La ciudadanía no puede permitir que lleguen al gobierno, los que se coluden contra sus intereses.
Actualmente nos leen en: Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Rusia, Australia, Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

EL IMPACTO DE TRUMP EN LA EDUCACIÓN ESTADOUNIDENSE

Guilmo Barrio Salazar.

Continuando con el tema, iniciado en la edición anterior, se puede  señalar que la sabiduría convencional y el sentido común, indican que los profesores deben mantener sus políticas partidistas fuera de la sala de clases. Pero, este año 2016, los educadores han encontrado muy difícil permanecer neutrales cuando todo lo que se habla sobre la vida civil, lo que ellos enseñan en las escuelas públicas, está comentado constantemente por un candidato a la presidencia de los Estados Unidos.

En general, los educadores han seleccionado una de las tres formas educativas.  Algunos profesores, principalmente los que tienen una experiencia en enseñar los Estudios Sociales, están haciendo lo que siempre han hecho.  Otros, están haciendo cambios significativos, optando, ya sea por abandonar la neutralidad, o enfocarse en algo específico relacionado con la campaña presidencial de este año, como es el uso de la retórica.  Y, hay otros profesores, incluyendo el 50% de los que enseñan en las escuelas elementales, quienes respondieron una encuesta realizada sobre el tema, y que simplemente están evitando toda clase de participación.

El gran desafío curricular es definir lo que se debe enseñar, si es necesario enseñarlo, o cómo enseñar el tema sobre la elección presidencial a sus alumnos.  En la mayoría de los años que ha  habido una elección presidencial, los estudiantes, desde el kindergarten hasta la enseñanza media, obtienen alguna exposición sobre el proceso, además de dar a conocer los candidatos que compiten por la presidencia del país.  Los profesores de las escuelas primarias elementales, realizan adornos en sus salones de clases con los colores rojo, blanco y azul, además de las estrellas que representan los 50 Estados del país.  También conducen simulacros de elecciones, como además, utilizan la campaña presidencial para reforzar las lecciones sobre geografía nacional, se habla sobre el significado de la presidencia, y la importancia de salir a votar.  En las escuelas secundarias y de enseñanza media, los profesores de estudios sociales profundizan un poco más sobre el proceso electoral y sobre las necesidades del país; También conducen debates simulados y,  por último, se inicia un registro de votantes con los estudiantes que se graduarán de la enseñanza media.  

Pero, este año es muy diferente.

Los profesores que normalmente no enseñan Educación Cívica, se están involucrando. Por otro lado, los profesores, cuyas lecciones generalmente envuelve la elección presidencial, están teniendo dificultades en realizar sus planes educativos.  Algunos están dispuestos a seguir adelante, enfocándose en la discusión sobre hechos reales, insistiéndole a sus estudiantes en apoyar y mantener sus propias opiniones personales, con evidencias sacadas de recursos verdaderos y creíbles, porque es muy necesario educarlos sobre las realidades actuales, en vez de que se formen falsas ideas sacadas solo de rumores mal fundados, como también es muy importante educarlos sobre muchas falsedades presentadas por los medios de comunicación.  A pesar de que los educadores están dispuestos a enseñar en una forma que les permita a sus estudiantes sacar sus propias conclusiones válidas, no encuentran con mucha frecuencia la información apropiada para la edad de sus estudiantes.

El 43% de los educadores, desde Kinder a la Enseñanza Media, están muy preocupados de poder mantener la objetividad y el orden sobre la campaña presidencial actual.  Hay muchos profesores que simplemente están evadiendo el tema, porque no saben cual de los tres es peor:  Los candidatos, la razón por la cual se están candidateando, o la plataforma política que están presentando.

La posibilidad de recibir quejas de los padres de los estudiantes, o del Director de la escuela, está teniendo serios efectos en el profesorado, sobre poder discutir la elección presidencial en el aula, así que actualmente los profesores se encuentran caminando sobre una línea bastante frágil, para poder mantener sus trabajos.  La pregunta no es si la elección y sus serios problemas, deben ser parte del curriculum educativo, sino cómo debe ser presentada en  clase.  Porque el curso normal de esta elección presidencial, no se puede aplicar este año, debido a la calidad de los candidatos, en especial el millonario incompetente en política nacional e internacional, Donald J. Trump, que ha roto todas las normas tradicionales, transformándose en una persona extremista, y esto puede tener serias consecuencias en la nueva generación, particularmente cuando los estudiantes minoritarios forman parte mayoritaria en una sala de clases.  Por esta razón, los profesores de los Estados Unidos están enfocados en permanecer consecuentes, tanto en los ideales como en los valores de sus respectivas escuelas. Los estudiantes de las escuelas públicas de hoy, deben saber que las cosas de que ellos están siendo testigos, no están bien, porque la retórica hostil del candidato a la presidencia por el Partido Republicano es inadmisible.

Lo que verdaderamente interesa en este momento, no es simplemente quién será el presidente # 45 de los Estados Unidos, o cómo los partidos políticos estadounidenses deben re-alinearse, sino qué tan bien se está preparando a la nueva generación, para que obtengan el trabajo más importante de sus vidas, el trabajo de ser ciudadanos de esta  nación.

Aquí, las escuelas públicas fueron establecidas  en el siglo XIX, principalmente para servir una misión cívica y asegurar que el sistema de un gobierno autóctono sobreviva.  Esa misión aún continúa. Preparar a los estudiantes para una ciudadanía positiva, es una de las metas concordadas por todos los gobernantes, y el propósito de las escuelas debe ser: preparar para continuar los estudios universitarios, obtener una carrera profesional  y obtener la ciudadanía.

Lamentablemente, debido a los acontecimientos actuales, los estudiantes están perdiendo el respeto al proceso político y, en consecuencia, a la Oficina Presidencial, porque debido a la frustración con el candidato republicano, ahora ven a los candidatos como un chiste de mala clase, porque se sienten ofendidos y con un seguro incierto en sus vidas futuras.

Mientras se comprenda que no hay una elección o un candidato que sea un paradigma de virtudes cívicas, y que en el pasado también se han tenido campañas de elecciones presidenciales muy desafortunadas, esta elección del 2016 ha sobresalido como el modelo de la peor clase de comportamiento de los candidatos a la presidencia del país, en especial el candidato republicano Donald J. Trump, que pasará a la historia, como el peor ejemplo político.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl