En esta vida, bien nos vale: Ser humildes para aprender de los demás, sin ser humillado y ser orgulloso de lo que uno es, sin ser arrogante!!!
Actualmente nos leen en: Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

A Cañete, los boletos.

Equipo La Ventana ciudadana

Periodismo ciudadano.

En un país tan centralizado como Chile, es como natural que más del ochenta por ciento de la actividad cultural se concentre en la metrópoli. A regiones y provincias llegan  los saldos que particularmente son incluidos en las programaciones metropolitanas para dar a los eventos un carácter “nacional” lo que permite a sus organizadores acopiar una mayor cantidad de recursos públicos y privados.

Por tal razón, no deja de llamar la atención que en comunas como Cañete, que forma parte de las llamadas “áreas de rezago” del país, broten  flores propias sembradas y regadas gracias al esfuerzo tenaz de personas que han tenido un sueño y han sido capaces de luchar por realizarlo.

Este año 2018, las llamadas “Garcíadas Cañetinas” cumplen quince años de vida azarosa pero ininterumpida.

La denominación del evento a no pocos suena como algo extraño.

Un poco de historia. En 1558, el entonces Gobernador de Chile, don García Hurtado de Mendoza, fundó la ciudad de Cañete. Aunque esas tierras ya habían sido holladas por las huestes conquistadoras del imperio español,  que establecieron casi en el mismo lugar el histórico Fuerte Tucapel, la memoria solo conservaba recuerdos trágicos. Ahí  murieron,  tanto el toqui mapuche Caupolicán, hecho prisionero y ejecutado cruelmente por empalamiento como el capitán extremeño Pedro de Valdivia con cuyo nombre se visten ciudades, barrios y calles de todo el país.  En el reconstruido “fuerte” una placa recuerda el combate de Tucapel. Relata: Estando Valdivia y sus hombres asediados por millares de araucanos, uno de sus soldados angustiado le dijo: “Capitán ¿qué hacemos?”. A lo que éste le respondió: “¿Qué quiere vuesa merced que hagamos sino que peleemos y muramos?”

La historia de Arauco está llena de sangre española y aborigen. Está también plagada de heroísmos y de debilidades, de sacrificios increíbles y de traiciones, de un cruce de pueblos y de culturas y todo ello, todo, constituye parte de nuestro pasado común.

García Hurtado de Mendoza y Manrique nació en Cuenca, España, en 1535. Cuando su padre, Don Andrés, marqués de Cañete, fue designado Virrey del Perú, su hijo, un muchacho joven soberbio e impetuoso, exigió viajar a América con la nueva expedición conquistadora. Desde Lima organizó la más numerosa expedición de la época, se embarcó hasta la Bahía de Concepción y, teniendo conciencia de las rivalidades surgidas en las diezmadas tropas que aún subsistían en la zona, llegó portando su designación como Gobernador de Chile. Don García tenía a la sazón,  ¡21 años!, ejerció su cargo durante cinco años, fundó las ciudades de Cañete y Osorno, retornó a la Patria Madre y volvió al nuevo mundo en 1589 como nuevo Virrey del Perú. Sus hazañas, reales o ficticias, fueron relatadas por Alonso de Ercilla, hombre de sus meznadas, que le acompañó en todas sus aventuras e incursiones hasta Chiloé. Ese es el telón de fondo de la historia.

En 2003, Clímaco Hermosilla Silva,  profesor de francés del Liceo “José de la Cruz Miranda Correa” de Cañete, dio vida a las jornadas denominadas “Garciadas Cañetinas” destinadas a rememorar un trozo importante pero asaz desconocido de la historia nuestra. El profesor Hermosilla, cañetino de nacimiento e historiador de vocación, ha consagrado su esfuerzo a rescatar  el patrimonio histórico de su pueblo. En sus obras “Crónicas”, “Cañete de la Frontera y las fortificaciones de su entorno”, “Nuevas Crónicas” y “Cañete, Crónicas de cinco siglos”, está presente una vivencia cordial de un territorio que ama entrañablemente y cuya existencia  ha transcurrido incesante a partir de una conquista fragorosa, para pasar luego a un tiempo colonial apagado y difuso pero marcado por la mal llamada “pacificación de la Araucanía” y,  más tarde,  por la significativa presencia de grupos inmigrantes venidos desde los países vascos y que encontraron acá  un espacio donde asentarse.

El profesor Hermosilla inaugurará hoy, 22 de enero, las  décimoquintas “Garcíadas Cañetinas”. En su programa, están consideradas conferencias del historiador Javier Soto Becerra, del académico francés Patrick Puigmal y del Premio Nacional de Historia Mario Orellana; una mesa redonda con la participación  de la profesora Luz María Méndez de la Facultad de Historia y Humanidades de la Universidad de Chile; presentaciones de los grupos musicales “Alminar Ensemble” y “Les Carillons”. Las actividades, que consideran la posibilidad de visitas guiadas al Fuerte Tucapel y a la Quebrada de Purén, concluyen el día 25.

A una hora y media de Concepción, llegar hasta allá es muy fácil. La semana se puede cerrar con paseos a los hermosos lagos Lanalhue y Lleu Lleu, con una visita inolvidable al vecino pueblo de Contulmo de marcada tradición germánica, con un recorrido por el Museo Mapuche y por numerosos lugares de exposición de artesanías de pueblos originarios y, por supuesto, con acceso  a una variada gastronomía diferente de alta calidad.

El trabajo del maestro Hermosilla demuestra simplemente que con cariño y esfuerzo todo se puede lograr.

 

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl