El orgullo en exceso, como forma de vida, da paso a la arrogancia, esta es , sin lugar a dudas un elemento contaminante en las relaciones humanas y en las comunicaciones. ...pero además, ¡¡¡ contribuyen a la soledad y generan enajenación social!!!
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

El triunfo neoliberal

Danny Gonzalo Monsálvez Araneda

Doctor en Historia. Universidad de Concepción.

Más allá de los gustos personales, lo cierto es que difícilmente se podría negar el triunfo que ha tenido el neoliberalismo en nuestra sociedad. El “experimento chileno” que se impulsó e impuso en dictadura hoy goza de buena salud y plena vigencia y no me refiero al terreno económico o de las cifras, sino más bien al terreno cultural, los patrones culturales, la construcción de sentido, a la vida cotidiana misma, en el uso del lenguaje y en el cómo nos relacionamos. El modelo o sistema, como usted quiera llamarlo, ha realizado un trabajo notable, de cirugía, cambiando costumbres y estilos de vida. Si eso no es hegemonía pura y dura, entonces no sé lo que será.

El neoliberalismo que critica las ideologías, nos quiere hacer pensar que estas son negativas y dañinas, más aun pretende hacernos creer que no opera como una ideología, cuando en la práctica es todo lo contrario. Es que a acaso el neoliberalismo no tiene una visión de sociedad (del consumo), una visión de persona (individualista), un tipo de lenguaje (emprendedor y competitividad). Es que acaso no tiene aparatos ideológicos que se encargan de difundir lo anterior, allí estás sus medios de comunicación y universidades. Es que acaso no tiene sus propios intelectuales orgánicos que se encargan de defenderlo y propagarlo a la sociedad o bien crear aquellos cuadros (jóvenes)  encargados de reproducirlo. En el fondo el proyecto político neoliberal no solo tuvo como objetivo cambiar el eje de la economía del país, sino más importarte aun, crear o producir una persona acorde a las exigencias del neoliberalismo, caracterizado entre otros aspectos por el éxito medido en términos monetarios y que se vincula con el consumo (consumismo), lo que alimenta el placer y deseo, aquello que Moulian denomina la “construcción hedonista del mundo”. A lo cual se suma el conformismo generalizado y la servidumbre voluntaria.

El triunfo neoliberal ha conllevado que en este país las grandes decisiones y los debates estén cooptados por economistas o los llamados “expertos” de aquellas áreas, de ese “saber tecnocrático”. Solo ellos pueden hablar con propiedad de los problemas del país y además buscar las soluciones que ellos estiman pertinente para todos.

Por eso al neoliberalismo no hay que verlo en las mentadas cifras o llevar la discusión y el debate hacia donde los neoliberales quieren, los números y datos duros, aquello que tanto gusta a sus intelectuales y economistas. Se trata más bien de estudiarlo y entenderlo (si se quiere cambiar o combatir) en sus formas culturales, en cómo se han internalizado determinadas prácticas y lenguaje. Allí está la desafección y crítica con la política, tildándola de mala, sucia o negativa; la aversión y distancia con lo público y colectivo; la trivialidad a la hora de intercambiar opiniones, no hablo de conversar, menos de debatir, ya que eso se perdió hace rato; la atomización de las relaciones sociales y el imperio de la individualidad y lo privado, y en ese lenguaje que funciona como propaganda y que a cada minuto y en todos lados nos quiere convertir en emprendedores, innovadores y competidores.

La hegemonía neoliberal ha permeado de manera tal que la vida cotidiana se ha traducido, siguiendo a Lechner, en una cosificación y rutinización del poder y ese poder no es otra cosa que un determinado orden sustentado en instaurar una sociedad sin conflicto y donde impere la obediencia y el rendimiento de las personas.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

2 Comentarios en El triunfo neoliberal

  1. por favor…
    El liberalismo no es mas que una expresión, social, ideológica y filosófica ( aunque muchos de ellos no lo entiendan otros lo nieguen)del Capitalismo, además subyugado y sometidos por el poder del dinero!

  2. Clarísimo!
    No es lo que uno desee, es lo que la realidad nos presenta, los hechos objetivos y, a la luz de ellos, me parece un análisis mas que interesante, super objetivo y respetable opinión.

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl