La defensa del Medio Ambiente... Es compromiso con la vida!
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

MUJER

Desde Madrid

Desde antiguo, a la mujer se le discriminó, se le marginó y se le asignó un papel secundario en la sociedad. Relegada a objeto de reproducción, se le negó cualquier presencia en el desarrollo del conglomerado social.

Afortunadamente, la mujer ha tenido el valor y la fortaleza para luchar por sus derechos. Entereza e inteligencia para conquistar espacios que ya son entendidos como de justicia puesto que en cuestiones de género, somos iguales.

La mujer es madre, es esposa, es amiga. Es sostén de la familia y de la sociedad. Es capaz de cumplir más roles de los que se le suponía en la ancestral ignorancia y que ha desmoronado con paciencia, con hechos, con realidades.

La madre, la que nos da la vida y que nos protege, es capaz también de orientarnos, de darnos luces para enfrentar esa vida con acierto. Además de protectora, nos indica el camino a seguir para nuestra evolución. Es capaz de salir a buscar sustento, sin dejar de preocuparse porque las condiciones de nuestro entorno sean siempre las óptimas.

La esposa es la compañera de nuestras ilusiones. Es la depositaria de nuestro amor y es la que nos lo devuelve con creces. Multiplica nuestros anhelos y se esfuerza en que se conviertan en realidad. Ella es el hombro que nos cobija en la desazón y la tristeza.

La amiga es la consejera permanente, silenciosa, desinteresada y leal. Está para las buenas y las malas. Es la que aporta ideas cuando nos faltan, y la que nos impulsa cuando las fuerzas flaquean. Y sabe reír cuando también reímos.

La mujer es el apoyo para el futuro. Es punto de partida para toda iniciativa y motor para la generación de otras nuevas.

Por tantas razones, ¿cómo entender la mediocridad de los agresores?, ¿cómo soportar al ignorante que en la privacidad de los hogares, impone fuerza en vez de razones?

Recuerdo haber escrito alguna vez que a la mujer no se le agrede ni con el pétalo de una rosa. Y lo sostengo, porque no hay derecho para ello. Porque somos iguales y debemos reconocer los espacios similares que nos corresponden. Debemos reconocer la importancia de la mujer en la sociedad moderna, que ha alcanzado su nivel gracias, justamente, a su aporte inteligente y callado.

Mujer ha sido mi propia madre, por lo tanto el respeto fundamental y básico para quien me dio la vida, me concibió para materializar anhelos compartidos con mi padre. Fue la generosa que me formó en su vientre, que me entregó como base sus propios sentimientos y que se desveló cuidándome de la enfermedad rebelde en la niñez.

Mujer fue la esposa que proyectó mi propia vida materializando amores, dándome hijos que son mi orgullo. Fue la que me acompañó en los avatares que me proporcionó la vida, compartiendo conmigo parajes distintos y costumbre disímiles.

Mujer es la que me acompaña hoy en mi madurez tranquila. La que me consuela en las distancias de los afectos y que me proyecta en los futuros de espíritus bellos. Es compañera de sueños veteranos, reverdecidos con ideas nuevasDesde Madrid Desde antiguo, a la mujer se le discriminó, se le marginó y se le asignó un papel secundario en la sociedad. Relegada a objeto de reproducción, se le negó cualquier presencia en el desarrollo del conglomerado social. Afortunadamente, la mujer ha tenido el valor y la fortaleza para luchar por sus derechos. Entereza e inteligencia para conquistar espacios que ya son entendidos como de justicia puesto que en cuestiones de género, somos iguales. La mujer es madre, es esposa, es amiga. Es sostén de la familia y de la sociedad. Es capaz de cumplir más roles de los que se le suponía en la ancestral ignorancia y que ha desmoronado con paciencia, con hechos, con realidades. La madre, la que nos da la vida y que nos protege, es capaz también de orientarnos, de darnos luces para enfrentar esa vida con acierto. Además de protectora, nos indica el camino a seguir para nuestra evolución. Es capaz de salir a buscar sustento, sin dejar de preocuparse porque las condiciones de nuestro entorno sean siempre las óptimas. La esposa es la compañera de nuestras ilusiones. Es la depositaria de nuestro amor y es la que nos lo devuelve con creces. Multiplica nuestros anhelos y se esfuerza en que se conviertan en realidad. Ella es el hombro que nos cobija en la desazón y la tristeza. La amiga es la consejera permanente, silenciosa, desinteresada y leal. Está para las buenas y las malas. Es la que aporta ideas cuando nos faltan, y la que nos impulsa cuando las fuerzas flaquean. Y sabe reír cuando también reímos. La mujer es el apoyo para el futuro. Es punto de partida para toda iniciativa y motor para la generación de otras nuevas. Por tantas razones, ¿cómo entender la mediocridad de los agresores?, ¿cómo soportar al ignorante que en la privacidad de los hogares, impone fuerza en vez de razones? Recuerdo haber escrito alguna vez que a la mujer no se le agrede ni con el pétalo de una rosa. Y lo sostengo, porque no hay derecho para ello. Porque somos iguales y debemos reconocer los espacios similares que nos corresponden. Debemos reconocer la importancia de la mujer en la sociedad moderna, que ha alcanzado su nivel gracias, justamente, a su aporte inteligente y callado. Mujer ha sido mi propia madre, por lo tanto el respeto fundamental y básico para quien me dio la vida, me concibió para materializar anhelos compartidos con mi padre. Fue la generosa que me formó en su vientre, que me entregó como base sus propios sentimientos y que se desveló cuidándome de la enfermedad rebelde en la niñez. Mujer fue la esposa que proyectó mi propia vida materializando amores, dándome hijos que son mi orgullo. Fue la que me acompañó en los avatares que me proporcionó la vida, compartiendo conmigo parajes distintos y costumbre disímiles. Mujer es la que me acompaña hoy en mi madurez tranquila. La que me consuela en las distancias de los afectos y que me proyecta en los futuros de espíritus bellos. Es compañera de sueños veteranos, reverdecidos con ideas nuevas. Es protagonista de pasiones elementales, convertidas en monumentos nunca soñados. Mujer es la que hoy ocupa nuestros pensamientos en todo el mundo, pero que debiera ser protagonista cotidianamente. Fuente de figura: https://www.excelsior.com.mx/global/2018/03/08/887960#imagen-2. Es protagonista de pasiones elementales, convertidas en monumentos nunca soñados.

Mujer es la que hoy ocupa nuestros pensamientos en todo el mundo, pero que debiera ser protagonista cotidianamente.

Fuente de figura: https://www.excelsior.com.mx/global/2018/03/08/887960#imagen-2

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

2 Comentarios en MUJER

  1. Sensato, sobrio, ilustrativo artículo, un tema que dá para mucho!

    Felicitaciones al autor.

  2. Contundente resumen de un análisis histórico del rol de la mujer en la historia. Pero además es un sentido homenaje a las virtudes y capacidades de la mujer.
    Gracias desde Concepción Chile para Miguel Angel.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl