La Ciencia , El conocimiento y la Sabiduría merecen y necesitan mas recursos económicos que las F.F.A.A.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

MONOPOLIO DE LOS LIBROS DE TEXTOS GRATUITOS EN LA EDUCACIÓN MEXICANA

Jonathan Marcial Mendoza

Licenciado en Derecho con Especialidad en Formación Docente

Desde México.

Los libros de texto gratuitos (LTG) constituye el instrumento perfecto para que el Sistema Educativo Mexicano (SEM) pueda fomentar su ideología contenida en  el artículo 3° de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. El Estado mexicano, a través de la Secretaría de Educación Pública (SEP), ha dictado qué, en qué y con que leer, como una manera de educarnos conforme a la ideología del precepto constitucional, más las legislaciones secundarias en materia educativa a través de los LTG.

Antes de la reforma educativa del 2013, los LTG no estaban reconocidos con rango constitucional; ahora  existe la obligación de proporcionarlos a todos los estudiantes del SEM (especialmente al nivel básico), tal como el artículo 3° constitucional, tercer párrafo, lo menciona: “El Estado garantizará la calidad en la educación obligatoria de manera que los materiales y métodos educativos, la organización escolar, la infraestructura educativa y la idoneidad de los docentes y los directivos garanticen el máximo logro de aprendizaje de los educandos”.

La Ley General de Educación precisa en tres artículos de manera muy categórica sobre los LTG:

  1. el artículo 12, en el hay dos fracciones de gran relevancia que establece facultades a la autoridad educativa federal en elaboración y actualizar los libros de texto previo procedimiento pedagógico junto con el autorizar que éstos sean utilizados en las escuelas públicas;
  2. en el numeral 19 exige responsabilidad a las autoridades educativas locales (estatal y municipal) en la distribución oportuna de los libros de texto a todos los matriculados en cada ciclo escolar y;
  3. el artículo 75, fracción IV, establece la sanción al docente si no utiliza los libros de texto autorizados con sus alumnos.

A interpretación de los tres artículos mencionados, el Estado mexicano promueve la distribución de los LTG (donde han seleccionado los conocimientos que el alumno debe poseer para desarrollarlos en el ámbito laboral) como una especie de ideología, en  donde el estudiante acepta los temas expuestos en clases y al profesor le es ilícito querer emplear otro recurso didáctico diferente si no son las autorizados por la SEP, con la amenaza de ser sancionado por innovar otro enfoque pedagógico que no sea el del SEM.

Un aspecto demasiado irónico, es que la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal, no  hace mención sobre la facultad de producir y distribuir libros de textos por parte de la SEP en las treinta y un atribuciones que enlista en el artículo 38. No obstante, jurídicamente hablando, existe un vacío jurídico, traducido esto, cuando el sistema jurídico no comprende ni la norma que prohíbe un cierto comportamiento especifico, ni la norma que lo permite. Aun cuando la ley en comento no lo regula simplemente deja carta abierta de un reconocimiento tácito siempre y cuando no violente los pilares ideológicos del artículo 3° constitucional.

Dentro de las sub-dependencias de la SEP que  le da competencia exclusiva de los LTG para su elaboración, producción y distribución en toda la República Mexicana para dar cabal cumplimiento a la disposiciones de la LGE donde si obliga a realizar esas funciones y nos referimos a la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos (Conaliget) como organismo público descentralizado de la SEP cuyo papel principal, como su nombre lo indica, es la producción y distribución de los libros de texto en forma gratuita a todos los matriculados en el SEM de cada ciclo escolar (enfocándose principalmente a preescolar, primaria y secundaria). Es el único organismo a nivel mundial, hasta este momento, que el Estado mexicano se ha adjudicado como propia de realizar esa función desde 1959. Dando a entender que cualquier casa editorial, salvo los convenios para nivel secundaria, con las mismas atribuciones que la Conaliget de crear material didáctico específicamente en el nivel básico porque la LGE lo prohíbe expresamente y es motivo de sanción administrativa.

Por lo tanto, ha quedado claro que lo que existe en  la educación mexicana, es que no quiere que desarrollemos nuestras habilidades y destrezas a partir del enfoque constructivista a nuestro antojo, lo que quiere el SEM es que acumulemos información, previamente seleccionada y autorizada, para ser útiles a favor de la Patria. Y si lo permitiría, que sería imposible, solamente es dentro de la legislación educativa junto con los reglamentos internos donde se alcance la educación de calidad como el Estado mexicano así lo plantea en su normatividad aplicable dentro de los LTG.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

2 Comentarios en MONOPOLIO DE LOS LIBROS DE TEXTOS GRATUITOS EN LA EDUCACIÓN MEXICANA

  1. Jonathan, en relación a lo que señalas obre la distribución de textos escolares a los estudiantes mexicanos es una práctica que se da en varios países, incluyendo Chile, donde las políticas y directrices sobre que contenidos abordar y que se ven plasmados en los textos escolares es definida por el mismo Estado en el Ministerio de Educación. De este modo, me refiero a un Estado que regula, vigila y castiga (sanciona), si no se abordan los contenidos que Ministerio definió como contenidos y aprendizajes esperados en las escuelas y liceo públicos, así como en los colegios particulares subvencionados, por nombrar algunos.

    Por otro lado, el constructivismo a ultranza es malo, ya que no entrega bases sólidas a los estudiantes desde donde comenzar ellos a construir su propio conocimiento, primero se debe generar y trasmitir el conocimiento a los estudiantes. Por ello, considero que una clase o las clases en general, deben tener un espacio conductista y luego espacios constructivistas, donde los estudiantes descubran y construyan su conocimiento.
    Saludos

    • Hola amigo: como siempre son muy atinados tus puntos de vista. El caso mexicano es interesante aun cuando existe una Reforma Educativa. Pronto expondré otros ejemplos. Saludos,

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl