«Nuestro país requiere sumar voluntades tras el logro de cambios significativos en la sociedad. Todos los estamentos públicos y sociales, deben cambiar: egoísmo por solidaridad,  crecimiento por desarrollo, Compromiso por la displicencia y la apatía,…  Sumando a ello una visión integral de ciudadanía , la sabiduría por la ignorancia,  unidad por sobre dispersión«

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Lecciones de la crisis de la URSS – ¿Qué derribó el segundo imperio más grande de los tiempos modernos? (Parte II)

El colapso de la Unión Soviética en 1991, fue visto en Occidente como una demostración de la superioridad del sistema económico y político occidental. En realidad, la historia fue mucho más compleja y la Unión Soviética cayó por las mismas razones que pueden causar el inminente colapso de Occidente. Dmitry Orlov [1] hizo hincapié en este punto, pero no es el único que notó las similitudes de los dos sistemas. He aquí, una publicación invitada del científico ruso Sviatoslav Zabelin [2]. Es una versión revisada y actualizada de un artículo que apareció en 1998. Zabelin también es colaborador del libro sobre el 50 aniversario de la publicación del libro de 1972 «Los límites del crecimiento», que se espera que aparezca en el mercado en marzo de 2022.

NOTA: La Parte I de este artículo fue publicada en la edición del 26.12.2021.

Lecciones de la crisis de la URSS

De «Un tiempo para buscar y un tiempo para perder». 1998.

por Sviatoslav Zabelin [1]

————————————————————————————————————

2. El futuro

La explotación de todo tipo de recursos naturales, incluidos los portadores de energía, sigue creciendo. Y el  crecimiento de los recursos financieros sigue superando al crecimiento de la producción, determinado por el juego especulativo sobre la dinámica de la diferencia en los tipos de cambio de las principales monedas del mundo, la distribución de préstamos sin perspectivas de reembolso, etc.

«A mediados y finales de los 80, los mercados globales se vieron afectados por la fiebre financiera. La especulación financiera y cambiaria -llevada a cabo con la ayuda de sistemas de comunicación por computadora-, se convirtió en un juego completamente desconectado de la realidad económica». King A., Schneider B. La primera revolución global. Informe del Club de Roma. Moscú, 1991.

La contaminación ambiental por los desechos humanos sigue aumentando.

«Durante los últimos 20 años, la cantidad de desastres por fenómenos naturales, principalmente vientos huracanados e inundaciones, se ha multiplicado por cuatro, la cantidad de daños materiales causados, ocho veces, y las pérdidas de las compañías de seguros asociadas con estos desastres, 15 veces, y esto es una consecuencia directa de la actividad económica humana ambientalmente mal controlada», – dijo en uno de los informes de los especialistas de «Munich Re», una compañía de seguros alemana.»  Financial News, 21 de julio de 1998.

La complejidad del sistema económico mundial como tal sigue creciendo en relación con las estructuras creadas para gestionarlo por la ONU, el Banco Mundial, la Organización Mundial del Comercio, etc., y más temprano que tarde, todas estas crisis le ocurrirán a la humanidad como «inesperadamente», así como lo descrito anteriormente le sucedió a la población de la URSS. El modelo World-3 predice una crisis de recursos para aproximadamente 2010-2015.

La autodestrucción del sistema soviético se reflejó principalmente en la pérdida de la integridad y coherencia del sistema, el cual fue reemplazado por la suma de materias económicas, sociales, etc., que perdieron casi todo el conjunto de conexiones familiares como las que conocían y practicaban antes. Los ciudadanos han perdido el antiguo apoyo y protección del Estado: del crimen, de las enfermedades, de los elementos, así como de la protección de las pensiones, el pago del servicio público, etc.; al mismo tiempo, los ciudadanos han perdido sus conexiones habituales con amigos y familiares, esparcidos por todo el territorio de la crisis.

Las autoridades estatales, a todos los niveles, han perdido el apoyo de la población, las fuentes de ingresos habituales (tanto impuestos de abajo como subsidios de arriba) y las habituales palancas de control. Las entidades económicas han perdido lazos establecidos con sus «vecinos» a lo largo de la cadena tecnológica, con consumidores familiares, mercados de venta, fuentes de inversión, pedidos gubernamentales perdidos y terreno perdido en forma de población con capacidad de compra.

Las consecuencias sociales de una caída inesperada en una crisis se muestran más claramente en el ejemplo de Rusia. Escalada de violencia en todos los niveles, desde el doméstico hasta el estatal, la violencia se convierte en la principal palanca de control: el poder de la ley es reemplazado en todas partes por el poder de la fuerza, incluido el poder del dinero, que está ausente en la mayoría de la población.

La pérdida de la ciencia no es tanto un complejo de conocimientos, sino principalmente una herramienta demandada por la sociedad para organizar la vida, interactuar con el medio ambiente, etc., incluso en el campo de la salud y la educación. Interrupción de la producción de alta tecnología e interrupción de la producción de equipos complejos. Interrupción de las comunicaciones, principalmente sistemas para el movimiento físico de materias primas, bienes y personas. La seguridad de las comunicaciones electrónicas resultó depender de la producción o compra de equipos informáticos en el exterior que aseguren su funcionamiento, por lo que también es cuestionable. Desempleo masivo, transición a formas preindustriales de autosuficiencia en alimentos y necesidades básicas, y soporte vital en general. Una fuerte caída en el nivel de vida.

El aumento de la morbilidad y la mortalidad es más notable entre las personas jóvenes y de mediana edad: por estrés, accidentes, conflictos armados y epidemias. Por supuesto, nos gustaría que los países desarrollados, cuyo comportamiento determina en gran medida el momento y la escala de las próximas crisis mundiales, prueben este escenario por sí mismos. Y si no quieren hacer esto, podrán sacar conclusiones. Pero esto es poco probable.

“En otras palabras, una persona desapasionada podría haber notado que, en cierto sentido, el siglo XIX en Occidente todavía está en marcha. En Rusia, terminó; y si digo que terminó en tragedia, es principalmente por el número de víctimas humanas que provocó el cambio social y cronológico. ‘En una tragedia real, no es el héroe el que muere, es el coro el que muere’». Joseph Brodsky. Conferencia Premio Nobel, 1987.

3. Lecciones del colapso soviético

Desde mi punto de vista, es importante que los residentes de los estados postsoviéticos comprendan lo siguiente. En primer lugar, el sistema «URSS» no se quedó atrás, sino que superó al llamado mundo civilizado, convirtiéndose en el primer país industrialmente desarrollado en sobrevivir a la crisis de los límites del crecimiento pronosticada por los expertos del Club de Roma en todos sus diversos aspectos.

Por lo tanto, inicialmente es inútil buscar una salida a la crisis en el pasado o en «Occidente», ya que esto no ha sucedido antes con los países industrializados. Y las civilizaciones que alcanzaron los límites del crecimiento de la explotación de los recursos naturales en etapas anteriores de desarrollo, simplemente desaparecieron de la faz de la Tierra hace mucho tiempo, dejando a sus descendientes solo ruinas pintorescas.

Es por eso que los consejos sinceros y las recetas de los principales economistas occidentales, para su sorpresa y la nuestra, no funcionaron para la ex URSS, incluso si lloras, incluso si te ríes. Y la reactivación económica está retrocediendo y retrocediendo hasta un día incierto pasado mañana.

«La copia ciega por parte de los países en desarrollo del camino que ha tomado la economía occidental no es una estrategia viable, tanto desde el punto de vista de la ecología como por otras razones». King A., Schneider B. La primera revolución global. Informe del Club de Roma. Moscú, 1991.

En segundo lugar, todos los factores y causas que llevaron a la crisis de la URSS están presentes y activos en el sistema económico global. La crisis de la URSS se malinterpreta como la derrota de uno de los sistemas de gestión (Socialismo) en competencia con otro sistema de gestión (Capitalismo), y no como la derrota de la forma en que se gestiona la naturaleza (incluido el uso de recursos humanos) inherente a nuestra civilización.

Por lo tanto, la crisis sistémica global de ‘los límites del crecimiento’ debe ser considerada un evento inevitable en el futuro cercano, para lo cual se debe estar preparado y así minimizar el sufrimiento y las pérdidas. No hay razón para esperar una prosperidad económica universal en el siglo XXI. Este siglo no será menos difícil que el XX. Y depende solo de nosotros lo difícil que sea.

En tercer lugar, la población de los Estados postsoviéticos se encuentra objetivamente en una situación ganadora, la que puede o no aprovechar. De hecho, debido a la inversión externa y al comercio exterior de materias primas, el deterioro del nivel de vida no fue tan terrible. Y en la etapa de crecimiento de la economía global anterior a la crisis, el nivel de vida en los países postsoviéticos crecerá o se estabilizará. El nivel intelectual promedio relativamente alto de la población, en principio, le permite comprender lo que sucedió y sacar conclusiones constructivas de ello, es decir, aprender de su propia experiencia, lo que es incomparablemente más fácil que con la de otros.

Los recursos externos e internos, si se desea, se pueden utilizar para crear infraestructura e instalaciones de producción que nos permitan enfrentar la crisis global más preparados (incluso significativamente más preparados) que la propia doméstica nuestra.

Cuarto, en nuestra experiencia, hay muchas fuerzas para las cuales el desarrollo previsto de los eventos en el escenario de crisis es objetivamente aceptable e incluso favorable. Casi todas estas son estructuras del crimen organizado. Quizás con la excepción de la mafia de la droga, cuyas ganancias son directamente proporcionales al rigor de las prohibiciones sobre la producción y el consumo de drogas.

Estos son fabricantes de armas de campo de batalla de baja tecnología, cuya demanda crecerá. Se trata de cualquier estructura organizada y grupos enfocados en establecer un control autoritario sobre la población, incluidas algunas asociaciones que se autodenominan «verdes». Esto también debe ser recordado por nosotros y también por otros.

En quinto lugar, si nos fijamos en los últimos quince o veinte años de crisis, tenemos todas las razones para decir que la próxima ola de crisis puede superarse si la mayoría de la población está consciente de las razones de la crisis. Así, los ciudadanos socialmente activos entenderán que dado el pasado, se puede llegar a una crisis armados con nuevas conexiones, nuevas relaciones, que ayudarán a superarla, preservando lo mejor de nuestra civilización.

No es necesario hacer milagros para esto. Los elementos del constructor a partir del cual se levante una nueva civilización están esparcidos por el suelo: solo hay que agacharse para recogerlos, solo hay que unir, tender la mano unos a otros, para juntar estos elementos.

Si todos nos adaptamos, es posible que no nos demos cuenta de cómo las olas de la historia se llevarán los errores y las equivocaciones, la suciedad y el orgullo de nuestro mundo, ya que en una cierta mañana nos encontraremos del otro lado.

Fuente: [*] 13.13.2021, del  blog  de Ugo Bardi “The Seneca Effect”, con autorización del autor.

REFERENCIAS

[1] https://en.wikipedia.org/wiki/Dmitry_Orlov_(writer)

[2] https://en.wikipedia.org/wiki/Sviatoslav_Zabelin

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl