¿El mundo que estamos construyendo, el mundo que estamos destruyendo o el mundo que debemos construir?
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

La belleza de la recuperación patrimonial en Cobquecura

Eduardo Pacheco

Periodista.

Llegar en verano a Cobquecura nos muestra que el turismo es el gran pilar de la sustentabilidad en una comunidad con bellos recursos de la naturaleza. Prácticamente no hay casa, restaurant o local comercial que no tenga una bandera negra en oposición a los proyectos de salmoneras en el borde costero, un conflicto que ha movilizado a toda una comuna.

El Santuario de la Naturaleza de Lobos Marinos protegido por CODEFF, la Iglesia de Piedra, Buchupureo y Caleta Taucú, son parte de una rica historia que también se nutre de lo patrimonial.

La alternativa de alojamiento para los turistas es amplia, desde cabañas hasta hoteles, hostales y dormitorios, en esta ocasión destacaremos nuestro paso por “La Lobería B&B”, un hostal de 200 años ubicado a 100 metros de la plaza de Armas de Cobquecura y con una interesante apuesta patrimonial.

El terremoto del año 2010 dejó un enorme daño en el casco histórico de la ciudad y muchas de las construcciones de adobe quedaron en el suelo, algunas fueron recuperadas gracias a un programa de Reconstrucción del MINVU y otras quedaron a su suerte, con la amenaza latente de ser utilizadas para otros fines, a pesar que estamos hablando de una zona típica.

En calle Independencia 98 está “La Casona” que es hoy es el hostal característico donde se mezcla la historia del lugar, su pasado arqueológico de millones de años, un café con un hermoso patio central, góndola y camelias incluidas, además de cuatro habitaciones temáticas, una de ellas en honor a Pablo Neruda y en la que pudimos alojar una noche.

La casona tiene un impresionante reforzamiento estructural que da seguridad a la estadía, estacionamiento privado y desayuno incluido para sus pasajeros, que disfrutan la excelente atención de Cecilia y su esposo, que están acostumbrados a realizar un recorrido por la construcción patrimonial a cada huésped.

Quien está detrás de este bello proyecto es la artista y profesora universitaria, radicada en Estados Unidos, Silvia Fernández, quien ha desarrollado una millonaria inversión para rescatar el patrimonio de un lugar maravilloso. Parte de sus cuadros y obras los pueden disfrutar de los pasillos del hostal.

Es un lugar que sin duda deben conocer, tomar un café en la góndola del patio interior con árboles y flores centenarias es una experiencia notable en la costa de la Región de Ñuble.

A continuación pueden ver una galería de imágenes creada por La Ventana Ciudadana para nuestros lectores.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl