Existir es fácil, vivir un tanto más complejo. ...Pero vivir comprometido con un cambio de las injusticias sociales, humanas, económicas y medioambientales, eso sí es difícil, pero realmente valioso, eso es vivir de verdad!!!
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Una amenaza para la astronomía de las próximas décadas

Ronald Mennickent Cid

Astrónomo, Doctor en Física. Ex Director Departamento Astronomía Universidad de Concepción. Director de Investigación y Creación Artística de esta misma casa de estudios.

La empresa SpaceX ha anunciado que planea ubicar hasta 42.000 satélites en órbita terrestre, lo que podría afectar seriamente las observaciones astronómicas. La empresa es propiedad del multimillonario Elon Musk y se especializa en transporte aeroespacial. Su proyecto Starlink está orientado a desarrollar y colocar en órbita una constelación de satélites que proveerán internet de banda ancha con cobertura mundial. Son estos satélites los que amenazan la obscuridad del cielo tan valorada por los astrónomos.

Durante las últimas décadas surgió la alerta del efecto negativo que la luminosidad producida por la actividad humana podría tener sobre el cielo nocturno. Dicha «contaminación lumínica» afecta la obscuridad del cielo, impidiendo su estudio a través de la observación astronómica. Existen ciudades en las cuales las estrellas ya no son visibles, producto del brillo del cielo que refleja la luz de la ciudad. Para controlar este efecto, existen normativas a las luminarias de tal manera que dirijan su luz solamente hacia la tierra. Ante la amenaza de que la ventana de observación del cosmos se cierre definitivamente, la agencia «International Dark-Sky Association» trabaja para proteger los cielos nocturnos para las generaciones presentes y futuras.

Los satélites reflejan la luz solar y se observan desde la tierra como puntos luminosos que surcan el cielo. El problema es que también dejan trazas luminosas en las imágenes obtenidas en los observatorios. Estas imágenes deben tener un tiempo de exposición largo para poder captar las débiles señales de los objetos más obscuros del Universo. Análogamente, el obturador de una cámara fotográfica debe permanecer abierto mucho tiempo para impregnar el detector de señal luminosa, en situaciones de poca luz. La exposición larga aumenta las probabilidades de captar el paso de los satélites artificiales. Más aún, ya que varios detectores modernos están anclados a cámaras de campo amplio, es decir abarcan un gran campo visual, la probabilidad de captar el paso de dichos satélites es aún mayor. La amenaza es grande para el «Large Synoptic Survey Telescope». Este telescopio de 8,4 metros se construirá en Chile y será capaz de examinar todo el cielo nocturno con la cámara digital más grande del mundo a partir del año 2022.

19 satélites de la serie Starlink ya contaminaron observaciones realizadas en Cerro Tololo el año 2019: la astrónoma Clara Martínez escribió en su cuenta de twitter: «¡¡Guau!! ¡¡Estoy en shock!! La gran cantidad de satélites Starlink que cruzó nuestros cielos esta noche en Cerro Tololo.» Luego agregó que el paso de los satélites duró alrededor de 5 minutos. «Más bien deprimente… ! Esto no es genial!», declaró.

Considerando que varias agencias y empresas de EE.UU., Rusia, China y otros países piensan lanzar satélites en el futuro próximo con variados objetivos, el tema no es menor y se convierte en una amenaza a la astronomía de los próximos decenios. La coexistencia entre satélites y observaciones astronómicas es posible, pero demandará de estrategia y trabajo en conjunto.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

1 Comentario en Una amenaza para la astronomía de las próximas décadas

  1. Gracias Profesor, usted siempre genial y entregando conocimiento con generosidad.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl