«La paz es hija de la convivencia, de la educación, del diálogo. El respeto a las culturas milenarias es hacer nacer la paz en el presente». Rigoberta Menchú, activista por los derechos indígenas.

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

DÉFICIT DE NATURALEZA

Ana María Cavalerie Salazar

Periodista y editora. Fotógrafa e ilustradora. Impulsora de la Agrupación Barrio Oriente Concepción. Ex candidata para la Convención Constitucional por el Distrito 20

El síndrome de déficit de naturaleza se asocia a problemas que atacan la salud física y mental, la creatividad, sociabilidad y la capacidad empática en los seres humanos. A medida que se tiene más tecnología, se necesita más naturaleza. Y el problema es que la tecnología aumenta pero la naturaleza disminuye, sobre todo en Chile donde la economía se basa en la extracción desenfrenada de los recursos naturales. En el siglo XX, un niño crecía en contacto directo con la naturaleza todos los días. Jugar en la calle, salir con los amigos y hasta construir casas en los árboles eran actividades comunes; todos tenemos recuerdos hermosos de los juegos en los bosques, de las excursiones y paseos familiares. Con el pasar del tiempo esto ha cambiado, los entornos se han urbanizado y las actividades cada vez se alejan más del contacto físico y emocional con el entorno natural, más con la pandemia de la Covid-19.

Los espacios de socialización y encuentro de los niños pasaron de ser al aire libre, a espacios cerrados y pantallas en general.

La tecnología es una de las causas más importantes de este distanciamiento con la naturaleza. Sin embargo, influyen otros factores como la percepción de inseguridad, la reducción de espacios naturales en las ciudades y la dificultad de acceso a este tipo de entornos. El déficit de naturaleza está directamente relacionado con problemas de salud como obesidad, diabetes, problemas de visión, trastornos de hiperactividad y de atención, y ansiedad. En el ámbito del desarrollo se asocia con una reducción en la capacidad creativa y de resolución de problemas, mientras que en el ámbito social tiene influencia en la capacidad de socializar, el aumento de reacciones violentas y la pérdida de la capacidad empática (con las personas y con la naturaleza). Lo más preocupante es que este problema amenaza no solo la salud y el bienestar de los niños, sino también los de las comunidades en general.

Es necesario aumentar el contacto con la naturaleza al reconocer el valor restaurativo intrínseco de los espacios naturales.

Al plantearnos un camino para construir comunidades sostenibles y pacíficas, es evidente que el déficit de naturaleza nos presenta algunas barreras. Cada día los niños y jóvenes están más lejos de entender el concepto de interdependencia con los ecosistemas del planeta. Adicionalmente, pierden conexión con el valor intangible de la naturaleza y con esto, pierden la capacidad empática hacia ella.

Empatía que también es ambiental y que es la capacidad de sentir por otros seres y reconocer el valor de la vida en el planeta y sus interdependencias de forma integral.

Tener un buen estado de salud salud física y emocional se puede fortalecer si se rompe el déficit de naturaleza. De esta manera es posible crear habilidades, destrezas y conocimientos fundamentales para los retos que enfrentan el país y el planeta. Un ejemplo concreto. El cambio climático nos presenta una problemática en la que hay que reconocer que sus grandes impactos requerirán ciudadanos conectados con la tierra y, por lo tanto, generaciones más políticas para generar conciencia de que tenemos que pensar en las generaciones futuras y la calidad física y mental de ellos. Es fundamental no solo trabajar la relación entre las personas, sino también fortalecer las relaciones con el territorio.

Los espacios naturales son espacios neutrales en donde las diferencias se disipan y podemos reconstruir el tejido familiar y social de nuestro país.

Asegurar que los niños tengan zonas de juego en espacios naturales silvestres, incorporar los parques nacionales y las reservas privadas con metodologías al aire libre que mejoren la calidad de la educación y potencien el aprendizaje significativo, son pasos fundamentales para fortalecer nuestra sociedad hacia una empatía ambiental del siglo 21.

Fotografías: @anamariacavalerie_photo

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

1 Comentario en DÉFICIT DE NATURALEZA

  1. Excelente artículo. Gracias. Nos está señalando algo muy importante: debemos reconstituir naturaleza y no seguir destruyéndola. Nuestra salud, así como la fauna y flora depende de ello.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl