La soberanía radica en la Ciudadanía y debe expresarse con deberes y derechos, con disciplina y responsabilidad. Sin embargo, también debemos tener una gran cuota de valentía y fortaleza, para defenderla de aquellos que desean apropiarse de ella!

Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

ECO-FASCISMO Y SUPERPOBLACIÓN (Parte II)

Del blog de Ugo Bardi “El Legado de Casandra”(Cassandra’s Legacy), 18.01.2021

Desde Italia

(Continuación: La Parte I fue publicada en la edición del 08.02.2021, ver aquí)

¿Y qué?

Entonces, ¿por qué este modelo todavía se usa hoy en día, no solo en los libros escolares, sino también en el trabajo de la ONU y otros organismos políticos, hasta una gran parte del mundo académico? Para decirlo de manera muy brutal: porque se adapta a todos.

Conviene a los capitalistas porque es un excelente viático para afirmar que el capitalismo ha hecho mucho bien y que el crecimiento económico debe impulsarse al máximo, conditio sine qua non para la solución definitiva de los problemas humanos.

Se adapta a los gobiernos porque los exime de tomar medidas difíciles y a menudo impopulares. Se adapta a la «derecha», que está obsesionada con la de-natalidad y la posible extinción de la hipotética «raza blanca». Pero también a los nacionalistas de todos los países y grupos étnicos, porque niega que la alta tasa de natalidad que estiman sea un presagio de desastre.

Apela al clero de las religiones dominantes, todos ellos más o menos misóginos y más o menos obsesionados con la sexualidad, considerados intrínsecamente pecaminosos. El objetivo reproductivo se indica así, a veces abiertamente ya veces sutilmente, como la justificación de las relaciones sexuales. El hecho de que la carga y el riesgo consiguiente recaiga total o casi totalmente en las mujeres no parece ser un problema, si acaso todo lo contrario.

Apela también a partidarios de ideologías de izquierda, como el antes mencionado Landry, porque apoya la idea de que el progreso es un fenómeno natural e irreversible, además de eximir al proletariado de cualquier responsabilidad por los percances.

A los racistas occidentales les gusta porque les hace sentir que están a la vanguardia del progreso, y a otros racistas étnicos les gusta porque les promete venganza. Y atrae a militaristas y fascistas porque les gusta la gran masa de “carne de cañón”, pero les gusta también a los pacifistas que no quieren aceptar que la crisis, la violencia y la guerra son partes inevitables del comportamiento humano.

También atrae al variado mundo ambientalista porque les permite pasar por alto los más difíciles y mortales de nuestros predicamentos reales, pensando que se resolverá por sí solo mientras nos ocupamos de las energías renovables y el reciclaje.

A los defensores de la inmigración masiva les gusta porque les permite pensar que puede que no haya límites para el número de personas que viven en un territorio determinado, pero también a los que se oponen porque les permite decir que la causa de la superpoblación es el 10% de las personas que vienen, en lugar del 90% que ya están aquí.

A muchas feministas incluso les gusta, a pesar de que son las mujeres las que soportan la pesada carga que les impone la falta de políticas anti-natalistas de los gobiernos. A los del Tercer Mundo también les gusta, a pesar de que, entre las consecuencias de la colonización, el alto crecimiento demográfico es el que, más que ningún otro, ha condenado a muchas poblaciones a siglos de miseria, malestar social, guerras, etc.

Sí, porque superpoblación significa degradación y contaminación ambiental, desempleo, miseria y explotación, competencia y conflicto. Nunca es el único factor en juego, por supuesto, pero da la casualidad de que siempre ha sido uno de los principales impulsores de las crisis más graves de la historia de la humanidad. Pero es la primera vez que aparece, aunque de diferentes formas, en todo el planeta al mismo tiempo.

Entonces, la “teoría de la transición demográfica” se adapta a quienes tienen poder y riqueza, pero al mismo tiempo agrada a las personas que están sinceramente involucradas con los pobres y los débiles. Y es muy útil para quienes quieran ascender al poder político o, más modestamente, complacer a sus lectores. Los pobres de verdad, las mujeres y los débiles pagan por todos ellos, pero a nadie le importa, ni siquiera a ellos mismos, porque es muy difícil que los hechos hagan que las personas cambien de opinión cuando van en contra de sus sentimientos, creencias de identidad e intereses personales.

Sin embargo, la superpoblación no es una invención de algún excéntrico eco-fascista o de una secta de misántropos patológicos, sino una realidad objetiva y haberla ignorado es, con mucho, el obstáculo más formidable ahora en el camino de una hipotética transición hacia un sociedad «sostenible» en el sentido correcto, y no solo propaganda.

¿Cómo va a terminar? Este es uno de los pocos pronósticos seguros: no sabemos cómo ni cuándo, pero la humanidad regresará a ajustarse dentro de la capacidad de carga del planeta. Ciertamente lo hará, sin preguntas. Simplemente es una pena que cada día que pasa, cada boca y cada kWh más contribuyan a reducir esta capacidad de carga. Entonces, cuanto más esperemos, peor será porque en un mundo donde no hay espacio disponible para una nueva colonización, la migración tampoco es una solución porque solo traslada el apogeo de la crisis de un lugar a otro.

Donde la tasa de natalidad y el consumo no caen lo suficientemente rápido, la mortalidad aumentará y eso es todo.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

1 Comentario en ECO-FASCISMO Y SUPERPOBLACIÓN (Parte II)

  1. Qué visión de la realidad tan extraordinaria, expresada con claridad y mucha fuerza. ¿Porqué se sigue con el modelo?, y la simple respuesta que nos da Simonetta es: porque le calza a todos los humanos, a excepción de unos pocos en este (perro)mundo.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl