«¿Cómo de imaginas el Chile de 20 o 30 años más? ¿Cómo te imaginas el país que dejarás a tus hijos y a tus nietos?»

 

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Europa: cómo volver a ser campesinos pobres [*]

Ugo Bardi

Desde Florencia, Italia

Cuadro: «Les Glaneuses» (Las Espigadoras). Una pintura de Francois Millet (1857). ¿Es este el destino de los pueblos de Europa occidental?

Todas las guerras son guerras por los recursos y, en los tiempos modernos, han sido principalmente por los recursos que hacen posible la existencia misma de nuestra civilización: los combustibles fósiles. Todos sabemos cómo durante la Segunda Guerra Mundial fracasó el intento de los alemanes de someter a la Unión Soviética al no poder hacerse con el control de los recursos petroleros del Cáucaso. Más recientemente, después de que el presidente Carter declarara que los recursos petrolíferos de Oriente Medio son de «interés vital» para Estados Unidos (la «Doctrina Carter» [1]), nadie se sorprendió de las numerosas guerras y campañas de bombardeos emprendidas por EE. UU. en la región.

A veces, sin embargo, el papel de los combustibles fósiles en las guerras es más sutil que simplemente alguien tratando de robar los recursos de otra persona.  Las guerras pueden no ser una cuestión de escasez, sino de abundancia. Ese puede ser el caso de la guerra de Ucrania que podemos interpretar como consecuencia directa del impacto del fracking en Estados Unidos. Durante los últimos 10 años más o menos, el desarrollo del fracking condujo a una reversión de la tendencia estática o decreciente de la producción de combustibles fósiles que se había producido en los EE. UU. durante unos 40 años.

El resultado fue que los productores estadounidenses pudieron reaparecer en el mercado global como exportadores tanto de petróleo como de gas. Un área potencialmente lucrativa donde expandirse era Europa Occidental. El problema era que el mercado europeo estaba en manos de productores rusos, que habían establecido una red de gasoductos que podían exportar gas natural a bajo precio a Europa. El «gas natural licuado» (GNL) de los EE. UU. simplemente no podría ser competitivo con el gas por tubería debido a los costos de licuefacción, transporte y regasificación.

En los manuales de economía se dice que, en un mercado libre, siempre gana el producto más barato frente al más caro. Sin embargo, en el mundo real, los mercados están lejos de ser libres. Como cualquier capo de la mafia puede decirte, el mercado de la cocaína no es solo una cuestión de precios: tienes que defender tu territorio. Y no solo eso: a veces, puedes expandir el área que controlas mediante interacciones amistosas (o no tan amistosas) con competidores vecinos. Eso a veces se llama «torcer el brazo», pero puede implicar métodos mucho más drásticos y dolorosos que simplemente dislocar un hombro. Consideraciones similares valen para los combustibles fósiles, un mercado en el que los estados normalmente se comportan exactamente como familias mafiosas.

Durante los últimos meses, vimos un caso de interacción no tan amistosa con el objetivo de expulsar a Rusia del mercado de gas natural en Europa. La guerra en Ucrania es principalmente un espectáculo secundario: lo real es el mercado del gas natural, y el punto crítico fue el sabotaje del gasoducto Nord Stream. Quienquiera que lo haya hecho, envió un mensaje claro a todos, similar a colocar la cabeza cercenada de un caballo en la cama de alguien: el mercado europeo del gas ahora es territorio de otra familia mafiosa.

Eso no significa que las exportaciones rusas de gas a Europa cesarán de inmediato. Reemplazar completamente el gas ruso requeriría aumentar las exportaciones de EE. UU. a Europa en un factor de 10.  Tal vez no sea imposible, y otros países proveedores de gas pueden intervenir para ayudar. Pero no es algo que se pueda hacer en poco tiempo. Puede verse la situación en los gráficos a continuación. Los estados de la UE importan unos 150.000 millones de m3 de gas de Rusia y sólo unos 15 de EE.UU. Estados Unidos tiene una exportación total de más de 100 mil millones de m3, pero la mayor parte va a Canadá y México a través de gasoductos.

(Imágenes cortesía de Giuseppina Ranalli)

Con suerte, Rusia no dejará de enviar gas a Europa utilizando los gasoductos existentes. Entonces, un fuerte impulso hacia las energías renovables puede ayudar mucho a los europeos. Pero es probable que el mercado se comporte exactamente como dicen en los libros de texto: una situación de escasez conduce a precios más altos. En otras palabras, con Europa desesperada por conseguir suficiente gas, los productores se lo van a pasar en grande. No espere que sean amables con los pobres europeos: ¿por qué deberían serlo? Se supone que las mafias no son instituciones caritativas.

Entonces, en los próximos años, estaremos ante una situación tanto de escasez como de altos precios del gas en Europa. Eso tendrá consecuencias. Muchos ciudadanos europeos, especialmente los pobres, tendrán que permanecer en la oscuridad y el frío este invierno y durante varios inviernos en el futuro. Y no habrá ningún líder europeo que declare que el estilo de vida europeo «no está sujeto a negociaciones», como dijo el presidente Bush, primero, sobre el estilo de vida estadounidense. ¿Se imaginan a la Sra. von der Leyen, la nunca elegida presidenta de la nunca elegida Comisión Europea, diciendo algo así? Por lo tanto, el estilo de vida de los ciudadanos europeos se va a ir por el desagüe, y tal vez era inevitable que así fuera, un día u otro. Pero la verdadera pregunta es: ¿sobrevivirá el sistema industrial europeo a los altos precios de la energía?

Eso no es nada obvio, y es posible que los estadounidenses pronto descubran que mataron a la gallina cuyos huevos querían. Con precios de la energía entre cinco y diez veces más altos que antes, es posible que los productos europeos ya no sean competitivos en el mercado mundial. Eso implica el colapso del sistema industrial europeo y el regreso del continente a la economía agrícola de hace un par de siglos. Sería un regreso del antiguo «Plan Morgenthau», que tenía como objetivo hacer exactamente eso con Alemania después de que terminara la Segunda Guerra Mundial: destruir la economía industrial de Alemania y matar de hambre a una gran parte de la población alemana. Si algo similar ocurriera en Europa hoy en día, eso también implicaría una cierta reducción de la población europea, pero bueno, ¡ya noté cómo se supone que las mafias no son organizaciones caritativas! Y, como nos explicó claramente la Sra. Victoria Nuland no hace mucho, ¿a quién le importan los europeos? Antes eran campesinos, así que, los que sobrevivan que vuelvan a labrar los campos.

Fuente: [*] 01.10.2022, desde el blog de Ugo Bardi «The Seneca Effect», (“El Efecto Séneca”), autorizado por el autor.

Referencias

[1] https://en.wikipedia.org/wiki/Carter_Doctrine

[2] https://www.senecaeffect.com/2022/05/the-age-of-extermination-viii-how-to.html

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl