El desarrollo de la nación debe estar presidido por el respeto al Medio Ambiente.
Actualmente nos leen en: Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Rusia, Australia, Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

TESTIGO 1973

A propósito de un “Testigo 1973”

Los relatos y testimonios de vida de lo ocurrido el 11 de septiembre de 1973 y días posteriores, instituyen una importante fuente histórica para desentrañar aquellos episodios que la documentación oficial, la prensa y revistas del periodo omiten o simplemente no dan cuenta, ya sea por la censura, autocensura o condescendencia con lo que ocurría. De ahí que la historia oral, entrevistas y memorias, así como las historias de vida llevabas al papel, constituye un significativo aporte para el desarrollo de una mejor y más completa historia y memoria reciente de Chile.

Es precisamente aquello lo que podemos encontrar en el libro intitulado “Testimonio 1973” (San Pablo, 2017, 271 páginas) de Hernán Enríquez Rozas. Este sacerdote, marcado por una intensa actividad juvenil en la década de los 80 y con un pasado estudiantil vinculado a la filosofía en la Universidad de Concepción, hoy nos trae a través de este libro centrado en una mirada personal de lo que a él y su familia le correspondió ver y enfrentar producto del golpe de militar de 1973. El relato de Enríquez da cuenta de cómo una madre (su madre) busca desesperadamente a su marido e hijo (padre y hermano de Hernán), quienes han sido detenidos por la dictadura. Ese testimonio personal, es al mismo tiempo el relato de lo ocurrido con otras familias chilenas, las cuales fueron víctimas de la represión.

Uno de los aspectos que más destacan en el trabajo de Enríquez es la utilización de cartas (entre su mamá y papá), las cuales dan cuerpo al trabajo del autor. Pero no es solamente aquello, en este trabajo se puede encontrar un aspectos fundamental para ir reconstruyendo un pasado marcado por el dolor, la angustia y desesperanza, se trata del valor de la memoria, la memoria de un niño que fue testigo de lo ocurrido aquel 11 de septiembre. Es ahí uno de los aspectos más relevantes del trabajo. La memoria individual convertida en recuerdo y evocación van concatenando una serie de episodios que están cruzados por una compleja experiencia  familiar.

Si la memoria es importante, no es menor la carga subjetiva que contiene el relato. Es una subjetividad provista de emociones, sentimientos y pasiones. Se podría decir que esta subjetividad impide, bloquea o distorsiona un relato objetivo, ecuánime, equilibrado, imparcial o serio, pero es todo lo contrario, precisamente es esa subjetividad que permite que la memoria pueda exteriorizar los miedos, angustias, temores y esperanzas.

La historia requiere y necesita de esa subjetividad. Los relatos, testimonios y experiencias de vida no son manifestaciones neutras, amorfas o vagas, pensar aquello es caer en una mirada desapasionada de las cosas, es asumir que la historia se construye solo desde la imparcialidad o la frialdad de las fuentes. Por eso es tan importante este libro, que es un buen aliciente para que surjan otros testigos y testimonios de 1973 y los difíciles años de la dictadura cívico-militar.

La tarea de nuestros alumnos y jóvenes es dialogar con su abuelos, tíos, padres y madres de lo que fue esta traumática experiencia. Narrar, contar, exteriorizar lo ocurrido es un buen ejercicio, no solo de memoria, sino de catarsis y reconciliación. Por eso, en la semana internacional de los detenidos desaparecidos, la lectura de este libro, permite continuar con el invariable compromiso de verdad y justicia para las víctimas de la violación de los derechos humanos en Chile y particularmente de la región del Biobío.

Danny Gonzalo Monsálvez Araneda

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

2 Comentarios en TESTIGO 1973

  1. Profesor, qué importante que personas como usted pongan de relieve…Destacando la importancia de que nuestra memoria colectiva, efectivamente alumbre a nuestras nuevas generaciones respecto de un pedazo de la historia que no hemos sido capaces de revelar e inscribirla en nuestros anales.
    No es posible mirar el futuro , con claridad, si no se tiene en cuenta las vicisitudes del pasado. Ese Rol deberían asumirlo también las Instituciones, qué pasa con las universidades, los colegios profesionales, las instituciones del estado y las ciudadanas?

  2. Muy buen relsto!
    Urgente necesiad de que este país, esta sociedad y su gente se haga cargo de esta parte de la gistoria y la relate a loa jóvenes

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl