Lo mínimo que pueden esperar los gobiernos cuando no cumplen las promesas... es el rechazo de la ciudadanía!
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

¿QUÉ HA PASADO CON EL AGUA?

Carlos Bonifetti Dietert

Ingeniero C. Mecánico UdeC. Ambientalista.

¿Qué ha pasado con el agua que nos falta en Chile?, ¿son los efectos de la sequía o del Cambio Climático?, o son otras las razones.

Esos factores influyen, y esto es evidente, pero no son los únicos ni tal vez los más importantes para achacarlos a la grave escasez de agua que hay prácticamente en todo el país. Se destacan los nombrados en todos los medios de prensa y se repiten sin mayor variación: sequía, cambio climático y tímidamente, agotamiento de napas subterráneas, solo eso. ¿No será que nos quieren ocultar las otras razones con mañosos manejos ciertos poderes fácticos y económicos que todos bien conocemos para defender sus intereses? Vamos viendo.

La primerísima razón de la escasez de agua en Chile está en que hemos perdimos el gran embalse que teníamos para acumular enormes cantidades de agua. ¿De qué embalse se trata, donde estaba?, pues en alguna parte difícil de imaginar, en un lugar casi invisible, ¿cuál es?, ya lo expliqué en un artículo anterior [1], pero dada la actualidad y gravedad de la situación, viene al caso recordarlo: el suelo. Aquí está el quid del asunto. Ese suelo grueso y heterogéneo tenía una gran capacidad de almacenamiento de agua por su “efecto esponja” (haga usted un sencillo y entretenido experimento en su casa, para comprobarlo, y enséñeselo a sus hijos [*]), y esa agua no corría laderas abajo a raudales como sucede hoy en los ‘cerros pelados’ sino que era retenida y entregada al subsuelo a través de grietas y fisuras naturales para alimentar vertientes y cargar napas freáticas (un segundo embalse natural), y a los arroyos tranquilos que iban a dar a los ríos mayores de modo suave y cariñoso, sin provocar erosión.

El agua así acumulada nos da volúmenes impresionantes. Un suelo orgánico grueso y bien constituido es capaz de retener miles y miles de metros cúbicos de agua. A modo de ejemplo, suelo de 25 [cm] de espesor con buena porosidad es capaz de acumular un volumen de agua de hasta 2.500 [m3/ha] (metros cúbicos por hectárea). Suponga usted un predio con ese tipo de suelo con una superficie de 10 [ha] o cualquier otra y calcule cuánta agua se puede acumular.

La destrucción de esos suelos fue paulatina y continua, durante décadas desde los años de la colonia, por las siguientes causas: la deforestación para generar superficies agrícolas; los roces a fuego para “limpiar campos” y sembrar pasturas para la ganadería;  el arado, sobre todo en laderas sin respetar curvas de nivel; las malas prácticas agrícolas, como los monocultivos agotadores (por ejemplo, el trigo) y por último con las plantaciones forestales de pinos y eucaliptus, que siguen provocando erosión y no regeneran suelo pues sus acículas y hojas, respectivamente, no se degradan. Por ello son llamados “desiertos verdes” [2] [3] [4].

El agua que nos estaba quedando en las cuencas y en las napas subterráneas –que como hemos vistos se recargan cada vez menos por la pérdida de suelo- se ha ido agotando a raíz de las malas prácticas generadas con privatización y las modificaciones del Código de Aguas, durante el gobierno de la dictadura cívico-militar, que permitió el acaparamiento y la especulación con la compra-venta de ‘derechos de agua’. Todo ello agravado con el sobre otorgamiento de derechos de agua -por inoperancia y lenidad de la Dirección General de Aguas- otorgando aguas que no existen, principalmente a grandes empresas agrícolas y mineras, en desmedro de las necesidades prioritarias de consumo humano y de los derechos de pequeños agricultores.  

Por otra parte, las extracciones con pozos profundos y punteras, sin control alguno, han sido mayores que la capacidad de recarga natural de las napas, con los resultados que están a la vista: su agotamiento. Sin  embargo, estas prácticas abusivas  continúan como si todo estuviera en perfecto equilibrio. No es como “para preocuparse tanto”, dijo hace pocas semanas el Ministro de Obras Públicas en una entrevista de un canal de TV, pues “se han descubierto napas más profundas, de las que se puede seguir extrayendo agua con las modernas tecnologías de bombeo”, y ni se arrugó.

Los campesinos y pobladores rurales, a los que literalmente se les ha robado el agua, ahora deben ser abastecidos de agua con camiones aljibe financiados con fondos municipales o pagada por los propios usuarios. Muchas veces, para no comprar agua a las empresas sanitarias, los empresarios de este nuevo “emprendimiento”, extraen ilegal e impunemente el agua desde los humedales. 

Volviendo al tema del suelo, las malas prácticas continúan, eliminándose sin control, ni de la CONAF ni de otras instituciones del Estado (pues ninguna funciona), los relictos de bosques nativos por doquier, ya sea para nuevas plantaciones forestales, para más urbanizaciones y proyectos inmobiliarios permitidos por los abusivos y mal planteados planes reguladores comunales, o para proyectos mineros. Como ejemplos viene al caso mencionar actual la tala ilegal y sin control de los relictos de bosques nativos costeros que hay dentro del Santuario de la Naturaleza Península de Hualpén [5]y dentro de fundos de la Universidad de Concepción aledaños al campus universitario, y la deforestación en los cerros de Penco para un proyecto minero de explotación de elementos biolantánidos [6].

Cerrando estas poco halagadoras “pos mentiras” -para equilibrar la balanza con el otro platillo de la “pos verdades”- se puede reconocer que seguimos haciendo las cosas mal, destruyendo bosques nativos y eliminando suelos y fuentes de agua, como si viviésemos en el más puro y prístino rincón natural del cono sur de América.

¿Qué no es Chile país sede y anfitrión de la COP25? ¿Qué novedades le vamos a mostrar a nuestras visitas en diciembre sobre lo que estamos haciendo e “innovando” para contrarrestar el Calentamiento Global y adaptarnos al cambio climático? Dejo lanzada la pregunta por si acaso algún ministerio  desea recoger el guante.

La tarea para la casa que le damos al actual gobierno, ya que el anterior no la hizo,  es: devuelvan el agua a su condición original de utilidad pública.

Referencias:

[1] https://laventanaciudadana.cl/el-agua-y-el-gran-embalse-oculto-el-suelo/

[2] http://www.olca.cl/oca/monocultivo/plantaciones062.htm

[3] http://agroecologiavenezuela.blogspot.com/2009/09/desierto-verde.html

[4] https://www.efeverde.com/noticias/metafora-desierto-verde-galicia/

[5]https://www.change.org/p/fuera-inmobiliarias-del-santuario-de-la-naturaleza-la-alcaldesa-de-hualp%C3%A9n-katherine-torres-y-sus-8-concejales

[6] http://www.biolantanidos.com/?lang=es

[*] Experimento casero: 1. Tome una esponja 2. Empápela con agua hasta saturarla sin que chorree 3. Deposítela en un plato hondo 4. Estrújela y deje caer el agua en el plato. 5. Mida el volumen de agua que estaba retenido en la esponja. 6. Analice el resultado.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

4 Comentarios en ¿QUÉ HA PASADO CON EL AGUA?

  1. Gracias Héctor por su gran aporte a este gravísimo problema social y ambiental cuyo causante es el actual código de aguas, defendido con dientes y mulas por el actual gobierno. Repito, los anteriores tampoco hicieron algo útil por resolverlo.

  2. Super interesante el tema del agua, la película Mad Max 3 ilustra sobremanera una posible distopía con respecto a ella, creo que cada día estamos mas cercanos que alejados a diferentes situaciones ya anticipadas por variados autores de ciencia ficción.

    A «menor» escala ya hay realidades «asombrosas», que nos demuestran fehacientemente que el Antropoceno esta a caballo sobre la faz e laTierra.

    Lo que mis abuelos alguna vez contemplaron, escasamente lo contemplaran generaciones venideras.

    Algo de lectura adicional.

    https://ciperchile.cl/2017/03/21/el-negocio-de-la-sequia-el-punado-de-empresas-de-camiones-aljibe-que-se-reparte-92-mil-millones/

    https://youtu.be/lWqUSGJg1eU

    https://www.bolsamania.com/cine/peliculas-distopicas-mad-max/

  3. Espectacular su análisis, pero mas allá de todo lo sustantivo que hay que entender es que el agua es un derecho humano.
    Todos los análisi frente al tema, después que tengamos el agua para la gente.
    Disculpe.

    • El problema Robert, está en cómo se va a lograr cumplir ese derecho humano fundamental y entregar agua a la gente si seguimos todos haciendo lo posible para disponer cada vez de menos agua, pues no se revierten las malas prácticas analizadas. Gracias por su comentario, el tema es grave y complejo y da para mucho más.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl