El Poder del dinero, no debe ni puede prevalecer ni estar por sobre la ética, los valores ni el bien común.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

INQUIETUDES INMOBILIARIAS

Desarrollos inmobiliarios suena más sutil y elegante que negocios inmobiliarios, siendo tal vez más neutral el concepto de mercado inmobiliario, un rubro de la economía de mercado de verdad muy importante en este esquema económico neoliberal en que nuestro país está metido. Porque además se trata de cosas físicas: el suelo urbano, urbanizaciones, infraestructuras, edificios, cientos de casas, hasta ciudades nuevas. Todo esto lo pienso a propósito de opiniones que a veces me piden sobre el desarrollo urbano, lo que está ligado obviamente a las inversiones inmobiliarias privadas, y por lo tanto al negocio. Pero de hecho es la idea de negocio inmobiliario la que personalmente no me gusta mucho, porque muchas veces este quehacer privilegia el hacer buenos negocios sobre los intereses urbanos que se tocan con el interés público o el “bien común”, como lo nombran las propias políticas estatales que rigen de algún modo (débil a mi juicio) esta actividad. Muchos hechos demuestran este sobrepasar del bien común, en nuestras ciudades, en Chile en general. Hay especulación con el valor y el uso del suelo, con conjuntos y edificios donde la ética parece no ser conocida por quienes los hacen. Si bien la calidad estructural-constructiva en general se salva (en normas post terremotos damos ejemplos en el mundo), no pasa lo mismo con los conceptos del espacio privado (los departamentos ultra mínimos), menos del espacio común y que decir del espacio público, como los efectos en el vecindario, en las calles y pasajes afectados, así como con las interconexiones urbanas, y qué decir de áreas libres y verdes?

Nos ha resultado sorprendente como se manifestó un tanto explosivamente el negocio inmobiliario en este Gran Concepción, con grandes inmobiliarias provenientes de Santiago. En tiempos anteriores, sabíamos bien cuales eran las empresas locales que construían, cuánto construían y cómo lo hacían. Hoy estamos perdidos en el cúmulo de torres y conjuntos que se construyen, la mayoría por empresas no locales, más bien “del mundo empresarial globalizado”.

A veces nos merece algún grado de incredulidad que haya mercado para tantos edificios de oficinas, o tanta capacidad de compra de viviendas (que aquí son notoriamente más caras que en el propio Santiago), en una realidad económico-social que es objetivamente restringida, donde la población de ingresos bajos es aun predominante numéricamente y las capas medias no son tan boyantes como para generar esta “explosión” de edificio y conjuntos habitacionales suburbanos, algunos localizados en humedales (ni más ni menos).

Siempre mi duda es si las grandes inversiones inmobiliarias, concentradas en grandes torres, o extendidas y bajas en altura, se basan aquí en estudios de mercado amplios, serios, objetivos y fríos. Yo al menos no los conozco, y un par de veces que tratamos de hacerlos, académicamente o en plan de empresa, no encontramos capacidad profesional local entrenada y nos quedamos colgados en el alambre.

Alguien dirá que no soy serio si estoy diciendo algo como esto. Pero, a propósito del negocio inmobiliario, puedo yo preguntar: ¿Y qué les pasó a los norteamericanos, que son tan eficientes en sus estudios, planes y negocios?  Creo que aparecen factores enrarecidos en la economía de ellos y en la economía mundial, tanto como para que se generen sucesivas crisis que fácilmente pasan a ser globales, como pasó hace un par de años  con la “burbuja inmobiliaria” en USA.  No es que hagamos un símil. Menos a nuestra escala local que, pese a lo grande que sean los edificios y conjuntos, es modesta. Pero si en Santiago se demuestra que ha habido falta de seriedad, y también de ética empresarial, falta de buenas normas urbanísticas, algo nos puede rebotar localmente, como nos rebota la cosa global o planetaria.

Por mí y por mi profesión, ojalá que no pasen estos pensamientos de aprensiones y percepciones solamente sensoriales, aunque lo dicho sobre la ética, no es nada sensorial: simplemente cuesta encontrarla.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

2 Comentarios en INQUIETUDES INMOBILIARIAS

  1. Me sumo a los comentarios de Carlos, siempre son muy buenos y clarificadores sus aportes Antonio.

  2. Excelente comentario del arquitecto Antonio Zelada Espinoza. Muy de actualidad.

    ¡Qué pena da ver como está Concepción actualmente, llena de horribles y altas torres de departamentos y oficinas generadas por el “mercado inmobiliario”! Y siguen autorizando y construyendo más y más, en cualquier parte (humedales de los pocos que van quedando, incluidos) pues el plano regulador lo permite. Ya casi no vemos el Cerro Caracol desde las bocacalles y cierta distancia, como antes; ahora está oculto tras una “cortina de altos edificios”. Lo poco que iba quedando despejado con vista al cerro, la manzana del ex Colegio Alemán, tiene los días contados.

    Como anécdota demostrativa de lo mal que andan las cosas con la arquitectura y el urbanismo, comento que en un terreno baldío, en calle O’Higgins frente al C. D. Lord Cochrane, para construir un edificio ¡cavaron un foso de unos 4 metros de profundidad en 100% de la superficie del terreno!, invadiendo además, sin ningún escrúpulo ni vergüenza, parte del terreno de un vecino. Y ahora no saben donde construir la “instalación de faenas; la única posibilidad que les queda es dentro del hoyo o en la calle. ¿Qué opinará de todo esto la DOM y sus inspectores? (Que, es de suponer, están todo el día en terreno, en la calle, supervisando que las empresas constructoras y las “inmobiliarias” cumplan con todo lo que dictamina la Ordenanza).

    Qué envidia da conocer armónicas y amigables ciudades en países desarrollados, incluidos algunos bastante más jóvenes que el nuestro, como Nueva Zelanda. Gracias a Google Earth podemos apreciar eso dando unas miradas desde nuestro ordenador.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl