«Enseñar, es enseñar a dudar» Eduardo Galeano

 

 

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Robert Owen: un visionario empresario galés (Parte I)

Carlos Bonifetti Dietert

Ingeniero C. Mecánico UdeC. Ambientalista.
“Robert Owen (1771 – 1858) fue un empresario, filántropo y teórico socialista galés, que llevó a la práctica sus ideas reformistas primero en su fábrica de New Lanark, Escocia, y luego en las «colonias» de New Harmony, que fundó en 1825 en Estados Unidos, y de Harmony Hall, fundada en 1839 en Gran Bretaña”
Fuente: Wikipedia

Robert Owen nació el 14 de mayo de 1771, en Newtown, un pequeño pueblo comercial, en Gales. Su padre era el talabartero y ferretero local, y Robert fue el sexto de sus siete hijos, dos de los cuales murieron jóvenes. [1]

Fue un niño brillante, bueno para la música y los deportes, y a la edad de siete años aprendió tanto como lo que el maestro, William Thickens, podía enseñarle. Leía con avidez, y como hijo de uno de los líderes ciudadanos de Newtown, tenía acceso a las bibliotecas del clérigo, del médico y del abogado de la localidad. Después de dos años de trabajar como ayudante de Mr. Thickens, dejó la escuela y trabajó como dependiente en una tienda de paños y abarrotes, contigua a su casa.

En 1781, a la edad de 10 años, partió hacia Londres, donde uno de sus hermanos mayores era talabartero. Después de un corto tiempo, fue aprendiz del Sr. McGuffogs, un pañero escocés en Stamford, Lincolnshire. Allí recibió un buen entrenamiento en negocios, encontró un hogar cómodo y hospitalario, y fue tratado por el Sr. Guffogs sin hijos, casi como un hijo.

Nuevamente encontró un buen lugar para estudiar, ya que su empleador tenía una buena biblioteca; permaneció tres años en Stamford. Después de un período en una concurrida tienda de cortinas de Londres, le ofrecieron un puesto en la tienda mayorista de cortinas Sutterfield, en Manchester donde permaneció hasta los 18 años de edad.

Estas experiencias tempranas lo dejaron capacitado para una pulcra teneduría de libros y con conocimientos en varias ramas, tanto del mercado mayorista como del minorista. Fue también un excelente analista de telas y textiles.

El joven empresario

Mientras estaba en Satterfield, conoció a un joven mecánico llamado Ernest Jones. Después de haber pedido prestadas 100 libras esterlinas a su hermano mayor, Owen inició su primera sociedad comercial con Jones, fabricando «mulas» giratorias. Se trataba de máquinas de hilar algodón, inventadas por Samuel Crompton, que combinaban las mejores características de la estructura hidráulica de Arkwrigth y la hiladora Jenny de Hargreaves.

El negocio duró sólo unos meses y con su parte (tres “mulas” y alguna otra maquinaria) se embarcó en una nueva empresa de hilado con dos jóvenes escoceses, McDonnell y Kennedy. Pronto obtuvo ganancias de unas 6 libras por semana.

Después de aproximadamente un año, vio un anuncio para el puesto de gerente de la Fábrica Textil de Mr. Peter Drinkwater, en Manchester. Solicitó el trabajo y pidió audazmente un salario de 100 libras esterlinas al año, diciendo que no podía aceptar menos porque ya lo ganaba en su propio negocio. Habiendo demostrado esto a satisfacción de Mr. Drinkwater y habiendo proporcionado referencias de sus empleadores anteriores, se le asignó el trabajo al joven Robert Owen. Antes de cumplir los veinte años, se encontraba a cargo de 500 trabajadores y responsable de toda la empresa, desde la compra del algodón en bruto hasta su transformación en hilo fino.

El empleo de un simple niño por parte de Mr. Drinkwater para administrar sus fábricas quedó totalmente justificado; Owen tuvo un gran éxito y mejoró la calidad del hilo. Fue el primer fabricante en introducir algodón proveniente de Sea Island, en la costa este de EE UU, que desde entonces se considera el mejor para el hilado fino. Además, mejoró las condiciones de su fuerza laboral, con el convencimiento íntimo que un buen ambiente físico y moral era crucial tanto para los trabajadores como para el éxito industrial. Su reputación comenzó a extenderse más allá de Manchester, ya que demostró un talento administrativo que más tarde se daría a rienda suelta en la fábrica de telas -mucho más grande- de New Lamark, en Escocia.

Robert Owen, que siempre había leído mucho, siguió mostrando un gran interés por una variedad de temas filosóficos y científicos. En 1793 fue elegido miembro de la Sociedad Literaria y Filosófica de Manchester, a la que pertenecían todos los intelectuales de Manchester, y donde se plasmaron las ideas de, entre otros, Rousseau, Bentham, Godwin, Paine, Wollstonecraft y se discutieron y analizaron los filósofos de la Ilustración. Al poco tiempo estaba contribuyendo con artículos a la Sociedad, entre ellos La Conexión entre la Felicidad Universal y la Mecánica Práctica y El Origen de las Opiniones con Miras a la Mejora de las Virtudes Sociales.

También se convirtió en miembro del comité de la Junta de Salud de Manchester, que fue formada por el Dr. Thomas Percival para promover mejoras en la salud y las condiciones laborales de los trabajadores de las fábricas. [1]

Fábrica textil de New Lanark, Escocia

(La Parte II de este artículo se publicará en la edición de LVC del 14.07.2)

CBD

06/07/2024

Fuente de figuras:

Superior: https://www.newlanark.org/introducing-robert-owen

Inferior:https://www.aboutbritain.com/images/attraction/new-lanark-river-clyde-view-7218.jpg

Referencia:

[1] The Story of Robert Owen, Una Breve Guía de su Vida y Trabajo. Publicada por New Lanark Trust.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl