Los creadores e impulsores del Neo-liberalismo y sus cómplices activos y pasivos, son responsables del atentado del sistema frente a la humanidad y al Medio Ambiente.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

CIENCIAS HUMANAS ¿PARA QUÉ? LA EDUCACIÓN BRASILEÑA EN LAS TRINCHERAS

Desde que compartí con ustedes queridos lectores, mis primeras líneas en este periódico digital, cuyo nombre evidencia perfectamente el importante servicio que presta, algunas cosas cambiaron aquí en Brasil. Entre ellas, el ministro de Educación, hasta el 8 de abril era el colombiano Ricardo Vélez Rodríguez. Su exoneración del cargo es lo que pretendo discurrir brevemente en este artículo, de modo a evidenciar uno de los principales campos de batalla del actual gobierno brasileño: la Educación.  

Cabe destacar que el presente texto es más una pequeña «ventana» por la que busco continuar trayendo a los amigos noticias sobre lo que ocurre en la política brasileña. De modo que, en mis artículos anteriores, pude contribuir con un breve análisis del cuadro político actual en América del Sur. En un escenario mundial marcado por un proceso creciente de avance político de grupos más radicales de derecha. Los que, bajo las banderas del desarrollo económico y de la seguridad pública, vociferan por cambios políticos que desconsideran, en gran parte, los avances en derechos humanos y sociales post-Segunda Guerra Mundial.

En ese contexto, me detuve más específicamente a la situación brasileña a partir de la elección del Presidente Jair Messias Bolsonaro. Buscando evidenciar algunas estrategias e instrumentos empleados por el actual gobierno, para establecer efectivamente su proyecto político pretendido para el país y la consiguiente transformación social a la que se propone. Em esse sentido, el control de la educación se presenta como estrategia esencial. Que el actual gobierno vislumbra desde la campaña presidencial, por medio, principalmente, del manifiesto apoyo al Movimiento Escuela Sin Partido, Que bajo la alegación de la búsqueda de una educación libre de partidismos y doctrinas de género y / o ideológica, predica el control legal de la actividad docente de profesores y educadores en el aula.

En los primeros meses de gobierno, el Ministerio de Educación ha sido escenario de embates entre las dos principales «alas» que lo integran, a saber: los seguidores del ensayista Olavo Luiz Pimentel de Carvalho – principal influyente e ideólogo de la campaña de Jair Mesias Bolsonaro a la presidencia – y los militares, que componen parte significativa del más alto rango del actual gobierno federal brasileño. Durante ese período, aún bajo la dirección del entonces ministro «olavista», Ricardo Vélez Rodríguez, se realizaron varios intentos de constreñir a profesores y demás profesionales de la educación. Tanto en la propia estructura organizativa y burocrática, como en propuestas de alteración de contenidos de libros didácticos, destinados a la educación pública, y de contenidos de procesos selectivos organizados por el gobierno. Siempre con foco en el área de las ciencias humanas, buscando alinear la actuación del ministerio al «pensamiento» y proyecto político oficialistas.

La dimisión de Vélez Rodríguez se dio tras una serie de retrocesos en decisiones relativas a su cartera, como cuando recomendó oficialmente que alumnos fueran filmados en las escuelas cantando el himno nacional y diciendo el eslogan de la campaña presidencial. Y además, por una serie de nombramientos y exoneraciones en cargos de confianza en la estructura ministerial, que desagradaron tanto a «olavistas» como militares. Llevando el propio Olavo de Carvalho a manifestarse contrario a la presencia de Vélez al frente del Ministerio de Educación.

Con su dimisión, Abraham Weintraub fue nombrado con la misión de pacificar las disputas internas al ministerio y efectuar el control de la educación, de modo a posibilitar la conducción del proyecto político del gobierno de Bolsonaro. Economista con experiencia de más de veinte años en el mercado financiero, Weintraub es profesor de Ciencias Económicas en la Universidad Federal de São Paulo y fue nominado al cargo por el ministro jefe de la Casa Civil, Onyx Dornelles Lorenzoni.

En un intento por colocar al frente de la cartera un nombre que atendiera a las expectativas políticas del gobierno para el Ministerio de Educación, sin desagradar a «olavistas» y militares. Abraham Weintraub también se identifica con el «ala» del gobierno influenciada por los pensamientos de Olavo de Carvalho.

En ese sentido, ya en sus primeros días al frente de la cartera de Educación brasileña, el nuevo ministro indicó que seguirá los dictámenes del presidente. Con una postura belicosa y autoritaria, contra aquellos que se oponen a la política actual, y utilizando la estrategia de estimular el miedo a la «amenaza roja». Weintraub viene buscando atacar lo que entiende como «marxismo cultural» en la educación del país, según el pensamiento «olavista», sin presentar proyectos estructurales para el sistema educativo como un todo.

De modo sistemático y siguiendo la línea defendida por el presidente durante su campaña, el actual ministro de Educación tiene, entre otras iniciativas, há declarado públicamente que es favorable a que profesores sean filmados por alumnos mientras hacen sus clases. Como forma de denunciar aqueles posibles “posicionamientos políticos” en la sala.

Alegando que áreas del conocimiento como: la Antropología, Sociología y Filosofía no generan rápido retorno financiero a aquellos que se dedican a su estudio. Y aún, que no proporcionan transformaciones sociales significativas, en el corto espacio de tiempo, en las comunidades donde esos profesionales y estudiantes se establecen.

En esa perspectiva, y utilizando como ejemplo un posicionamiento de 2015 del gobierno japonés, el gobierno anunció que estudia descentralizar inversiones federales en la educación superior. Desplazando recursos de áreas de las ciencias humanas, especialmente Filosofía y Sociología, para “áreas que generen retorno inmediato al contribuyente”, como afirmó el presidente, con su ministro de Educación, durante la transmisión vía Facebook, en el ultimo 25 de abril.

La semana pasada, se anunció un recorte del 30% en el presupuesto destinado a tres universidades federales, a saber: Universidad de Brasília (UnB), Universidad Federal Fluminense (UFF) y a Universidad Federal da Bahia (UFBA). Cabe destacar que las tres instituciones presentan destacado desempeño en investigación y producción científica en todas las áreas de conocimiento. Estando entre las más importantes de Brasil y América Latina, con significativo destaque en el escenario académico mundial.

Es posible percibir que el actual gobierno viene buscando implementar su proyecto político propuesto durante la campaña. El cual tiene como foco el ataque y subsiguiente control de áreas fundamentales para la «revolución» a la que se propone. Entre las cuales podemos destacar: movimientos sociales, trabajadores / sindicatos, campo / medio ambiente, Educación y Derechos Humanos. En este escenario, la Educación y, especialmente, las ciencias humanas, como estímulos y herramientas que auxilian en la construcción del conocimiento crítico, siempre representaron importantes obstáculos a los propósitos de cualesquiera regímenes o gobiernos pautados en autoritarismos y cercenamientos de libertades. Aunque estos se manifiesten entre las líneas de democracias institucionales, como las que hoy vivimos.

Por último, según mi último artículo aquí publicado, entiendo que el negacionismo y el revisionismo históricos forman parte de ese proceso de ataque a la Educación, en especial a las ciencias humanas. El cual, como ya citado, se presenta como fundamental para el éxito del proyecto político del actual gobierno brasileño. Pero que no sea sólo a esa zona, actuando en otros frentes y buscando apoyo en otros países de la región, como Chile. En ese sentido, es cada vez más urgente que estemos atentos a los detalles de esa batalla que se extiende por gran parte del globo.

Comprometiendo libertades, garantías sociales y derechos humanos, en nombre del desarrollo económico y de la seguridad pública – como si fuera paradójal o inviable alcanzar estos sin comprometer a aquellos. Sin dejar de mencionar que, para el éxito absoluto de proyectos políticos con esas tendencias, es siempre esencial la existencia de un enemigo común, sea él: el refugiado, el inmigrante ilegal, el árabe, el negro, el indígena, el judío, etc. En el caso brasileño, es el «fantasma comunista», la llamada «amenaza roja» tan propagada durante la ultima campaña electoral. A partir de la máxima de que Brasil sería una «nueva Venezuela», si el Partido de los Trabajadores alcanzaba la victoria en esas elecciones.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl