Imperativo ético: la ciudadanía y los demócratas consecuentes, deben impedir la presencia de fuerzas Neo Fascistas en Chile.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

La propaganda electoral escrita con apego a la laicidad en México

Jonathan Marcial Mendoza

Licenciado en Derecho con Especialidad en Formación Docente

Desde México.

En las campañas electorales, tanto los candidatos como los partidos políticos, deben acercarse al electorado mediante diversos elementos, que en su conjunto forman la propaganda electoral. Del Castillo las define como aquella “compuesta por escritos, panfletos, volantes, pintas de barda y, en general, cualquier medio impreso o grabado en que se presenta al electorado la imagen y propuesta de candidatos” (Derecho Electoral Mexicano, 2003, página 140). En la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales (LGIPE) encontramos la base legal de la propaganda electoral en el artículo 211, primer párrafo: “[…] se entenderá por propaganda…al conjunto de escritos, publicaciones, imágenes, grabaciones, proyecciones y expresiones que durante el periodo de precampaña difunden los precandidatos con el propósito de dar a conocer sus propuestas y obtener la candidatura a un cargo de elección popular”.

Castellanos coincide similarmente de esta manera: “conjunto de escritos, publicaciones, imágenes, grabaciones, proyecciones y expresiones que durante la campaña electoral producen y difunden lo partidos políticos” (Derecho electoral en México, 2008, página 163). Para fines de este artículo, nos centraremos en los de carácter escrito. Dicho esto, el artículo 209, tercer párrafo, de la LGIPE enlaza que los artículos promocionales recaen en imágenes, signos, emblemas y expresiones que tengan por objeto difundir la imagen y propuestas del partido político, coalición o candidato que lo distribuye.

Los argentinos Travieso y Danielián, en su libro Derecho Electoral y Partidos Políticos (1999), hace distinción entre emblema, símbolo y sigla para la propaganda electoral tomando en cuenta la jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia de Argentina, tal como está tabla muestra: a) emblema.- conjunto de representaciones y significaciones de otros símbolos que forman parte del mismo y es de carácter político; tiene la función de comunicar algo de otra manera por la acción política; b) símbolo.- formado por una realidad material y sensible, traslado de lo inmaterial insensible a algún material sensible que posee una imagen representada visiblemente; c) sigla.- Síntesis del nombre partidario donde tiene un significado político para distinguirse de una u otras agrupaciones.

Se puede entender que la propaganda escrita constituye un derecho de imprenta, tal como el artículo 7° de la Constitución Política mexicana contempla, Carbonell, en Los derechos fundamentales en México (2007), explica que las facultades específicas del gobernado o sujeto activo de la relación jurídica constitucional de supra a subordinación de escribir y publicar cualquier tipo de documento; se traduce en otro derecho humano: libertad de expresión a través de medios escritos. No obstante, la propaganda electoral debe contener la exposición, desarrollo y discusión de los programas y acciones fijadas por los partidos políticos en sus documentos básicos, con lo que se proporcionan al electorado los elementos para que determine por cual candidato ha de emitir su voto.

¿Qué tiene de relación la laicidad con la propaganda electoral escrita? En el artículo 394, inciso h), de la LGIPE, señala la separación del aspecto religioso en el proceso electoral como obligación del candidato, que a la letra expone: “Abstenerse de utilizar símbolos religiosos, así como expresiones, alusiones o fundamentaciones de carácter religioso en su propaganda”.

Del párrafo anterior, Covarrubias, en su obra Derecho constitucional Electoral (2008), justifica la razón de abstenerse en utilizar lo religioso en la propaganda electoral, porque busca garantizar a todos los mexicanos el derecho a la libertad religiosa sin tener preferencia en una en específico; asegurando la no discriminación, coacción u hostilidad hacia otro credo distinto al de la mayoría. En síntesis, en la misma línea del sustentante, se debe proclamar como un Estado laico donde existan bien común o bienestar general ni siquiera hacer proselitismo en los templos.

Por último, reconsiderando el artículo 24, primer párrafo, constitucional federal existe el respaldo laico en la campaña electoral con esta prohibición: “Nadie podrá utilizar los actos públicos de expresión de esta libertad con fines políticos, de proselitismo o de propaganda política”. En consideración de ello, la propaganda electoral incluye datos gráficos de identificación del partido político que conlleva en la obligación de ostentarse con el emblema y color o colores de cada partido que deben eximirse de emplear manifestación o símbolo religioso.

De todo lo expuesto en este artículo, la propaganda electoral escrita debe estar separada de lo religioso en tres sentidos: a) aseguramiento de la libertad de expresión, información y reunión; b) mantener neutralidad e imparcialidad de los entes públicos y; c) dirigir la acción de los medios a disposición de los candidatos en igualdad de oportunidades. Además, queda manifestado que nuestro sistema jurídico mexicano si contempla la laicidad en la propaganda electoral donde el candidato debe eximirse de utilizar algún signo o emblema religioso más el proselitismo con ese carácter donde pudiera verse afectado el elector al momento de emitir el voto.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

1 Comentario en La propaganda electoral escrita con apego a la laicidad en México

  1. Jonathan, interesante articulo sobre la propaganda electoral y la función social que esta cumple, quitando los excesos en los cuales muchos políticos caen. Me refiero a la función social porque es fundamental que los candidatos den a conocer sus programas, con el fin de que las personas puedan informarse y votar por el que les parece mejor o el que tiene mejores ideas.

    Por tal razón, la propaganda electoral, en todo Estado laico, se debe separar del aspecto religioso, debido a las tergiversaciones y problemas que puede traer, considerando que el Estado debe ser garante de “lo laico” y la libertad de culto, en relación a los intereses de cada ciudadano.

    Saludos

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl