La Solidaridad no es "flor de un día", tampoco un "remedio" de pandemia... La SOLIDARIDAD verdadera nace de lo más profundo de la inteligencia y bondad humana y, es una conducta permanente.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Pandemia: La historia de un virus llamado Corona (Parte I)

ALGO SE DEBE HABER APRENDIDO

“Pero la cosa no puede ser necesariamente así”, se pregunta el pequeño virus. El esperaba que su presencia y sus masivos contagios a nivel mundial provocaran más de alguna duda y aprendizaje en nuestras sociedades. Luego de lo ocurrido con la pandemia, nadie podría dudar ahora de la importancia  que debe tener la salud pública, la necesidad de fortalecerla, entregarle más recursos humanos y financieros. El deber de terminar con el lucro de las clínicas privadas, las Isapres, la colusión de las cadenas farmacéuticas, el libre precio de los medicamentos y de la salud entendida como un negocio. Entender que lo más importante es la vida y la salud de los seres queridos.

Hoy día, luego de su paso por esta tierra, nadie debería dudar de la importancia del agua, vital elemento para la vida y la sanidad del ser humano. Por tanto, que el agua no puede estar privatizada en manos de unos pocos y que debe ser un recurso nacional para todos.

El virus esperaría que luego de esta traumática experiencia dejada tras su visita, se reafirmara la importancia de los abuelos, la necesidad de quererlos y cuidarlos. Que no se puede pensar en una sociedad carente de un buen sistema de previsión social solidario que permita tener justas y dignas pensiones para los viejos. Por eso se debe terminar hoy definitivamente el injusto sistema de las AFP.

Del mismo modo, luego de lo ocurrido con esta pandemia, el virus esperaría que en esta sociedad no pueden continuar existiendo los salarios de hambre, el trabajo precario e informal para un elevado número de trabajadores y trabajadoras. La sociedad debe garantizar desde ahora un ingreso básico familiar digno para todos y rebajas en los actuales valores de los servicios de utilidad pública.

La reclusión y las cuarentenas de esta crisis, demostraron que se puede vivir comprando exclusivamente lo que uno necesita, que la vida es más simple. Que la felicidad no se da en esa locura de comprar, consumir y endeudarse. Que muchas veces, el pequeño almacén de la esquina puede ser suficiente para abastecerse.  La permanencia obligada en las casas, enseñó a muchos la importancia de la familia, el aceptarse y aguantarse, el conversar, el escuchar a los hijos, el compartir entre todos la alegría de las pequeñas cosas.

El pequeño virus esperaría que la necesaria lejanía y distancias de este tiempo, enseñaran que el estrechar las manos, mirarse a los ojos, darse un beso, abrazarse y acariciarse son tan necesarios para demostrar el cariño y el amor que tenemos por el otro. Que la sociedad la formamos todos, que no hay que excluir ni discriminar a nadie.

Qué distinto habría sido para todos los chilenos que esta crisis sanitaria provocada por este insignificante virus, los hubiera encontrado teniendo ya resueltas las peticiones económicas y sociales del pueblo expresadas masivamente a partir de octubre del año pasado. Habría encontrado una sociedad en mejores condiciones, de pie y más fortalecida.

“Más vale tarde que nunca. Si no fue ayer tendrá que ser mañana”, reflexiona el pequeño virus instalado en unas gradas de piedra al pie de un monumento ecuestre en medio de una plaza. “A continuar luchando hasta que la dignidad se haga costumbre”, dice mientras se monta sobre un perro negro que ha llegado al lugar para avisarle que tenga cuidado porque los pacos han llenado un guanaco con agua con jabón.  Ambos cruzan la plaza y se alejan por el costado de un edificio. Ya está por levantarse el toque de queda y comienza a amanecer.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl