El Conocimiento implica dolor, Este tipo de Dolor...Fortalece el Espíritu !!!
(Comente, y razone nuestros artículos con sus autores...luego, comparta-los.)
Actualmente nos leen en:
Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

REFLEXIONES FRENTE A UN CUADRO

T. Rojas

Desde París.

T. Rojas desde París

El Louvre hace parte de una serie de reflexiones que me pidieron que hiciera desde París . ¿Por qué elegí El Louvre para comenzar éstos escritos? Simplemente porque éste lugar resume lo que representa Francia en el mundo . El Louvre engloba y acoge la cultura en su totalidad. Es un lugar abierto y democrático, muestra toda forma de expresión haciendo de la libertad su lema. Es un espacio donde la pintura, la escultura, la música, el cine , el teatro, la danza, la moda dialogan en un sinfín de matices y en un constante movimiento. El Louvre colabora con su “saber hacer” y se instala, ­ en tiempos frágiles políticamente, ­ en otros lugares como en Abu Dhabi. La arquitectura de éste nuevo Louvre respeta y valora la geografía del lugar. El arquitecto Jean Nouvel dice que su proyecto traduce “el deseo de crear un museo universal, en equilibrio entre la arena del desierto y el mar” El Louvre se instaló también en Lens, otra ciudad de Francia .

Estamos viviendo tiempos oscuros; violencia e incomprensión entre los pueblos, entre culturas.

¿Incomprensión? Obviamente, pero no totalmente. En efecto, somos testigos de la solidaridad que todavía puede permanecer. Se trata de una colaboración original y excepcional entre dos museos, cosa que nunca se hizo anteriormente. Los museos son los conocidos Louvre (en París), y Rijksmuseum (Amsterdam), que compraron dos retratos realizados por Rembrandt. Imposible quedarse indiferente frente a tal acto, ya que el impacto simbólico es todo salvo insignificante.

Dos retratos: Maerten Soolmans y Oopjen Coppit, realizados en 1634 en plena juventud de Rembrandt (1606-1669). Obras que atraen la atención ya que son los únicos retratos en tamaño real que se conocen del artista.

En 1877, un consorcio de la familia Rothschild, que preside el Barón Gustave de Rothschild, adquiere sesenta y ocho pinturas de la colección van Loo entre las cuales, los dos retratos.

Llegan a Francia y casi nunca se pudieron ver ya que pertenecían a una colección privada. En 2014, la familia Rothschild decide vender los cuadros. Un acuerdo franco-neerlandés permite que entren en dos colecciones públicas: la del Louvre y la del Rijksmuseum. Los cuadros no podrán ser separados y serán solamente expuestos en estos dos museos.

Ver esas misteriosas maravillas es un privilegio para el espíritu. Hay que prepararse. Ignorar por un momento otras bellezas que rodean el camino, la Gran Galería, hasta llegar a la sala número trece del ala Denon, donde nos esperan calmadamente los esposos Soolmans.

Emocionante es la realidad de los personajes: nos miran con indulgencia ante tanta curiosidad del nuestra parte y la primera pregunta es ¿por qué Rembrandt los retrató separadamente , cuando todo dice lo contrario? Todo los une: la elegante actitud del uno hacia el otro : el avanza su guante hacia su esposa, ella da un paso hacia él y la cortina más el suelo los une en un idéntico lugar.

En esa época, los retratos hechos de esa manera eran corrientes, sobretodo para miembros de familia real o de nobleza. Ver todo el cuerpo permitía exponer varias cosas como la riqueza y el poder, a través de la habilidad del artista. Allí, podemos claramente hablar de habilidad: nos embrujamos con los detalles. El rostro de él es alegre y juvenil mientras que el de su esposa refleja quizás una tierna melancolía ¿debido a su embarazo? Los detalles que evocamos se encuentran en el festival de encajes de una infinita complejidad y delicadeza, tocando la perfección cuando observamos los zapatos. Apenas detenemos nuestros dedos de la superficie de los cuadros, ya que el raso y la seda negra son de un refinamiento tal que nos hacen dudar y querer averiguar si se trata solamente de una pintura. Admiramos en silencio el abanico de ella, su mano que sujeta el vestido suavemente y el sobrio negro de los elegantes de aquella época.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

3 Comentarios en REFLEXIONES FRENTE A UN CUADRO

  1. Lindo, Hermoso…calificativos ínfimos, pálidos, para tan memorable relato para tan nítida descripción.
    Sólido trabajo de profesional!
    Felicitarla es muy pobre, no sé que decirle.

  2. Hola,
    Qué bello su artículo sobre estos cuadros, su forma de introducirnos y aproximarnos a ellos, parece que se estuviera allí. Nos ayuda a ver esos detalles, que para quienes no somos tan cercanos a la pintura pueden pasar desapercibidos, y que son parte de la riqueza de la obra. Me llevó a detenerme para observar la distinta y graciosa belleza de los zapatos, y cómo combinan con el resto de los encajes del traje; a sentir el deseo de tocar el misterioso y negro satín del vestido, e imaginar bajo la yema el fino relieve de la tela. Y apreciar, sí, la tierna suavidad en el rostro de ella; y la maestría del pintor para representar tantos múltiples detalles, que también nos hablan de una época tan distinta.
    Gracias por traernos desde París la belleza de estos cuadros, y hacernos también apreciar la decisión colaboradora de estos museos para exhibirlos. Gracias..!

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl