La defensa del Medio Ambiente... Es compromiso con la vida!
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Hegemonía comunicacional, o censura sin apellidos, parte 3.

Carlos José Vivas Sanchez

Médico. Especialista en Administración de Hospitales

En los últimos 7 días la censura ha sido sin tapujos y arbitraria por decir lo menos, el 22 de febrero 2019, en la zona fronteriza entre Venezuela y Colombia se realizó el concierto “Venezuela Live Aids”, con artistas internacionales, la intención era recaudar fondos (100 MM$) para ayuda humanitaria y servir de apoyo a la entrada de camiones cargados con alimentos y medicinas donados por varios países y que iban a cruzar la frontera el 23 de febrero. Por supuesto ningún canal de televisión venezolano transmitió ni hizo referencia al concierto, los canales National Geographic y el español Antena 3, lo transmitían vía cable, cuando a mitad del espectáculo su señal fue bloqueada por órdenes del régimen, pero la cosa no quedó allí, por unos días después ocurrió un incidente en el palacio de gobierno.

Mientras entrevistaba a Nicolás Maduro, el periodista Jorge Ramos (mexicano Norteamericano) quien trabaja para la cadena Univisión, presentó un video donde personas buscaban alimentos en un camión de basura, lo que molestó a Maduro, dando por terminada la entrevista, y el equipo periodístico fue “retenido” en el propio palacio presidencial donde fueron sometidos a interrogatorio, les confiscaron las cámaras y los teléfonos para borrar todo el material, el hotel donde se alojaban fue tomado por el Servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBIN), y a las 24 horas fueron expulsados del país, los equipos fueron devueltos gracias a las gestiones de la cancillería mexicana.

Los miembros venezolanos del equipo igual salieron del país por cuanto temen por su integridad física, ¿exageración? Mientras cubría la deportación, el periodista Daniel Garrido de la cadena Telemundo, fue víctima de lo que se ha convertido en práctica común contra los comunicadores sociales para intimidarlos, fue tomado prisionero sin ningún tipo de acusación, durante un lapso de tiempo no se supo de su paradero, y al final después de 24 horas desaparecido fue liberado en una avenida de la ciudad de Caracas, sin ninguna explicación pero fue despojado de sus equipos.

Una máxima del periodismo es la protección de la fuente, en Venezuela los funcionarios públicos son constantemente amenazados para que no hagan denuncias o informen de hechos que ocurren en las instituciones, quienes dan alguna información lo hacen en condición de que se preserve su anonimato, teniendo “evidencia dura” los periodistas deben tratar la información con sumo cuidado, cualquier palabra sirve de excusa para que terminen frente a un tribunal, enfrentando cargos de terrorismo o traición a la patria.

La entrega de esta semana, estaba destinada a exponer el viacrucis de la prensa escrita.

En el siglo XX, durante la dictadura de Juan Vicente Gómez, que duró 27 años (1908-1935) los periodistas que se le enfrentaban tenían dos destinos la cárcel o el exilio, en la dictadura de Pérez Jiménez en la década de los 50, además de estos destinos, se suma el asesinato por la Seguridad Nacional (policía política) y la introducción de censores en los periódicos, es decir todo lo que se publicaba debía “ser aprobado” no obstante siempre había formas de burlar la censura.

El actual régimen, usa sin medida, todas las opciones que tiene a la mano y va creando mecanismos perversos para acallar la crítica.

Ha sido práctica corriente que los periódicos enfrenten procesos penales por demandas de funcionarios que se sienten “lesionados en su honor y buen nombre”, se acusa al periodista y al dueño del periódico por lo que haya podido decir un tercero, es decir son mecanismos que buscan la autocensura, además en esos juicios la mayoría de las veces la sanción es económica cuyo objetivo es la quiebra de la empresa.

Al igual que con los medios audiovisuales, se han comprado periódicos, es el caso de Últimas Noticias, fundado hace más de 70 años, fue adquirido por un grupo desconocido y de inmediato su línea editorial es a favor del régimen.

Como en el país existe un control de cambio, la adquisición de divisas debe seguir un proceso administrativo muy engorroso, de esta forma el otorgamiento de divisas a los periódicos para la importación de papel se retrasaba, a menos que acudieran al mercado negro, pero esa vía fue cerrada cuando el régimen creó un mecanismo similar al que usa para la importación de maíz y trigo; mediante una empresa, la “Corporación Maneiro”, se adjudicó el monopolio de la importación de las bobinas de papel para periódicos.

La respuesta de los periódicos ha sido la misma, reducen el número de páginas en primer lugar, después pasan a ser semanarios hasta que finalmente algunos terminaron convertidos en portales web de noticias.

Ha ocurrido con medios de comunicación de ámbito nacional y mucho prestigio como El Nacional, fundado en 1942, periódicos regionales como El Impulso del estado Lara, fundado en 1904, El Carabobeño, de la ciudad de Valencia fundado en los años 30, diario La Nación del estado fronterizo de Táchira con más de 50 años circulando, el más joven Tal Cual, con 20 años publicándose, con un periodismo crítico y frontal.

Esos medios son la punta del iceberg, según el portal Noticiero Digital “entre agosto de 2013 y febrero de 2018 han cerrado 35 impresos, 18 de manera definitiva y 17 han pasado a semanario”, mientras tanto Maduro afirma que en Venezuela hay “total libertad de expresión”

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl