Urgente, la humanidad merece y necesita vivir mejor!
Indispensable y, tambien urgente, cambiar el modelo de desarrollo ultra capitalista por una más integralmente humano y solidario!!!
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

EL RETRATO INTITUCIONAL COMO SÍMBOLO HISTORIOGRÁFICO

Claudio Cortés López

Restaurador y conservador de obras de arte. Académico del Magíster en Intervención Patrimonial MIPA y del Departamento de Diseño Escuela de Postgrado, Facultad de Arquitectura y Urbanismo, Universidad de Chile.

El retrato como obra de arte data de la época del imperio romano. Su propósito fue  y es el de  aportar una imagen de un sujeto, imagen que responde a una fisonomía más o menos exacta especialmente del rostro de una persona que es significativa para una comunidad. De esta forma los gobiernos, estamentos públicos y privados han mandado a pintar retratos de sus gobernantes o dirigentes cuando han dejado sus respectivos cargos. El retrato institucional cumple funciones simbólicas e historiográficas especialmente para la institución que lo manda a pintar. De esta forma se arman colecciones importantes no solo en Chile, sino en Europa y las Américas.

El retrato como género pictórico demanda del artista una serie de técnicas de representación que no todos los artistas poseen. En la historia del retrato hay obras de diferentes calidades plásticas, como también una consideración negativa por parte de los artistas, Ella radica en que el retratista debe adscribirse a la copia de un rostro con parte de un torso. Se piensa que ello anula la creatividad, lo cual es un error. Un retratista puede ser tanto o más creativo que aquellos que no lo son, su creatividad radicará en la forma de tratamiento pictórico del claroscuro y del equilibrio tonal de los colores empleados para el retratado, como también del fondo elegido para cada ocasión, fondo que puede ser neutro con el fin de destacar la figura y el semblante del retratado el que puede estar de medio cuerpo (que es lo mas frecuente), frontal o de medio lado. Su rostro puede mirar fijamente al espectador o dirigirse hacia un punto fuera del cuadro. En todo ello, hay una selección que realiza el pintor para componer su obra.

La expresión de los ojos y la luz que se refleja en sus pupilas demanda no solo la capacidad de observar al modelo sino que también requiere la habilidad de consignar aquello observado mediante la técnica pictórica con exactitud y con ello establecer un vínculo muy estrecho entre retrato y retratado, ello en cuanto a su similitud, las palabras: modelar el color y la forma y simular una obra pictórica  asimilada como semejanza en la cual se categoriza a un sujeto es algo relacionado con el retrato institucional el cual dimensiona un momento relevante de dicha institución, momento del cual se desea un recuerdo, el cual mediante el retrato institucional se hace permanente,  por ello las instituciones estatales como privadas, poco a poco, van formando colecciones de retratos.

En Chile, existen varias como por ejemplo la colección de retratos de la Intendencia de Santiago, retratos que son de intendentes de varios períodos y que se encuentran realizados por pintores de mucho valor histórico como Pedro Lira, El Palacio de La Moneda también posee retratos de presidentes chilenos, algunos de ellos realizados por pintores extranjeros.

Una de las colecciones más importantes de retratos es la que posee la Universidad de Chile de sus rectores, colección que se inicia con el retrato de don Andrés Bello, obra realizada por el pintor francés Raymond Auguste Quinsac Monvoisin, obra que en algún momento fue dañada severamente y que durante la rectoría  del doctor Jaime Lavados tuve el honor y privilegio de restaurar, momento en el cual apareció un aro de oro en la oreja derecha de don Andrés Bello, asunto que causó muchas interrogantes. Una copia de este cuadro se encuentra en el despacho presidencial, copia que realizó don Ramón Campos Larenas del Río, pintor retratista  y restaurador chileno, quien estudió con Pietro Annigoni en Florencia,  y se capacitó como restaurador  de pintura en el Instituto Central del Restauro de Roma en la década de 1920.La colección de retratos  de la Universidad de Chile posee un doble valor: el primero de ellos corresponde a los rectores retratados  y el segundo  tiene que ver con los pintores que realizaron dichos retratos. Por ejemplo, Camilo Mori realizó el retrato  de don Eugenio González R.; Carlos Alegría, el retrato de Claudio Matte. Hay otros renombrados pintores como artistas que realizaron diferentes retratos de rectores del plantel. Exequiel Plaza, Arturo Gordon y Benito Rebolledo Correa, aparecen en la nómina de artistas importantes para la pintura chilena. Toda esta colección de retratos constituye un patrimonio relevante para la historia del arte  en Chile, entendiendo que el mundo del retrato es exclusivamente visual. Ello es conocible e interpretable por medio de las relaciones color –forma. La tarea de la forma en el retrato es la de reproducir con fidelidad la apariencia de los componentes faciales del retratado, por medio de la representación pictórica. El pintor, utilizando el  modelado y el modulado del claroscuro, representa por medio del color y las formas  de las características visuales exactas de ojos, nariz, boca, líneas de expresión, forma y color del cabello, a lo que se agregan las proporciones de cada componente al interior del rostro del retratado.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl