«La violencia debe ser desterrada de la vida nacional… esto no se resuelve con respuestas técnicas, burocráticas ni policiales por sí solas, todas las expresiones de violencia que vivimos, tienen un origen político, social, cultural , sociológico y, sus respuestas pasan por propuestas que apunten a  cambios culturales, cambios conductuales y planes integrales de salud mental para la ciudadanía. Los profesionales del área, las universidades, las instituciones todas y el estado deben hacerse cargo del tema, con autocrítica y real compromiso con el tema.»

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

DEFENDAMOS NUESTRA DEMOCRACIA

Miguel Ángel San Martín

Periodista. Especial para La Ventana Ciudadana, desde Madrid, España.

Mientras muchos tienen viva la esperanza de que Chile comienza a vivir un proceso necesario de cambios profundos, otros sectores parece que estuvieran buscando la manera de que las nuevas autoridades tropiecen y caigan.  O sea, mientras unos construyen futuro,  otros quieren mantener la situación actual, tal como está.

          Creo sinceramente que nos estamos jugando la democracia, ni más ni menos.  Y es el momento de buscar los acuerdos necesarios para que el sistema perdure y podamos encontrar los consensos, los acuerdos y las voluntades para poder crecer como sociedad pujante y madura.

          Yo no busco apoyar subjetivamente a las nuevas autoridades, sino que considero correcto valorar lo que se hace bien y criticar constructivamente lo que no. Apoyar la buena senda y corregir la mala dirección. Pero no podemos ni debemos aceptar a aquellos que encuentran todo mal y que, si no lo encuentran, lo inventan.  La crítica destructiva si haber aportado nada, no vale.

Sólo conduce a la división y a la destrucción de cualquier iniciativa que vaya en un sentido positivo.

          El llamado “estallido social” fue motivado por una realidad lacerante, dura, incalificable. La injusticia, la inequidad, la corrupción y el abuso, provocaron el cansancio de la enorme mayoría de los ciudadanos. Por eso las masivas manifestaciones en todo el país.  Comenzaron pacífica y espontáneamente, pero a poco andar surgieron grupos minoritarios violentistas que trataron de desacreditar el clamor popular. La gente reaccionó con fuerza a través de la vía democrática, votando un referéndum para elaborar una nueva Constitución. El resultado fue contundente.

          Nada más iniciarse el período de una Convención Constitucional, elegida también dentro de los cauces democráticos, el sector minoritario comenzó a desprestigiarlo, desde afuera y desde adentro. A pesar de ello, la Convención Constitucional está funcionando y sacando adelante un documento que va a constituir el marco jurídico donde podamos transitar por los cambios profundos, dentro de la paz y la armonía transversal, tan necesarias. Pero, los mismos de siempre están movilizados pidiendo el rechazo para este documento, antes de terminar su elaboración y sin conocerse aún su texto. No se cansan de tratar de seguir engañando a la gente.

          Creo que es un error grave el que se busque la división social, la polarización de la sociedad,  la confrontación. Considero que es un retroceso en la convivencia y un descrédito a la inteligencia. Un negativismo que no le hará bien a nuestro país.

          Por otro lado, también es necesario que las nuevas autoridades comprendan  que las escaleras se construyen peldaño a peldaño. Si queremos subir, debemos escalar uno a uno, para lo cual deben ser firmes y consolidados, porque si queremos saltarnos desde el primer peldaño al quinto, sin construir los otros, lo más seguro es que nos caigamos. Eso provocaría un daño irreparable, desastroso.

          Chile necesita paz y tranquilidad para avanzar, para corregir errores y para poder llevar adelante los cambios que afiancen los programas integrales del desarrollo general. Pero debemos hacerlo por los cauces de la democracia, donde participemos todos con la ilusión de un futuro mejor, más igualitario, más justo y más limpio.

          Será la forma de conseguir mayores cotas de felicidad, una convivencia pacífica y constructiva, un desarrollo integralmente sano. En definitiva, llegar a los niveles de progreso que nuestra gente necesita y se merece.  

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl