Quienes postulan al crecimiento económico sin restricción, sin respetar el Medio Ambiente... Desprecian la vida!!!.
Actualmente nos leen en: Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

El Verdadero Fraude de la Elección Presidencial

Por; Guilmo Barrio Salazar.

Continuando con su disminución de votos en los distritos electorales, Donald J. Trump todavía se queja que se  están cometiendo fraudes en su contra: gente fallecida  vota desde sus tumbas; inmigrantes indocumentados  llegan a esta nación para votar por Hillary Rodham Clinton; en “ciertas áreas” de la ciudad de Filadelfia, los demócratas están votando hasta 10 veces. Incluso, él dijo en el último debate, que no aceptaría los resultados de la elección si Hillary gana la Presidencia.

Esta falta de sentido común, Trump la ha mostrado a través de toda su campaña presidencial, a pesar de que el fraude electoral es casi inexistente en las elecciones norteamericanas, y los medios de comunicación masivos han señalado en diversas oportunidades, que de 1.000 millones de votantes desde el año 2.000 a la fecha, solo lo han ocurrido 31 casos de intento de fraude en todo el país, casos de personas que han querido  hacerse pasar por otra en los distritos electorales sin éxito ya que  la ley  requiere una identificación personal con fotografía para poder votar.  Es más probable  que a alguien le caiga un rayo encima,  a que alguien pueda suplantar  a  otra persona.

Pero,  la retórica inflamada  de Donald J. Trump ya ha tenido sus consecuencias negativas porque,  de acuerdo a un distrito electoral, el 73% de los republicanos cree fehacientemente que les robarán estas elecciones presidenciales, razón por la cual la campaña de Trump está reclutando “Observadores Electorales” para ponerle un “Alto A Los Engaños Electorales Causados Por Hillary”.  Esta  estrategia está  causando más discriminación racial  que nunca a nivel nacional, pues no se había visto en muchas décadas.  Esos “observadores” son  extremistas que ahora han salido a la luz pública, contra toda persona que no sea blanca anglosajona, especialmente si son de orígen “mexicano”, porque para ellos todos los latinos somos de esa nacionalidad. También, si algún votante luce como del Medio Oriente, lo identifican de inmediato como “musulman”; y con mayor razón si no habla el idioma inglés  o tiene un acento extranjero al hablarlo.

Algunos republicanos prominentes, como el que fuera el Vice-Presidente durante la administración de George W. Bush, John McCain, ha denunciado estos hechos y ha declarado que no apoyará a Trump,  debido a sus declaraciones en cuanto a  que rehusará aceptar los resultados finales de las elecciones presidenciales, si él no gana, lo que va en  contra del sentimiento de McCain. Simplemente, se está demostrando que Trump está echándole bencina al fuego dentro de  su propio partido político.

La cruzada relacionada con un fraude político, comenzó en el año 2.000 con las elecciones en el Estado de La Florida, cuando los republicanos de hecho no les concedieron  derechos políticos a los votantes demócratas ya que procedieron a purgar  ilegalmente a miles de ciudadanos de los distritos electorales, acusándolos de estar engañando al sistema.  Fabricaron,  así,  una controversia sobre un fraude electoral, lo que afectó al  sistema político, ya que  se llevó a cabo una campaña para  exigir una identificación más estricta a los votantes, limitándoles el acceso al derecho a  votar a miles de ciudadanos demócratas, como también suspendiendo la votación por adelantado, y cerrando las campañas para registrar a los posibles votantes que podrían votar por primera vez..

El verdadero peligro para la democracia estadounidense viene de los esfuerzos republicanos para hacer más difícil que los ciudadanos utilicen su derecho a voto.  Si hay algún fraude electoral en la actualidad, es este:  14 Estados de la nación tienen,  en efecto,  nuevas restricciones para los votantes, las que se aplicarán por primera vez en este año 2016, lo cual hace que esta sea la primera elección presidencial, en 50 años, sin una completa protección de la Ley de los Derechos al Voto, como lo estipula la Constitución de este país.

La verdad es que la supresión de los derechos del l votante constituye un problema mucho más grande que un fraude electoral.  En el Estado de Wisconsin, por ejemplo, los republicanos no han presentado ante la Corte de Justicia, ni un solo caso de un votante que pudiera estar utilizando el nombre de alguien más, pero la ley que exige  una identificación para votar es la más estricta, lo que podría ocasionar que,  este año 2016, afecte a 300.000 ciudadanos  previamente registrados.  El Juez James Peterson, de la Corte del Distrito Federal, ha dicho al respecto: “Una preocupación de una elección fraudulenta fantasma, dirige hacia incidentes reales de una falta de derechos políticos, lo cual socava las cosas en vez de mejorar la confianza en una elección”.  Pero, el reportero Ari Berman señaló: “A una votante registrada en el Estado de Wisconsin, naturalizada como ciudadana de los Estados Unidos de Norteamérica, desde que ella tenía 8 años de edad, se le dijo que ella tenía que pagar la cantidad de $345 dólares, para que se le agregara a sus documentos de naturalización ciudadana, su debida identificación para poder votar en la elección presidencial”., lo cual constituye  un gran abuso.

El grupo vigilante denominado “Democracia para Carolina del Norte”, ha documentado más de 2.300 casos de votantes previamente registrados, cuyos votos fueron rechazados en el año 2014, después que ese Estado eliminara el registro de votantes, el mismo día de la elección, y también el registro de personas que viven fuera del distrito donde podrían votar.  Eso fue 1.150 veces más grande que los 2 casos de votantes que usaron el nombre de otro ciudadano para votar, lo cual sucedió entre los años 2002 y el 2012, de los 35 millones de votos obtenidos en esos mismos años.

Ahora, vamos a ser muy claros en esto:  Es increíblemente incierto que se vaya a registrar un fraude electoral el día de la elección presidencial, este Martes 8 de Noviembre, pero  habrá votantes previamente registrados a los que no se les permitirá ejercer su derecho a voto, derecho de todo ciudadano conforme lo establece  la Constitución de esta nación.

Esto causa  un verdadero temor pues afecta  la integridad electoral, a lo que realmente deberíamos estar enfocados.  No es suficiente para los republicanos aceptar los comentarios inapropiados de su candidato a la presidencia, sobre todo cuando él habla sobre un fraude electoral, si no gana la elección.  Ellos deben renunciar y parar los esfuerzos de supresión de  votantes que su propio partido político está realizando, si  verdaderamente quieren que esa clase de mentalidad no continúe mucho más allá de esta elección presidencial,  que tanto nos ha preocupado, por más de 1 año, en esta desarrollada nación.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl