El Poder del dinero, no debe ni puede prevalecer ni estar por sobre la ética, los valores ni el bien común.
Actualmente nos leen en: Francia, Italia, España, Canadá, E.E.U.U., Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Chile.

Es Tiempo De Abolir ICE

Guilmo Barrio Salazar

Desde Georgia, E.U.A.

En el Estado de Indiana, precisamente en el Noveno Distrito, está candidateándose un abogado que se ha dedicado a proteger los derechos civiles de los inmigrantes en este país, y ahora desea llegar al Congreso estadounidense.  Me refiero a Dan Canon, que fue el abogado que presentó la oposición a la prohibición de la Corte Suprema de los matrimonios lesbianos y homosexuales, lo que eventualmente eliminó esa prohibición.  Canon también ha defendido a las personas arrestadas masivamente que han protestado contra el Departamento responsable  de aplicar la Ley de Inmigración y de Aduanas, (ICE, siglas en Inglés), y ha peleado fuertemente contra el abusivo sistema de deportación, cuyos oficiales, en cierto modo, no señalan a dónde se han llevado a los detenidos, porque existen muchos lugares de detención de inmigrantes en toda la nación.

Ahora, Dan Canon ha presentado su argumento en cuanto a que ICE debería ser completamente abolido, señalando: “La mayoría de los ciudadanos de este país no tienen una experiencia directa con ICE, por lo que desconocen por completo lo que este departamento hace, y lo que realmente es.  Si lo supieran, quedarían espantados: Actualmente este departamento es una agencia dedicada solamente a la crueldad y el deseo de romper y separar a las familias.  La agencia habla y trata a los humanos como si fueran animales.  Los agentes sacan a las personas de sus departamentos de viviendas, o de sus lugares de trabajo, de las cortes de justicia, y de los hospitales, llevándoselos a muchos kilómetros de distancia de sus esposas, esposos, y de sus niños”.

La idea de no seguir financiando a ICE con un presupuesto anual ha atraído a muchos grupos defensores de los derechos de los inmigrantes que ya se han horrorizado por la velocidad que ha tomado, bajo la administración de Donald John Trump, y que brutalmente ha comenzado a procesar las deportaciones.  La directora del Grupo de Observación de las Detenciones, Mary Small, ha dicho: “Los legisladores responsables de proponer las leyes necesitan ser más honestos sobre el hecho de que el corazón de esta agencia está completamente roto”.  El año pasado, este grupo dirigió la campaña para no seguir financiando a ICE.

Esta propuesta muchas veces llega a una objeción inmediata.  Si se elimina ICE ¿Quién hará sus funciones? Pero todo lo relacionado con la abolición de esa agencia, precisamente se trata de eliminar todas sus funciones también, porque se ha transformado en una verdadera intimidación a la democracia, destruyendo a miles de vidas.  Además, aboliéndola solamente nos regresaría al año 2003, cuando fue formada.

ICE fue un resultado directo después de la cultura de pánico a consecuencia del ataque a las Torres Gemelas en la ciudad de Nueva York aquel 11 de Septiembre.  Ese Departamento responsable de Aplicar la Ley de Inmigración y de Aduanas,  fue creado por el Congreso debido a los ataques recibidos, y desde su comienzo se utilizó junto al nuevo Departamento de Seguridad Nacional (DHS, siglas en Inglés), aumentando la vigilancia en las comunidades inmigrantes en esta nación, como también las comunidades de personas de diferentes colores y etnias.  Colocando a ICE bajo el Departamento de Seguridad Nacional, el gobierno federal colocó la inmigración como algo relacionado con la seguridad nacional, en vez de ser considerado como responsable del  desarrollo comunitario, de la  diversidad, o de los  derechos humanos.

Con esto no quiero decir que las leyes de deportaciones en los Estados Unidos de Norteamérica, se hayan iniciado solamente  después del ataque a las Torres Gemelas el día 11 de Septiembre del 2001, o que solamente esto sea un proyecto exclusivamente republicano.  Cuando el demócrata Rahm Emanuel,  actual alcalde de Chicago en el Estado de Illinois, fue  Consejero del presidente Bill Clinton, él señaló que el presidente “rigió y logró un récord de deportaciones de extranjeros criminales”.  Cuando los republicanos le dieron a Clinton la oportunidad de hacer eso, usando la Ley de Reforma de Inmigración Ilegal y Responsabilidad de los Inmigrantes de 1996, el presidente demócrata lo aceptó muy complacido.

Esa ley formó la infraestructura legal de las deportaciones masivas, y expandió el número de los crímenes considerados deportables.  Bill Clinton abrazó la ley y también el clima político áspero que había con relación a la inmigración.  Hasta el año 2006, los demócratas todavía continuaban con el sentimiento anti-inmigrante como una táctica de campaña electoral.  En su fracasado intento de llegar al senado por el Estado de Tennessee, el demócrata Harold Ford, Jr. tenía una publicidad que decía: “Cada día 2.000 personas entran a los EE.UU. en forma ilegal.  Cada día cientos de patrones hacen la vista gorda, y les dan trabajo lo que mantiene llegando a los indocumentados al país.  Y cada día todos nosotros pagamos el precio”.  Aún el presidente Barack Obama, a pesar de su sentir por el pueblo, decía que le era doloroso distinguir entre los inmigrantes “buenos” y los “malos”, presidiendo unas tácticas agresivas de deportación durante su primera administración, construyendo el apoyo por un camino hacia la ciudadanía norteamericana de los inmigrantes, lo que nunca llegó, y ha sido el presidente con un récord más grande de deportaciones en sus 8 años en la Casa Blanca.

Este 2018, ICE asume que cualquier inmigrante indocumentado es potencialmente una amenaza para el país.  De esta forma,  las tácticas que se utilizan están filosóficamente alineadas con los racistas, tal como Richard Spencer, o los escritores del periódico de supremacía blanca “VDare”.  El director suplente de ICE, Thomas Homan, ha dejado  bien claro que todos los residentes en este país que se encuentran indocumentados deberían vivir con temor a sus agentes, como lo dijo el año pasado en su testimonio al Congreso: “Si no tienes documentos legales, debes mirar sobre tus hombros constantemente, y debes mantenerte muy preocupado”.

Thomas Homan no es una persona suave cuando expresa sus tendencias autoritarias.  Él ha intimidado a las cárceles y ha procesado judicialmente a oficiales locales de las ciudades llamadas santuarios que no cumplan totalmente con los mandatos de ICE.  La agencia también se ha enfocado en activístas protectores de los inmigrantes, para también deportarlos, y ha trabajado en deportar personas que hagan declaraciones a los medios informativos que tenga que ver contra las actividades de ICE.  A pesar de que Homan ha sido ignorado por la prensa, algunos candidatos demócratas ya se han preocupado bastante, y lo mismo está ocurriendo con aquellas comunidades que ellos esperan representar.

Alexandria Ocasio-Cortez está desafiando al Representante Joe Crowley, en el Distrito 14 de la ciudad de Nueva York, el cual cubre parte de los vecindarios del Bronx y de Queens, los que están dentro de los distritos más diversos de inmigrantes en todo el país.  Alexandria dijo: “Después de una larga y prolongada historia de asaltos sexuales y de muertes nunca investigadas en los centros de detenciones de ICE, como también el impacto corrosivo que esta agencia ha tenido en nuestras escuelas, en las cortes judiciales, y en las comunidades, es tiempo de modificar su curso”.  Ocasio-Cortez no solamente apoya no seguir financiando este departamento;  ella quiere una completa investigación realizada por el congreso sobre las prácticas de aplicar la ley y detener a las personas que ICE está llevando a cabo.  Ella argumenta que esa investigación es necesaria “para obtener una verdadera reconciliación de parte de las víctimas de esos asaltos por parte de los agentes, de la negligencia y de la horrible conducta descubierta, como resultado de las declaraciones manifestadas por muchas personas arrestadas por los miembros de ICE“.

La llamada para abolir esta agencia, es por sobre todas las cosas, una demanda para que el Partido Demócrata comience seriamente a resistir la desenfrenada vigilancia de la supremacía blanca contra la población extranjera no blanca ni anglosajona.  Aunque el  partido se ha movido en la protección ciudadana en numerosos casos, desde los derechos reproductivos de las mujeres, al cuidado asequible de la salud para todos, ya es tiempo que los progresistas demanden que las deportaciones no se transformen en una norma, ya que constituyen  una  perturbadora muestra  de  autoritarismo.

Mantener la supremacía blanca en el país no puede continuar como el propósito de nuestra ley de inmigración norteamericana.  Los legisladores del Partido Demócrata han apoyado votando a favor de financiar ICE con una limitada fanfarria, porque en las discusiones sobre la inmigración en esta nación, la posición de la extrema derecha ha sido la principal, y la izquierda no ha tenido ni una opinión al respecto.  Lo próximo a la muerte, que ha sido eliminado de tu casa, de tu familia, y de tu comunidad, es el peor destino que puede ser impuesto sobre los humanos, como muchas sociedades han reconocido que han practicado el destierro.  Es tiempo de tirarles las riendas al gran temor que estamos encarando: una fuerza sin límites que está ejecutando una campaña de una limpieza étnica en esta “desarrollada” nación.-

Recuerda que puedes seguirnos en facebook:

Déjanos tu comentario:

Su dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Sé el primero en comentar

sertikex-servicios-informáticos www.serviciosinformaticos.cl