La Solidaridad no es "flor de un día", tampoco un "remedio" de pandemia... La SOLIDARIDAD verdadera nace de lo más profundo de la inteligencia y bondad humana y, es una conducta permanente.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Editorial: La mediocridad del lenguaje

Equipo laventanaciudadana.cl

Periodismo ciudadano.

Un análisis crítico del proceso educacional chileno concluye en la categórica afirmación de que nuestros estudiantes, tras un proceso formativo cercano a los veinte años, no solo muestran carencias fuertes en conocimientos básicos meramente formales (vocabulario, redacción, puntuación…..) sino que, peor aún, están incapacitados para comprender y manejar conceptos abstractos, razonar, argumentar y contra-argumentar, desarrollar ideas, etc.

Este proceso kafkiano expresado en sistemas de evaluación mediante la opción de alternativas, deriva en la eliminación de toda reflexión crítica que tenga un poco de alcances más profundos, tanto porque el educando no ha sido preparado para pensar como porque los maestros no tienen el tiempo indispensable para trabajar conforme a metodologías más complejas.

Basta con leer los numerosos comentarios que acompañan en internet a cualquiera información relativamente polémica para constatar que el chileno medio no sabe argumentar, no capta la idea central que está en juego, y solo es capaz de desenfrenar su ignorancia a través de la injuria y las descalificaciones.

Las consideraciones precedentes son útiles para abordar algunos aspectos del debate nacional.

A raíz del “caso Venezuela”, el diputado liberal del Frente Amplio Vlado Mirosevic, ha socializado a través de las redes un juicio político y personal bastante claro: “Todas las dictaduras son una mierda. Y punto”. De inmediato, el diputado del Partido Humanista, colectividad también integrante del mismo Frente, Flor Alarcón ha salido a cuestionar lo expresado: “La constitución pinocha tiene rasgos dictatoriales y tampoco tenemos una democracia que en realidad defienda los DD.HH. Solamente veamos como el agua ES PRIVADA y muchísimos atentados a la libertad. Usted no rasgue vestiduras por esta democracia chilena”.

Así, una opinión negativa sobre los regímenes totalitarios de cualquier signo, es confrontada por su par con las insuficiencias que tiene el régimen institucional chileno y que nadie puede desconocer. Precisamente, como se ha dicho, una de las virtudes que tienen los sistemas democráticos estriba en su capacidad para reconocer sus falencias e instar por su superación.

En otro plano, ha hecho noticia la determinación del Tribunal de la Libre Competencia en cuanto a sancionar a las cadenas Unimarc, Jumbo y Santa Isabel, y Líder por un largo proceso de colusión en la comercialización de pollos crudos. Aunque no se ha relevado suficientemente, no cabe duda que los proveedores de este producto sabían o que estaba ocurriendo en perjuicio de los consumidores. El período investigado va desde 2008 a 2011, las utilidades obtenidas delictualmente superarían con creces los 200 millones de dólares y las multas totalizan 13 millones de esta moneda, de lo que se deduce que estar coludido no deja de ser buen negocio.

Hasta ahí una breve síntesis de los hechos. El Presidente de la República salió al paso de la situación diciendo que lo sucedido “es un atentado moral al sistema”. “La libre competencia es un pilar esencial del buen funcionamiento de la economía de mercado, no solamente es un pilar moral sino que es un pilar que le da eficiencia beneficiando al consumidor a través de bajar los precios o a través de mejorar la calidad” (sic).

El enfoque del mandatario es muy parcial. Precisamente, una ciudadanía que carece de una formación crítica, cuyas convicciones son guiadas por las entregas informativas de les aportan cuotidianamente los grandes medios (“fuertes sanciones”, “condena moral”), no va hacia el fondo del problema.

La economía neoliberal (concepto disfrazado en el país bajo la frase marquetinera de “economía social de mercado”), registra en su alma el concepto de que su razón de ser radica en “el afán de lucro”, paraguas bajo el que se oculta la perversión de que, en la búsqueda de ese propósito, todo está permitido. Defraudar al Fisco, eludir impuestos, coludirse para fijar precios (confort, pollos…), financiar actividades políticas burlando leyes vigentes, corromper ministros o funcionarios, entre otras, constituyen algunos ejemplos de procederes no solo ilegales sino valóricamente ilegítimos o inmorales. El hecho de que en múltiples casos las conductas señaladas no sean sancionadas como delitos por no corresponder a un tipo específico previsto en la norma, no hace lícita en manera alguna una conducta que la sociedad considera como repudiables.

Por tal razón, las opiniones presidenciales transcritas son falaces. Si al mismo tiempo se está condenando la corruptela empresarial y apuntándola como inmoral, por una parte, y por otra se constata una serie de prácticas inaceptables para la comunidad, como el abuso de información privilegiada, la especulación, el soborno a ministros y parlamentarios, la elusión tributaria, simplemente quiere decirse que en materia valórica los actores centrales de la “economía de mercado” definitivamente no tienen las cosas claras. El solo hecho de tener a altas autoridades del país involucradas en procesos indagatorios en otras naciones, sirve para llamar la atención en materias éticas.

Una reacción rotunda de la ciudadanía, que no dé lugar a dobles discursos ni a frases clisés, permitirá sanear una actividad necesaria como la economía cuyos principios se ven observados en general por micro, pequeños y medianos actores pero son burlados, con buenas asesorías jurídicas y tributarias, por los peces gordos.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl