Sólo el soberano tiene potestad para elaborar una carta magna verdaderamente democrática y participativa.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

EN QUÉ PUNTO ESTAMOS Y HACIA DÓNDE VAMOS

Carlos Bonifetti Dietert

Ingeniero C. Mecánico UdeC. Ambientalista.

«Hemos crecido en número hasta el punto de que nuestra presencia afecta al planeta como si fuéramos una enfermedad. Igual que en las enfermedades humanas hay cuatro posibles resultados: destrucción de los organismos invasores que causan la enfermedad; infección crónica; destrucción del huésped; o simbiosis, es decir, el establecimiento de una relación perdurable mutuamente beneficiosa entre el huésped y el invasor».

James Lovelock

Esta reflexión está inserta en el prólogo del libro “La Venganza de la Tierra”, Ed. Planeta 2008 (“The Revenge of Gaia: Why the Earth is Fighting Back-and How We Can Still Save Humanity”), escrito por Crispin Tickell, historiador, politólogo y climatólogo, amigo de James Lovelock [1].

Es muy interesante y certero lo que nos dijo Lovelock: si no logramos establecer una relación amistosa con nuestro huésped, el planeta Tierra, la humanidad [convertida en una plaga], será exterminada. La hipótesis Gaia [*] [2], que elaboró James Lovelock junto a Lynn Margulis, postuló que la Tierra funciona como un gran organismo vivo, un sistema único y autorregulado, conformado por componentes físicos, químicos, biológicos y humanos, con complejas interacciones y flujos de información entre ellos de gran variabilidad.

Más allá de que Gaia, la Tierra, esté amenazada a no poder mantener sus equilibrios homeostáticos, el mensaje que nos enviara James Lovelock nos señala claramente que los humanos le estamos infringiendo daños muy grandes y cada vez mayores, y eso nos está llevando hacia el cuarto de los resultados posibles. Crispin Tickell nos deja mensajes potentes, al final de su prólogo:… “Aplicado a los problemas de la sociedad actual, el concepto de Gaia puede extenderse al debate sobre valores: cómo contemplamos y juzgamos el mundo que nos rodea […]. Esto se aplica se aplica especialmente al campo de la economía, donde las fantasías de moda sobre la supremacía de las fuerzas del mercado están profundamente incrustadas, […]. Pocas veces calculamos los costes correctamente y de ahí el caos al que han llevado las actuales políticas de energía y de transporte y también nuestro fracaso a la hora de evaluar el impacto que tendrá en nuestras vidas el cambio climático.” La hipótesis Gaia está íntimamente relacionada con el estudio del M.I.T. «Los Límites del Crecimiento» (“The Limits to Growth”), 1972 [3] [4] y sus posteriores actualizaciones [5], las que fueron comprobando las certezas de la evolución y comportamiento en el tiempo de las variables estudiadas: recursos (bienes naturales), población humana, industrialización, contaminación, y disponibilidad de alimentos. Los resultados de dicho estudio se muestran en la figura N° 35 del informe original:

Figure 35 – Escenario Estándar  (World Model Standard Run)

Explicación de las curvas de la Fig. 35.

El escenario “estándar” mostrado del modelo corrido supone que no hay cambios importantes en las relaciones físicas, económicas o sociales que históricamente han gobernado el desarrollo mundial. Todas la variables graficadas siguen valores históricos desde 1900 a 1970. Los alimentos, la producción industrial y la población crecen exponencialmente hasta que la base de recursos, que disminuye rápidamente, obliga a una desaceleración en el crecimiento industrial. Por los retardos (o inercias) naturales en el sistema, tanto la población como la contaminación continúan aumentando durante algún tiempo después del ‘peak’ de la industrialización. Finalmente, el crecimiento de la población se detiene por un aumento de la tasa de mortalidad debido a la disminución de los suministros de alimentos y de los servicios médicos, hacia el año 2050. Los recursos continúan disminuyendo hasta que hacia el 2060 -2070 se estabilizan [3].

A pesar de los respaldos científicos y de las evidencias acerca de las consecuencias que acarrean las incorrectas y contraproducentes actitudes humanas, no faltan (y nos son pocos) los que niegan que el crecimiento tiene límites [5] [6]. No es muy promisorio, que digamos, el escenario que hemos montado para nuestro futuro cercano, pero no podemos negar que  nos la hemos buscado con tesón y porfía, y… como dicen los españoles: “pues es lo que hay”.

[*] Nota del autor:

Gaia era el nombre de la diosa de la naturaleza, según la mitología griega,

Referencias:

[1]  https://www.planetadelibros.cl/autor/james-lovelock/000001899

[2] https://culturainquieta.com/es/sostenibilidad/item/16132-la-hipotesis-de-gaia-la-tierra-no-es-una-piedra-todos-somos-parte-de-un-super-organismo.html

[3]  https://clubofrome.org/publication/the-limits-to-growth/

[4] http://habitat.aq.upm.es/boletin/n46/n46-amzap.pdf

[5] http://www.mientrastanto.org/boletin-103/de-otras-fuentes/40-anos-de-los-limites-del-crecimiento

[6] http://sermasresiliente.com/mas-alla-de-los-limites-del-crecimiento-Richard-Heinberg.pdf

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl