Imperativo ético: la ciudadanía y los demócratas consecuentes, deben impedir la presencia de fuerzas Neo Fascistas en Chile.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Protección de Humedales

Carlos Bonifetti Dietert

Ingeniero C. Mecánico UdeC. Ambientalista.

Estamos enfrentados, al importante tema de la protección de los humedales, a dos corrientes contradictorias, una que tiene caracteres casi de ficción: los diversos protocolos, las buenas intenciones manifestadas en los dichos y discursos de autoridades para la protección de los humedales y reservas naturales urbanas, que tienden a ser “letra muerta” y otra palpable, que tiene que ver con la realidad: las denuncias ciudadanas frente a los rellenos permanentes y continuos que sufren nuestros humedales, los proyectos viales que los desprecian olímpicamente, los planos reguladores que no los respetan y la inacción de los organismos estatales que deben velar por su cuidado.

Los humedales (o pantanos) son zonas geográficas en las que el agua configura el medio para la vida vegetal y animal; en su mayoría conforman espacios de transición entre ecosistemas acuáticos y terrestres.  Se ubican generalmente en los deltas y estuarios de los ríos, las riberas lacustres y las depresiones marinas costeras. Están entre los ecosistemas más valiosos del mundo, albergando una gran variedad de plantas, algas, insectos, peces, anfibios, reptiles y mamíferos.

Desde el inicio de las civilizaciones este tipo de hábitat le ha permitido al hombre cultivar y producir alimentos en sus cercanías, como es el caso del Egipto de los faraones y de los Huertos Boca Sur, en San Pedro de la Paz. Por otra parte, su cercanía inmediata a espacios urbanizados, hace que sean uno de los ambientes más amenazados y vulnerables del mundo.

Los humedales  integran un sistema ecológico más amplio junto a su entorno, desarrollando roles en la hidrología territorial, migración animal y conservación vegetal. Cumplen además una serie de funciones ecológicas como depuradores del agua superficial y freática pudiendo decirse que actúan como los riñones del planeta. Dentro de estas funciones están: a) el control de inundaciones en las cuencas hidrográficas, de las que forman parte; b) albergar una gran diversidad biológica con numerosos organismos vivientes; c) la depuración del agua que contienen a través de la infiltración en el sub-suelo y el proceso de filtrado por plantas acuáticas y micro-organismos; d) ser fuente de agua dulce y de reposición de napas freáticas; e) generar paisaje para la recreación y el turismo asociado a la biodiversidad.

Numerosas organizaciones a lo largo del país – juntas de vecinos, asociaciones, ONG, etc. – que tienen entre sus actividades, la protección de la naturaleza y de los humedales, trabajan cotidianamente en su defensa destacando y divulgando su importancia como reservas de agua (compuesto vital cada vez más escaso), hábitat de vida silvestre, etc., mediante las redes sociales, manifestaciones públicas, marchas y participación en ferias, eventos sociales, seminarios y encuentros.

Las organizaciones de defensa de los humedales urbanos operan bajo el alero de la recientemente formada – en octubre de 2017 – “Red Nacional de Humedales”. De este modo, la red nacional y las redes locales trabajan cumpliendo un papel fiscalizador ciudadano recordando permanentemente y divulgando mediante fotografías y videos, a través de publicaciones y redes sociales, las flagrantes evidencias sobre la destrucción de los humedales que hacen personas y empresas inconscientes mediante rellenos de tierra – con la permisividad que otorgan los “planos reguladores comunales” – y su uso como basurales clandestinos, fiscalización que los organismos estatales y municipales no hacen. Este tipo de situaciones es uno de los factores que indican que nuestra democracia se mantiene en un lamentable estado de precariedad.

El “Día Mundial de los Humedales”, que fue instaurado por la Convención Ramsar en 1971, en la ciudad de Ramsar, Irán, se conmemoró el 2 de febrero recién pasado. Ese día, la Red de Humedales de Concepción, Talcahuano y San Pedro de la Paz, presentó un stand demostrativo y de difusión con afiches ilustrativos y un humedal artificial en miniatura, en la plazoleta de los Tribunales de Justicia. La Red de Humedales Urbanos de Valdivia realizó, el mismo día, una marcha y un acto de conmoración en la plaza para denunciar ante las autoridades,  una vez más, los rellenos clandestinos en los humedales urbanos Angachilla, Krahmer, Gayi y Llancahue, desplegando un lienzo con la frase NO + RELLENOS DE HUMEDALES, haciendo eco de la declaración de Martha Rojas Urrego, Secretaria General de la Convención de Ramsar sobre los Humedales, el 2 de febrero de 2018.

A pesar de que el Comité Permanente de la Convención Ramsar designó como frase conmemorativa para este año “Humedales para un futuro urbano sostenible”, muy poco se ha hecho por parte de las instituciones gubernamentales regionales para la preservación y defensa de nuestros humedales, salvo la presentación de la solicitud de designación de Santuario de la Naturaleza para el Humedal Los Batros, al Ministerio de Bienes Naturales por parte del alcalde de San Pedro de la Paz, a fines de diciembre de 2017, para su preservación definitiva. Esperamos que esa esperada solicitud, presentada por concejales municipales a instancias de varias organizaciones ciudadanas, cobre cuerpo con prontitud para que podamos contar a la brevedad con un santuario natural en plena comuna.

De poco servirán los acuerdos y protocolos, como el firmado por los alcaldes de Concepción, Hualpén, Talcahuano, San Pedro de la Paz, Lota, Coronel y Penco, en marzo de 1971, para cuidar el patrimonio natural constituido por los humedales existentes en las comunas, si no se actúa consecuentemente con acciones reales en terreno más allá de lo consignado en el texto. Paradojalmente, dicho protocolo se firmó sobre una plazoleta aledaña al Colegio Almondale, construida sobre un relleno del humedal Andalién.

Es de esperar que la Política Regional para la Conservación de la Biodiversidad de la Región del Biobío se cumpla y se aplique para sacar definitivamente los humedales (Paicaví, Los Batros, Junquillar, Rocuant – Andalién, entre otros) de los planos reguladores como superficies urbanizables, deteniendo los crímenes de lesa humanidad que se continúan perpetrando día a día para así llevar a nuestras ciudades hacia un real desarrollo sustentable.

http://www.arquitectosdeconcepcion.cl/2015/03/27/conservacion-y-proteccion-de-humedales-en-concepcion/

https://www.youtube.com/watch?v=D5XEt9fyYqE

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl