Conocimiento: El cúmulo de datos adquiridos por una persona, a través de sus experiencias vividas y vivenciales.... sabiduría : se logra, sometiendo éstos a la comprobación practica de la vida !!!
(Comente, y razone nuestros artículos con sus autores...luego, comparta-los.)
Actualmente nos leen en:
Alemania, Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Entrevista de la semana.

El lado oscuro de un sistema enrarecido

Entrevista de la semana Por: La Periodista Lilian Bizama Fernandez.

Licencias médicas rechazadas por la COMPIN que dejan vidas enteras totalmente dañadas…

Un vecino de Chiguayante, ampliamente conocido en la intercomuna con Concepción, cayó y sufrió un TEC con graves consecuencias. Su vida giró en 360º y sentido negativo por el actuar de la Compin Concepción.

Indignado es, según la RAE, una persona que está irritada o enfadada en forma vehemente. Sin embargo, esas palabras no alcanzan a describir en toda su dimensión humana, social, política, económica el sentir y las consecuencias que ha debido enfrentar Arnaldo Queirolo Venegas.

Residente de Chiguayante, con 72 años de edad, es el emblema en Concepción de 28 mil personas que, hasta hace un tiempo, habían recibido un bofetón de la salud oficial al rechazarles la Compin sus licencias médicas. Los datos a 2015 indican que había 500 mil de estos permisos denegados en el país. El caso de Arnaldo demuestra toda la gravedad de esas acciones y el atroz maltrato al que pueden verse enfrentadas personas enfermas, muchas de ellas sin herramientas para defenderse ante el sistema y algunos de sus funcionarios.

Arnaldo Queirolo Venegas preside a los Indignados de la Compin, organización con personalidad jurídica en trámite.

Un accidente

En 2009 sufrió un accidente en la vía pública y se fracturó gravemente el cráneo. “Tuve un TEC, debí haber fallecido, pero en el Hospital Clínico Regional, HCR me salvaron la vida; me operaron y aunque había perdido el habla, el movimiento de las manos y para caminar, comencé la recuperación”, rememora este indignado de la Compin.

Tenía un trabajo muy bien remunerado en el norte del país, una familia bien organizada en Chiguayante, pero todo tambaleó al enfermar. Médicos de prestigio, reconocido entre los mejores neurocirujanos y cardiólogos del país, que le atendieron y atienden en el HCR, le comenzaron a extender las correspondientes licencias. La Compin penquista le dio luz verde al pago de algunos documentos. Luego comenzaron los rechazos y Arnaldo, que es un valorado y conocido vecino de la intercomuna que destacó en deportes, fue presidente de los estudiantes secundarios en su época y ha desempeñado otros roles ciudadanos; tuvo que aprender qué hacer en esos casos y comenzó a apelar los rechazos.

Impacto familiar

La situación en su casa comenzaba a dañarse; por la enorme rebaja de ingresos de un sueldo a una licencia y sin siquiera pago por ella tuvo que vender camioneta, departamento, una serie de bienes.

Vía reclamo consiguió el pago de dos licencias, pero luego comenzaron a acumularse. Pidió una entrevista a la entonces directora de la Compin:”Alejandra Espinoza Villegas. Varias veces traté de hablar con ella. Muy molesta dijo que tenía que pedirle audiencia. La solicité y me la concedió para dos meses después. Y estaba más que airada, seguramente porque la Superintendencia de Salud había echado por tierra dos rechazos de la comisión, y le había ordenado cancelar, estaba alterada, me dijo ´no le voy a pagar´, como si el dinero fuera a salir de su bolsillo … no sé, demasiado maltrato, esa funcionaria gritaba al atenderme, a ese nivel pueden llegar”.

Deuda millonaria

En síntesis Arnaldo tiene 29 licencias rechazadas, por un total de aproximadamente $ 50 millones. En noviembre de 2013 le dijo a su médico del HCR que no le extendiera más licencias porque ya estaba agotado, cansado, del trámite de apelarlas. Y debido a que las consecuencias de la problemática que envolvió su vida le estaba costando cara: “Un día, al lado afuera de la misma Compin, sufrí un infarto. Por los malos ratos, por la indignación inmensa… tantos sentimientos y tantas situaciones. Después sufrí otro infarto”.

Pensión de invalidez

Exploró otra vía y presentó sus antecedentes para postular a Pensión de Invalidez. Se la otorgaron en un 69% y respiró aliviado… unos días, porque no sabía que las compañías de seguro – que son las que aportan fondos para pagar esas pensiones- apelan: “La aseguradora de Provida que era mi Afp apeló. Un médico siquiatra en Santiago. La evaluación demoró dos minutos, sin mirarme me preguntó cómo me llamaba y cómo me sentía y me rebajaron a 43% la invalidez lo que no da derecho a pensión. Apelé y subieron a 44% Tenía derecho a otra apelación, pero tardaron tanto en los informes que cumplí 65 años de edad y ya no podía postular a esa pensión y debí jubilarme. Ganaba $ 3 millones cuando estaba activo y ahora percibo $ 120 mil “.

El cáncer

Su vida dio un vuelco atrás. Se siente mal de estar enfermo. De tener que levantarse 10 veces cada noche. De sufrir malestares y dolores y darse cabezazos contra el sistema. Decidió vivir solo y aunque mantiene buenas relaciones con su esposa e hijos, ya no está con ellos.

Tanto sinsabor le costó más caro todavía. Desarrolló un cáncer, dice que en fase terminal (presenta una metástasis) y ha recibido quimioterapia y un tratamiento de cinco inyecciones que valen $276 mil cada una, que él costea.

Arnaldo dice que le mueve su propio sufrimiento y el de enfermos, de las embarazadas que llegan a la Compin desesperados por los rechazos y sin saber qué pueden hacer. Presentó su carpeta a la Contraloría, espera que si hay un fallo favorable sirva para otros: “El 90% o más de las personas que llegan a la Compin están desvalidas. Y allí las licencias las revisan al azar o no sé cómo. No las revisan los médicos pagados para eso, sino oficinistas. Doy un ejemplo, cuando sufrí un infarto y estaba hospitalizado correspondía un médico diferente a los que me ven siempre, por sala. Él extendió la licencia que luego la Compin rechazó con su propia firma… porque era médico revisor de esa comisión”.

Arnaldo Queirolo Venegas, pelea por lo que se supone es un derecho de los ciudadanos. Y porque lo que le ocurrió le puede pasar a cualquiera… que no tenga amigos en las instituciones.

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

1 Comentario en Entrevista de la semana.

  1. Mi hermano Arnaldo Raul Queirolo Venegas no soportó la situación cayendo en una depresion severa que lo llevo a quitarse la vida. Ana Maria Queirolo Venegas

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl