La Solidaridad no es "flor de un día", tampoco un "remedio" de pandemia... La SOLIDARIDAD verdadera nace de lo más profundo de la inteligencia y bondad humana y, es una conducta permanente.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

¿Chile cambió?

Patricio Schwaner Saldías

Docente de Filosofía Universidad Católica de la Santísima Concepción

Sin lugar a duda estamos viviendo días de incesante movimiento; esto por todas las situaciones de índole social y político que se han venido desencadenando en el último tiempo.  Algunos han señalado que “Chile cambió”, sin embargo, el día a día nos hace pensar que no ha sido para mejor. Al respecto habría que precisar que no resulta del todo favorable, constatar el avance inescrupuloso del rencor, el odio y la falta de cordura, que han puesto las bases de una sociedad desnaturalizada. Es así como cientos de lugares han sido destruidos, haciendo que triunfe la insensatez del momento. Sin embargo: ¿Cuándo conoceremos el verdadero limite? ¿Será que tendremos que ser testigos de cosas peores?

Frente a toda esta realidad, he preferido mantener una postura estoica, de algún modo porque estoy plenamente consciente de que no se trata de una cuestión unidireccional, sino que de un acontecimiento multifactorial en cuyo seno se viene fraguando el pensar de una época convulsionada.  

En palabras de Oswald Spengler, filósofo e historiador alemán (1880-1936), en su texto La decadencia de occidente diríamos que:

“Cada cultura posee su manera de ver la naturaleza, de conocerla, o lo que es lo mismo: cada cultura tiene su naturaleza propia y peculiar, que ningún otro tipo de hombres puede poseer en igual forma. De la misma suerte, también cada cultura-y en ella, con diferencias de escaso valor, cada individuo -tiene su peculiar manera de ver la historia, en cuyo cuadro, en cuyo estilo, intuye, siente y vive inmediatamente lo general y lo personal, lo interior y lo exterior, el devenir histórico- universal y el devenir biográfico”.

Es así como se entiende que somos una cultura un tanto alicaída, principalmente porque hemos evidenciado nuestra falta de unidad, y con ello posibilitado que se imponga un animo que no nos hace bien como sociedad. Precisamente el sentido de una sociedad es el de pertenecer a un conjunto, y no de escindir la realidad, fragmentándola y reduciéndola, por lo que hemos de pensar en cómo volver a coexistir como integrantes de un mismo todo.

Ahora bien, resulta evidente que también se trata de una cuestión de afinidad, en tanto que no todos los seres humanos somos capaces de pensar del mismo modo, sin embargo, una aproximación a esta dimensión puede resultar favorable. Citando a Spengler: “La mayor o menor afinidad entre los mundos particulares que viven los hombres de una misma cultura o de una misma comunidad espiritual es la que les permite comunicarse, mejor o peor, lo que ven, lo que sienten, lo que conocen, es decir, lo que ellos han plasmado en el estilo propio de su realidad personal, mediante los recursos expresivos del lenguaje, del arte, de la religión, por las palabras, las fórmulas, los signos, que, a su vez, son también símbolos. Este es el obstáculo infranqueable que se opone a que dos seres puedan realmente comunicarse algo o comprender realmente las manifestaciones de su vida”.

Precisamente la problemática en curso tiene relación con la incomprensión y la falta de empatía, aun cuando curiosamente quienes buscan ponerla en evidencia, no son quienes se caracterizan por practicarla. Es así como hemos pasado además a ser en extremo radicales en nuestro pensar, olvidando que somos seres sociales, con una profunda visión política.

Finalmente, la tarea del presente tiene relación con volver a comprendernos, con reencontrarnos y con pertenecer a un mismo todo dialogante que nos permita superar nuestras diferencias. De caso contrario, tendríamos que abandonar nuestro afán de conformar una sociedad y volver a tiempos pretéritos, en los que no éramos capaces de escucharnos y comprendernos. 

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl