«La ciudadanía tiene el deber y el derecho de cuidar la democracia, salir al paso de cualquier posibilidad de extremos que pongan en peligro las libertades públicas. Digamos nó a la amenaza de fascismo en Chile , votar y votar bien, es nuestra responsabilidad.«

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Que Veinte Años No Es Nada

Casi constituyen una moda persistente, los juicios negativos sobre los gobiernos de la Concertación, en cuanto estos no habrían hecho más que continuar con el “modelo” económico neo-liberal impuesto por la dictadura. En el mismo sentido cabe consignar las recurrentes referencias a las limitaciones de la llamada transición, expresadas en la frase “no son 30 pesos sino 30 años”.

Pero, en verdad, no son 30 años sino 20 por cuanto al cabo de las dos décadas el gobierno es asumido por la derecha y a continuación tenemos a la Nueva Mayoría, con el segundo mandato de la Presidenta Bachelet y con la participación del PC en el gobierno, sin vetos ni exclusiones.

Cabe recordar que, adoptando esas críticas de los 20 años, en su primera campaña, Piñera planteó un “gobierno de excelencia y de eficiencia”, que en “20 días harán lo que no se hizo en 20 años”. Entre lo que harían estaba planteado : rebajar impuestos a las utilidades de las empresas a fin de estimular la inversión; otorgar mayores grados de flexibilidad laboral; reducir o eliminar las indemnizaciones para  favorecer la contratación de mano de obra; privatizar activos públicos, en especial Codelco; flexibilizar los marcos regulatorios para facilitar el emprendimiento; reducir el aparato estatal, entre otras medidas.

Sin perjuicio de que en 24 años, de Concertación y Nueva Mayoría, ciertas medidas reformistas no se hicieron, se hicieron mal o no se quisieron hacer, y que existieron y existen tendencias que no quieren ir muy lejos y otros que no supieron adoptar tales o cuales medidas, sostener que se continuó con la herencia dictatorial es desvalorizar lo avanzado en la democratización del país, desconocer hechos concretos y/o desconsiderar las cifras económicas y condiciones de vida de las mayorías al cabo de los 17 años de dictadura.

Así, si la Concertación hubiera aplicado el mismo “modelo”, tendríamos que los datos estadísticos de los 17 años de dictadura del gran capital deberían ser similares. Sin embargo, son todos alrededor de un 50% menores que a los 20 años concertacionistas. Y en otras áreas (como infraestructura) la diferencia alcanza al 100%.

Entre otros datos que, precisamente, se corresponden con los intereses de las mayorías tenemos que el desempleo en dictadura alcanzó un promedio de 17,1%, en Concertación se redujo al 8,1% ; el índice de pobreza en dictadura llegó al 38,8%, en Concertación se redujo al 13,7%. Los servicios públicos fueron desmantelados durante la dictadura, en Concertación la inversión estatal se incrementó en 350 veces; en salud la dictadura invirtió 7 millones de dólares, durante la Concertación se invirtieron 307 millones.

Cabría reflexionar en cómo sería la situación si el empleo estuviera en dos dígitos, qué dificultades tendría la gente común sin metro ni carreteras, sin un mejoramiento parcial de los servicios públicos medidos respecto de la dictadura. Sin duda que considerando nada más que eso estaríamos con un índice de pobreza similar al que heredamos.

En 1988, una clara mayoría nacional abrió paso al proceso de democratización del país e impidió la continuación de la dictadura por otros ocho años. Desde allí, todo avance democratizador se ha realizado con la oposición de las mismas fuerzas que tras sus minoritarios intereses concibieron, organizaron, instalaron, integraron y respaldaron el accionar de la dictadura oligárquica durante diecisiete años.

En ese contexto, la Concertación condujo el avance democrático conforme a la correlación de fuerzas existente en aquellas circunstancias y en cómo se fue desarrollando esa correlación. En toda evaluación de la correlación de fuerzas, el punto de partida (que muchas veces se olvida o se pone en lugar secundario) es el estado de las fuerzas propias. A partir de allí es que corresponde examinar los otros factores y formular las políticas y metas pertinentes.

Sin ir más lejos fue planteado investigar y hacer justicia “en la medida de lo posible”, obviamente que lo “posible” estaba medido por la correlación de fuerzas. Es así que habrían de producirse tensiones con las FF.AA., en especial, el Ejército, lo que dio pie para “boinazos” y “ejercicios de enlace”. Estas situaciones, incluso, pudieron ser alentadas por la derecha en cuanto freno y obstáculo al cumplimiento del Programa de Gobierno.

Estas tensiones, durante el transcurso del período presidencial, constituían, a lo menos, un factor de entrabamiento al accionar del gobierno y, por tanto, en un elemento funcional a la estrategia de desgaste en que estaba explícitamente empeñada la derecha.

Para los críticos al desempeño conciertacionista pareciera que todo el asunto es una cuestión testimonial y no tienen para nada en cuenta la cuestión de la correlación de fuerzas.

A este respecto, cabría recordar que, plebiscito mediante, el pueblo uruguayo decidió dar vuelta la página. Que el Pacto de la Moncloa cerró la posibilidad de investigar los crimenes del franquismo. Que en Argentina se abren los procesos de investigación solo luego de la derrota de sus FF.AA. en Las Malvinas. La derrota militar del fascismo permitió a los partisanos ejecutar a Mussolini y la bancarrota nazi permitió sentar en el banquillo a los responsables, en el juicio de Nuremberg.

Nosotros no alcanzamos fuerzas como para precipitar la total bancarrota política y militar del régimen, que es una de las razones principales por lo que el avance democratizador se ha hecho dificultoso. Así y todo no fue poca cosa poner fin al régimen dictatorial al cabo de 17 años, en virtud de una victoria política, ideológica, de masas y electoral.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl