El Conocimiento implica dolor, Este tipo de Dolor...Fortalece el Espíritu !!!
(Comente, y razone nuestros artículos con sus autores...luego, comparta-los.)
Actualmente nos leen en:
Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

La Presidencia Será Un Fiasco para Donald J. Trump

Por: Guilmo Barrio Salazar.

La inauguración presidencial de Donald J. Trump se sintió como si en realidad hubiese sido un funeral en vez de una celebración gubernamental democrática.  Las demostraciones masivas en su contra, no sólo en esta nación, sino que también alrededor del mundo, así lo expresaron.  Todo, a raíz de que Trump es la persona menos popular que haya sido electo presidente de este país, cosa que no se veía en los últimos cuarenta  años en los Estados Unidos de Norteamérica.  De acuerdo con la Federación de Análisis PEW, el 68% de los estadounidenses lo encuentran como alguien “difícil de agradar”.  Sólo el 41% de la población aprueban el plan que tiene para su presidencia.  Aunque Trump ha amasado un enorme inventario de falsas promesas, creo que su poder sobre la política de esta nación comenzará a disminuir y a ser cada vez menor su  influencia, precisamente debido a la acumulación de promesas sin cumplir.

La era de Trump va a ser un gran fiasco para este país, pero especialmente para él mismo.  Fue un brillante novato en la campaña presidencial, intentó ser divertido y muy fuerte a la vez, fue astuto en sus ataques a los dogmas de ambos partidos políticos.  Pero, ahora en la presidencia, comenzará a ir hacia abajo, apareciendo como un gran error norteamericano, y un hombre de negocios sucios.  Como un vendedor, utilizó la nostalgia de mantener una brisa prometedora de restaurar la “grandiosidad” estadounidense.  Siempre les dijo a sus seguidores: “Solamente yo lo podré arreglar”.  Su autofelicitación se pasó de la raya, aunque  muchas veces no convencía a nadie.

Cada vez que expresaba su visión gubernamental, se limitaba a no más de 140 palabras.  Sus discursos más largos, si ustedes colocaban suficiente atención, siempre eran sobre los mismos temas, y naturalmente sobre la gloria exitosa de Donald J. Trump, aunque en seis oportunidades tuvo que declararse en bancarrota.  Todavía no sabemos mucho sobre su persona, si realmente sabe lo que es gobernar un país, o si de verdad le interesa.

Este nuevo presidente no parece comprender que gobernar es hacerlo en forma de un equipo que requiere una cooperación complicada, y mantener un plan de argumentos en forma fluida.  Los pequeños detalles producen grandes diferencias.  En otras palabras, para Trump esto es algo aburrido, porque él piensa que es la gran figura que trata al gobierno político como si fuera una lucha en el barro y que piensa que absolutamente todo se trata nada más que de él.  Trump demuestra muy poco interés o conocimiento sobre planes específicos y ridiculiza constantemente a sus oponentes.

Lo que sí hemos aprendido de él, es que le gusta inventar cosas o crear en las mentes de los demás, que él sabe de lo que está hablando.  Cuando se le desafía a que pruebe lo que dice, comienza a culpar a los medios de comunicación, y presenta nuevas ideas que él tiene, que también están muy equivocadas o son completamente erróneas.  También,  ya sabemos que le gusta herir con palabras a la gente.  En especial a través de los Twitters que regularmente escribe en el internet, donde ofende a sus enemigos o a cualquiera que ponga en duda su sabiduría, aunque después se vea en necesidad pedir disculpas poco creíbles a esas mismas personas a las  que ha ofendido.

Este nuevo presidente también es prisionero de su propia carrera de desconocimiento e ignorancias.  Cuando el Representante del Estado de Georgia, John Lewis, que está considerado como un héroe del movimiento relacionado con los Derechos Civiles de este país, lo llamó un “presidente ilegítimo”, de inmediato Trump respondió en una forma atemorizante e ignorante al congresista de la ciudad de Atlanta, del Estado de Georgia: “El congresista Lewis debiera usar más tiempo en mejorar y ayudar a su distrito, el cual está en horribles condiciones, sin mencionar que también está infestado de crímenes, en vez de quejarse falsamente sobre los resultados de la elección”.  Por supuesto, que no le importó  a Trump el hecho objetivo de  que el distrito del Representante Lewis, no está en horribles condiciones, ni infestado de crímenes.

Algunos escritores, como Jim Fallows, de la revista The Atlantic, han podido explorar una explicación más profunda: “Trump es un narcisista, absorbido totalmente en sí mismo y viviendo sólo en su propia realidad, olvidándose completamente de los hechos competitivos y la comprensión.  Tiene un alcance y un impulso infantil, además de una falta total de un tan necesario intelecto; su mundo es su misma persona, de alimentarse y ahora mismo, con una falta de sentido común, también de una simpatía y de una sinceridad”.

Hoy, lo tenemos como el presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, y su realismo mágico va a sufrir un choque con los políticos mortales de esta tierra.  Trump y su Gabinete compuesto por multimillonarios, y ningún representante latino, ya están muy ocupados tratando de distanciarse de algunas de sus  más explosívas promesas, esperando que sean olvidadas, aunque todavía está señalando que va a construir el muro divisorio para no permitir la entrada de inmigrantes, y el 31 de Enero se reunirá con Peña Nieto, el presidente de México, con el fin de  llegar a un acuerdo para que se haga responsable de pagar por la construcción del muro.  Pero,  nadie le cree eso.  Si eso no sucede, los contribuyentes estadounidenses terminarán pagando por la construcción del citado muro de cientos de kilómetros de largo, perjudicando el presupuesto nacional del país.

Por otro lado, algunos de los miembros de su propio Gabinete han declarado una oposición a ciertas medidas del presidente, como por ejemplo, Rex Tillerson, el nuevo Secretario de Estado en la Casa Blanca, ha dicho que se opone al control nacional contra la población musulmana en este país;  Nikki Haley, nombrado Embajador de las Naciones Unidas, apoya totalmente a la OTAN, a la que Trump ha calificado como una organización está “obsoleta”.

Todo esto, además de la legislación de alto riesgo que se verá en un futuro cercano, constituye  parte de lo que se  viene encima, no sólo para los republicanos, sino que también para su presidente, que desde ya se ha transformado en la persona menos popular, no sólo a nivel nacional, sino que también a nivel internacional, hecho demostrado con las marchas de protesta alrededor del mundo, como se pudo apreciar el viernes 20 de Enero, cuando se efectuó la asunción  presidencial de Donald J. Trump.

En realidad, si Trump no produce una reforma relacionada con el mejoramiento de los empleos  a nivel nacional, mientras les está disminuyendo el pago de los impuestos a las grandes corporaciones, es de imaginarse la cantidad de letreros en los vecindarios de la clase trabajadora que señalarán: “Donald Trump es un traidor”, porque se recordará el 20 de Enero del 2017, como el día en que la intolerancia ganó, en que la misoginia ganó, en que el racismo ganó, en que la ignorancia ganó, en que la burla a las personas con discapacidades dades físicas ganó, en que el asalto sexual ganó, en que la promoción de la violencia ganó, en que  los negocios multimillonarios ganaron, pero, la gente de los Estados Unidos de Norteamérica, claramente perdió.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl