Ciudades Sustentables... Una necesidad Urgente en el camino del desarrollo Integral del Ser Humano.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

EE.UU. La Nación De Las Deportaciones

Guilmo Barrio Salazar

Desde Georgia, E.U.A.

El año fiscal de esta nación comienza en Octubre y finaliza en el mes de Septiembre del año siguiente. Hasta Septiembre del 2017, el Departamento de Inmigración y Aplicación Aduanal (ICE, siglas en inglés), deportó 226.119 personas, lo que significó 14.000 personas menos que el año anterior. El ex-presidente Barack H. Obama rompió todos los récords deportando más de 3 millones de inmigrantes indocumentados durante su administración de 8 años en la Casa Blanca. Pero, no debemos confundirnos, ya que la disminución en las deportaciones bajo la presidencia de Donald John Trump, conociendo su actitud hacia los inmigrantes en este país, muestran una clemencia que puede ser bastante sorprendente.

Hay, generalmente hablando, dos clases de deportaciones: a) Aquellas personas que son sacadas del país debido a que fueron arrestadas al intentar entrar a esta nación sin la documentación legal, a través de la frontera entre México y los EE.UU.; y, b) aquellos que están viviendo en este país, y que se les ha comenzado un proceso judicial desde el “interior”, por la falta de la debida documentación para permanecer en los Estados Unidos de Norteamérica. Una gran razón por la disminución en las deportaciones, es que menos gente está cruzando la frontera con México. Pero los miembros de ICE indican que puede haber un aumento, porque esa agencia está aplicando sus mejores esfuerzos y con un mayor énfasis.

Si se observa lo que ahora se denomina como una “destitución interior”, Trump ha deportado más personas en 1 año, que Obama hizo en sus últimos dos años. De hecho, en sus primeros ocho meses, Trump deportó 61.094 personas desde el interior, lo que es un 37% más de lo que Obama hizo en el mismo período de tiempo en el 2016.
Donald John Trump ha autorizado a sus agentes a hacer cosas que otras administraciones presidenciales declinaron hacer. Barack Obama ha justificado sus deportaciones indicando que él se enfocaba sacar del país a “criminales, no a familias”. En estos días, cualquiera que sea deportable, ya sean dueños de negocios, residentes que hayan permanecido en este país por décadas, o estudiantes universitarios, los llamados “Soñadores” (Dreamers), son todos una prioridad. Hoy, ICE está arrestando personas sin récords criminales, son simplemente personas culpables de una violación relacionada con su estado inmigratorio. Esto está causando que los inmigrantes se sientan en una clase de terrorismo.

Para hacer peor las cosas, los agentes de ICE se dirigen a lugares a los cuales anteriormente nunca lo hicieron, con el propósito de apresar inmigrantes indocumentados: las iglesias, las tiendas más populares, las cortes judiciales, incluso las áreas donde los padres deben llevar a sus hijos para que suban a un autobús escolar, lo que ha elevado a un 900% los arrestos, en comparación con el año pasado, de acuerdo con los datos ofrecidos por el Proyecto de Defensa de los Inmigrantes. Esto está ocurriendo en los siguientes Estados del país: Arizona, California, Colorado, Connecticut, Nueva Jersey, Nueva York, Oregón, Texas y Washington.

La administración de Trump también ha puesto presión a los departamentos de policías municipales, para que incluyan en sus responsabilidades de trabajo arrestos relacionados con inmigración, cosa que nunca había ocurrido en este país, donde todo lo relacionado con inmigración se ha dado estrictamente a nivel de una agencia federal. El Abogado General en la Casa Blanca, Jeff Sessions, le ha puesto presión a muchas municipalidades locales, desde la ciudad de San Francisco en el Estado de California, a la ciudad de Chicago en el Estado de Illinois, intimidándolas con que si no cooperan, si continúan siendo ciudades llamadas “santuarios” para las personas inmigrantes que no cuenten con su documentación apropiada para permanecer en este país, simplemente no recirán recursos.

Durante la Primavera del 2017, Jeff Sessions dio órdenes con una serie de guías a todos los abogados demandantes a nivel nacional, indicándoles que se les acusará de felonías criminales cuando les sea posible, en todos los casos relacionados con los inmigrantes. Esos cargos judiciales van con la posibilidad de un período indeterminado de prisión, lo que les pavimenta la carretera de una deportación más fácil, al mismo tiempo les da un enorme beneficio a las empresas que mantienen prisiones privadas en toda la nación. Todo inmigrante indocumentado que haya sido convicto de una prisión, tiene menos derechos en las cortes judiciales relacionadas con la ley de inmigración. Esto ha llegado al extremo de que Donald John Trump ha invitado al público en general a envolverse en los procesos de aprehender a los inmigrantes indocumentados en esta nación y, con el racismo ya existente en esta sociedad, todo esto le está dando buenos resultados.

La administración de Trump no ha demostrado ninguna disminución en los esfuerzos anti-inmigrantes. En Mayo del año pasado había más de 900.000 personas con órdenes de una deportación final aún viviendo en los EE.UU., y esos inmigrantes no cuentan con el derecho de poder ver a un juez. La cantidad de casos judiciales acumulados en el transcurso del tiempo, no atrasará su remoción del país. Tan pronto como el Departamento de Inmigración y Aplicación Aduanal (ICE) ponga sus manos en estos inmigrantes indocumentados, y prepare los trámites de viajes, ellos serán deportados de esta nación.

A nivel nacional, solamente hay cierta cantidad de agentes de ICE, y lo mismo sucede con la cantidad de jueces de inmigración, como también sucede con las camas en las cárceles y en los centros privados de detención de inmigrantes indocumentados. No tenemos por seguro cual será el límite de las deportaciones que esta administración presidencial tiene en mente. Pero el número total de las deportaciones, claramente no es lo más importante en la aspereza de las leyes de inmigración del presidente actual de esta nación, el que ya está encarando un sinnúmero de otras condiciones nacionales e internacionales, al extremo que hasta han cerrado por completo el gobierno federal, lo que ha pasado a la historia de este país, como lo peor que ha sucedido en esta democrática y desarrollada nación.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl