«La ciudadanía tiene el deber y el derecho de cuidar la democracia, salir al paso de cualquier posibilidad de extremos que pongan en peligro las libertades públicas. Digamos nó a la amenaza de fascismo en Chile , votar y votar bien, es nuestra responsabilidad.«

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Falsas vacunas magnéticas

Sofía Valenzuela Aguila

Doctora en Bio-química. Investigadora Centro de Biotecnología. Universidad de Concepción.

Las “fake news”, o noticias falsas, fenómeno global de desinformación donde información distorsionada y mentiras dolosas se propagan en las redes sociales y discusiones públicas, empujadas por múltiples intereses políticos, religiosos, económicos, o valóricos. Lamentablemente en tiempos de SARSCov2, estas están a la orden del día. Desde el inicio de la pandemia circulan en redes sociales mil y una formas falsas de prevenir el contagio, formas supuestamente alternativas de tratamiento y hasta supuestos efectos de la vacunación. Hoy a más de un año de su inicio, proliferan de la mano de personas que, en general, ignoran de lo que hablan.

¿Por qué proliferan tanto estas noticias falsas? Actualmente hay una gran cantidad de información disponible en internet y redes sociales, pero sin filtros que permitan diferenciar lo verdadero, de lo falso. Los buscadores de información solo nos arrojan lo que alguien subió a alguna página web, pero no es capaz de decirnos si es cierto o no, o si hubo un proceso de verificación detrás de lo que leemos. Un claro ejemplo de esto son los antivacunas, a veces con más o menos sonoridad. Personas sin ninguna formación en salud, pero incluso profesionales -de dudosa calidad-, se basan en falsa evidencia para afirmar supuestos efectos adversos; que no quieren “sustancias químicas” en su cuerpo (el agua es una sustancia química, presente en una muy alta proporción en nuestro cuerpo, por ej.); o paparruchas como que quedaremos magnetizados postvacunación, entre tantos otros mitos. Desafortunadamente, han logrado es que algunas personas les creen, que éstas enfermen, y lamentablemente algunas fallezcan al no estar con las dosis completas de cualesquiera que sea la vacuna, la que los podría haber protegido de enfermar gravemente. Son, en suma, parte del problema y la pandemia misma, un peligro.

Lo que preocupa en estos tiempos, en pleno siglo XXI, siglo del bigdata y el acceso a información, es que cada día tendemos acceso a más y más información en las redes, y al parecer estamos más desinformados como sociedad, si no tenemos herramientas para identificar estas noticias falsas. Nos estamos conformando con validar nuestras ideas preconcebidas al toque de un click, así vamos en la búsqueda de ratificar alguna duda, de la que ya creemos que sabemos la respuesta y seguramente encontraremos alguna página que nos diga que está en lo correcto y quizás cientas de otras que digan lo contrario, pero luego diremos “lo leí en internet”, otorgándole a este medio una fuente de verdad absoluta. Hay evidencia reciente que las redes sociales sólo perpetúan un círculo vicioso de información que responde a nuestros intereses, pero que no nos deja ver más allá, con las consecuencias que esto trae para el desarrollo del pensamiento crítico.

Nos deberíamos preocupar. Estamos frente a una sociedad de la inmediatez, que no cuestiona, no interacciona, y cada día menos dispuesta a dialogar. Es necesario que dejemos de lado esta inercia pensante, desarrollar un pensamiento crítico basado en fuentes confiables y que nos cuestionemos lo que leamos, o lo que nos digan. Cuestionemos nuestras fuentes de información, busquemos más en páginas, pero ojalá en libros, en voces expertas y bases con evidencia científica, preguntemos a los y las especialistas y aclaremos nuestras dudas. En las nuevas generaciones, habrá que pensar en incluir en su educación el pensamiento crítico, de la mano también con la capacidad de separar información basura promovida por “influencers” de la real.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl