «Los precios altos alejan a los turistas. Hasta un 30% menos de personas en las playas».  

En Italia (y no solo en Italia) tuvimos el mes de julio más caluroso jamás registrado en la historia. Fue un desastre para la industria del turismo costero. Algunos sitios reportan un 30% menos de asistencia a las playas, algunos dicen que fue un 40%. Oficialmente, fue por los altos precios. Es claramente una excusa: los precios se adaptan a la demanda, y se nos pide que creamos que los operadores turísticos fueron tan tontos para ahuyentar a sus clientes de esta manera. 

En parte, la baja asistencia a las playas se debe a la contracción del sistema económico italiano, muy afectado por los altos precios de la energía y las materias primas. Pero no solo eso. Escuché a amigos y conocidos decir que hacía demasiado calor para quedarse en la playa. Y tiene mucho sentido. Escribo este post desde un pequeño y agradable pueblo en las montañas de la Toscana, donde estoy pasando el verano. Julio también fue caluroso aquí, pero nada comparable a lo que fue en los pueblos y en las playas. Este pequeño pueblo está repleto de turistas. La feria local ha visto asistir a más personas que nunca; los precios no son más bajos que antes, pero la gente viene de todos modos. Tiene cierta lógica: la gente escucha a sus glándulas sudoríparasY se mudan a terrenos más altos si pueden. 

Lo extraño es que, sin embargo, la mayoría de la gente se niega a admitir que existe un problema climático. Este caluroso julio es oficialmente una «no noticia«, y eso se ve por lo cuidadosos que son en atribuir la pérdida de concurrencia a las playas no a las tórridas temperaturas sino a una mala política de precios de los propietarios de las playas. Incluso en la feria del pueblo donde estoy, casualmente mencioné el cambio climático durante las conversaciones, y el resultado fue, típicamente, «Es verano, es normal que haga calor» y, a veces, «Es un engaño». Están tratando de asustarnos». 

Es más raro de lo que podría haber imaginado, pero es así. Y no solo en Italia. Este mes de julio fue un momento especial que podría haber puesto el clima en el centro de atención de la gente en todo el mundo, pero simplemente no sucedió. Agosto todavía puede cambiar la perspectiva, pero lo dudo. La gente esperará a que la hiervan viva antes de admitir que hay un problema con el clima. 

En este punto, me parece que tenemos que repensar todo lo que hemos estado haciendo hasta ahora sobre el cambio climático. Quizás era inevitable que llegáramos a este punto. Tal vez sea inevitable que estemos perdiendo el planeta para siempre, al menos en lo que le importa a la especie humana. Pero tal vez todavía haya alguna manera de dirigir las cosas en la dirección correcta. No sé; Estoy dándole vueltas a las cosas en mi cabeza. A ver si explico lo que tengo en mente en un próximo post. 

Por el momento, aquí hay una foto de donde estoy ahora. Todavía hay lugares con bosques sanos alrededor, aunque nadie puede decir por cuánto tiempo. 

UB

06/08/2023

Fuente: 06.08.2023, desde el blog de Ugo Bardi “The Sunflower Paradigm (“El Paradigma del Girasol”), autorizado por el autor.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl