El Poder del dinero, no debe ni puede prevalecer ni estar por sobre la ética, los valores ni el bien común.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Brechas en la academia

Sofía Valenzuela Aguila

Doctora en Bio-química. Investigadora Centro de Biotecnología. Universidad de Concepción.

La semana pasada, gracias al impulso de la primera ministra de Islandia, ese país aprobó un proyecto en el cual hombres y mujeres, a igual cargo y responsabilidades, recibirán el mismo sueldo. Será ilegal que exista una brecha salarial entre ambos géneros.

La brecha es transversal, se da en todo ámbito y la academia no está exenta. Si bien, muchas veces no es posible conocer el salario de los colegas, si podemos conocer las jerarquías, que nos dan algunas luces de las diferencias no solo salariales, sino también de reconocimiento entre pares. Actualmente, me atrevería decir que al momento de postular a un cargo en universidades existe igualdad de oportunidad para hombres y mujeres. Sin embargo, aparece el primer sesgo: se contrata a una mujer con menor salario de ingreso comparado con un hombre. A su vez, si un hombre es contratado con bajo salario, sus pares se preocuparán para mejorarlo en el corto plazo, no así en el caso de las mujeres. La brecha se incrementa a medida que continuamos con la carrera académica, las mujeres vamos quedando atrás en salarios y reconocimientos, independiente de los méritos. Podemos publicar, tener proyectos, realizar administración, hacer extensión, obviamente clases y la verdad es que no ascenderemos en igualdad de condiciones que los hombres. ¿La razón?, no hay una sola, pero es una realidad que conozco de cerca y sé que muchas colegas brillantes no son promovidas. A esto sumemos que, en la mayoría de los casos, debemos a su vez asumir las tareas del hogar y cuidado de los niños, o la familia en general.

Otra brecha importante es cómo se considera nuestras propuestas. Existen varios estudios donde se demuestra que cuando una mujer da una opinión propositiva para realizar cambios en los diferentes ámbitos académicos no se considera como líder, a diferencia si un hombre propone los mismos cambios o estrategias sí es visto como un líder.

Pero, no es solo el poco reconocimiento por parte de sus pares, si no que recientemente se ha demostrado, en EEUU (no me sorprenderían que fuera así en Chile), que las académicas son vistas y tratadas de manera diferente por los alumnos, en especial aquellos con buen rendimiento. Nos perciben de manera maternal, por lo que juegan con sentimientos, osan a cuestionarnos más las calificaciones que les otorgamos, tareas que se les asignan y si creen que no hemos sido justas con ellos, nos califican de conflictivas o malas profesoras, incidiendo negativamente en las evaluaciones académicas. Esto mismo no ocurre con los académicos, ya que asumen que lo que les dicen “es ley”.

En vista y considerando estos hechos, las Universidades chilenas están tomando medidas, entre ellas crear comités de Equidad de Género. Si bien, esto es un avance, la gran mayoría de sus medidas se enfoca principalmente a tratar problemas de acoso sexual. De lado, por ahora, queda el acoso laboral o implementar medidas serias para eliminar la brecha salarial. Si piensan que estos son solo “mitos”, podríamos copiar lo que autorizó recientemente Alemania, que las mujeres tengamos acceso a conocer los salarios de nuestros pares, para saber que estamos recibiendo los mismos salarios a igual trabajo y méritos.

En Chile, hay actualmente solo dos rectoras, en las universidades de O´Higgins y de Aysén, y no electas, sino nominadas por la presidenta. Mónica Jiménez ha sido la única rectora electa, en la Universidad Católica de Temuco, antes de ser ministra de educación. No abogo a que seamos reconocidas u ostentar cargos como el de rectora, solo por el hecho de ser mujer, sino porque estamos en el sXXI y desde múltiples ámbitos del conocimiento se reconoce que las mujeres tenemos tanto mérito, talento y capacidades como los hombres. No hay justificación alguna para tales diferencias.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl