La Filosofía y las Ciencias, deben estar presentes en nuestras vidas, sin perder su rigurosidad…hay que usarlas de modo cotidiano.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

A propósito de populismo

El populismo debe ser uno de los conceptos que mayormente se está usando por estos días o en los últimos años, no solamente para designar, calificar a un determinado político, sino también como un instrumento para descalificar o bien caricaturizarlo a otros. De ahí entonces que el concepto de populista conlleve para algunos una connotación negativa o perniciosa; sin embargo, la literatura sobre el tema se ha ido ampliando en los últimos años, lo cual ha permitido separar el análisis histórico de los lugares comunes o la verborrea.

En líneas generales, el populismo en América Latina está relacionado con la crisis de la dominación oligárquica de fines del siglo XIX y comienzos del XX y la crítica a la democracia liberal. Tras la crisis económica del año 1929, emerge el denominado Estado de Compromiso, contexto propicio para el populismo se desarrolle con fuerza, particularmente en Brasil con Getulio Vargas y en Argentina con Juan Domingo Perón, a lo cual también se podía sumar Cárdenas en México.

Finchelstein señala que desde los años 40 en adelante, el populismo tuvo cuatro momentos o expresiones. En primer lugar el populismo clásico, donde destacan los citados Vargas, Perón y a quienes se suma Gaitán en Colombia y Velasco Ibarra en Ecuador. En segundo lugar está el populismo neoliberal des los años noventa, donde es posible situar a Carlos Menem de Argentina, Fernando Collor de Melo de Brasil, Abdala Bucaram de Ecuador y Alberto Fujimori de Perú. En tercer lugar situamos el populismo neoclásico de izquierda entre los cuales destaca Hugo Chávez de Venezuela, Néstor y Cristina Kirchner de Argentina, Rafael Correo de Ecuador y Evo Morales de Bolivia. Finalmente el populismo neoclásico de derecha y extrema derecha, siendo el peronismo de derecha de los años setenta una de sus mayores expresiones.

Lo cierto es que más allá de estas categorías, el populismo comparte ciertos rasgos comunes. Desde ya la presencia de un líder carismático y mesiánico, adhesión a una democracia autoritaria, la idea del anti-pueblo; es decir, los enemigos del pueblo, un discurso nacionalista radical, el líder como la personificación del pueblo, hablar en nombre del pueblo y contra las elites gobernantes, antipatía hacia el pluralismo y la tolerancia política y presentarse como los defensores de la verdadera democracia. En otras palabras, el populismo no tiene domicilio definido, puede ser de izquierda o de derecha.

En consecuencia, más allá de las caricaturas y la utilización política que se pueda hacer del concepto, el populismo como fenómeno social y político debe ser en lo posible caracterizado más que definido y además analizado de acuerdo al contexto histórico en el cual se da.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

1 Comentario en A propósito de populismo

  1. Está claro, gran a´porte el suyo, respecto del origen del término y de los usos hoy día, buena crónica, buen análisis.
    Un cosa debe estar clara, todos los “ismos” son una exageración y una acción tendiente a tergiversar los significados reales, objetivos, cada “ismo” es una desviación…
    En este caso, desviar y tergiversar lo popular que es realmente, bueno, sano, cotidiano y nunca vulgar.
    Lo que se asocia a una acción determinada del pueblo, es popular.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl