No cabe duda: Hoy en Chile, la industria Inmobiliaria es la depredadora y afecta directamente las áreas de más densidad de población!
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Editorial: Ya se va el verano….

Equipo laventanaciudadana.cl

Periodismo ciudadano.

La estación estival no ha sido benevolente ni para con el Gobierno ni para con los chilenos en general.

El país cuenta con una masa asalariada cuyos ingresos no alcanzan para cubrir los requerimientos mínimos de subsistencia de una familia y, por esa razón, los niveles de endeudamiento de las personas van creciendo año a año hasta hacerse prácticamente inmanejables. En 2018, las remuneraciones se incrementaron en 1,2% lo que significa, a ese ritmo, que en un lapso no menor a los cincuenta años un trabajador podrá ver duplicados sus ingresos.

Las pensiones de miles de chilenos no alcanzan ni siquiera el nivel de un salario mínimo, y están absolutamente desalineadas de las expectativas sembradas bajo el gobierno gremialista-militar por el creador del sistema, José Piñera. La propuesta gubernativa dada a conocer hace varios meses, prácticamente no ha caminado ante el escepticismo general de la ciudadanía que ha constatado que el proyecto que eleva las cotizaciones en un 4% con cargo a la parte patronal, solo significará un beneficio efectivo para quienes se incorporan hoy al mundo del trabajo ya que lo percibirán en cuarenta años más.

El programa de la actual coalición gobernante, planteó (entre decenas de eslóganes marketineros) la famosa frase: “los niños primero”. Tras un año en el poder y con dos ministros de Educación de por medio, los planes y programas concretos orientados a hincar el diente al proceso formativo de los educandos al interior del aula de clases, se desconocen absolutamente. La ministra Marcela Cubillos recorre una treintena de comunas del país en un tour destinado a promover lo que considera “acceso justo” a los establecimientos y que solo pretende volver a un pasado en que los planteles seleccionaban a los postulantes considerando factores ideológicos o de origen social. Aunque muchas de sus aseveraciones sobre la materia han sido denunciadas como erróneas o deliberadamente falsas, la secretaria de Estado continúa impertérrita su camino.

El sicólogo Giorgio Agostini hace algunos años señalaba que “la gente de la TV pierde el sentido de la realidad”. No sería errado afirmar, hoy, que la gente que se mueve en el campo de la política vive en el mundo de la irrealidad.

Pese a la dramática urgencia conque el país reclama atención a los tres graves problemas que hemos enunciado a modo de ejemplo, no deja de sorprender la negligente indiferencia de las élites frente a ellos. Se trata de un enjuiciamiento a Gobierno y a Oposición, a este Gobierno y a los anteriores. Las personas concretas, reales, ven con angustia como sus problemas del día a día se perpetúan contra toda esperanza.

En la última semana de Enero, y pese a que ningún Secretario de Estado había cumplido ni siquiera un año de trabajo, todo el equipo de Gobierno, encabezado por el propio Presidente, salió presto a tomar sus “merecidas vacaciones”. Los lagos del Sur, Nueva York, Miami, Europa Central, Turquía, China y hasta Egipto fueron sus destinos.

Cuando el desastre de los incendios forestales arrasaba con miles y miles de hectáreas y amenazaba incluso a los Parques Nacionales, las autoridades monitoreaban desde muy lejos la situación. El propio Ministro del Interior Andrés Chadwick, cuya frágil estabilidad política tras el homicidio de Camilo Catrillanca lo hacía candidato inminente a la remoción, solo el día 13 de marzo reapareció en el escenario para protagonizar un grotesco incidente comunicacional con el Intendente Regional del Bío Bío.

En verdad, la ciudadanía, en general, se siente absolutamente desconcertada. Mientras en las filas del oficialismo ya aparece una docena de candidatos a suceder al Presidente, en la vereda contraria empiezan a aparecer los personeros que simplemente “están disponibles”. En el Congreso Nacional los diputados anuncian su deseo de ascender a senadores, sin tener más mérito que su afiebrada ambición personal. Las nuevas huestes que aparecieron en un momento como las fuerzas morales renovadoras de la política nacional, se diluyen entre sus conflictos internos y su absoluta desorientación ideológica.

Como consecuencia de esta dura y amarga realidad, cada día aparece como más apremiante la necesidad de articular un gran frente ciudadano que se aboque específicamente a la concreción de soluciones para los desafíos y demandas de la clase media y de los grupos más vulnerables. Ya se hace intolerable seguir como estamos.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl